El camino de la Nuova Juve


“Estar cinco años sin ganar fue muy duro para mí, pero el orgullo y la alegría con la victoria del Scudetto de hace dos años me ha pagado tanto sufrimiento”, reconocía Gianluigi Buffon en referencia a lo sucedido entre 2006 y 2011. Durante ese periodo, el club que había llegado a cuatro finales de Champions League en siete años, dominado con suficiencia la Serie A y sido la base del triunfo de Italia en el Mundial de Alemania, vivió uno de los periodos más oscuros de su historia. Porque el Calciopoli no sólo significó perder dos títulos, la categoría y buena parte de su prestigio, sino que también conllevó una reformulación del club que, a tenor de lo visto, no hizo otra cosa que frenar su recuperación.

Con Luciano Moggi, Antonio Giraudo y Roberto Bettega señalados e imputados, Cobolli Gigli y Jean-Claude Blanc fueron los hombres designados por los Agnelli para comandar el nuevo proyecto. La Juventus pasaría únicamente una temporada en el exilio gracias a la fidelidad de los Buffon, Del Piero, Nedved y compañía, pero las directrices de los nuevos dirigentes no parecían las más adecuadas para reconquistar su hegemónica posición en el Calcio. Continuos cambios de entrenador, fichajes sobrepagados, falta de una personalidad definida, mediocrización de la plantilla, perdida de la identidad italiana… Como decía Moggi en una entrevista concedida a Panenka, la Juve cada vez se parecía más al Inter. No había paciencia, estilo ni futuro. Así que el joven Andrea Agnelli, nieto de Edoardo Agnelli, sobrino de Gianni Agnelli e hijo de Umberto Agnelli, tomó la presidencia de la Vecchia Signora en mayo de 2010 con el beneplácito de John Elkann, su primo y presidente de la FIAT. “La Juventus es muy importante para mi familia y para mí. Hay necesidad de una cercanía constante”, declaraba John días después. Con un Agnelli al frente, se iniciaba un nuevo ciclo.

En medio de esta transición, la Juventus estrenaría nuevo estadio. Y mucho más.

El Juventus Stadium es esencial en su futuroAdemás, el ascenso a la presidencia de Andrea se produjo en un momento propicio para la Juve: el ambicioso plan del Juventus Stadium ya estaba más que encaminado, después de que en 2008 el club comprara Delle Alpi y en 2009 lo demoliera como paso previo para la construcción de un nuevo estadio. Su estadio. Un reclamo que, de forma inmediata, tuvo su impacto deportivo (44 victorias, 9 empates y 2 derrotas en Serie A) y que devolvió a buena parte de sus aficionados al campo, pese a que su nuevo hogar fuera considerablemente más pequeño. De los 26.000 y 30.000 espectadores que vieron a la Juventus de Fabio Capello campeonar en 2005 y 2006, se pasó a un casi lleno en las dos primeras temporadas de Antonio Conte con un promedio de 37.000 y 38.000. Y la atmósfera, claro, mejoró mucho. Con la grada pegada al césped, en vez de separada por una gélida pista de atletismo, “el Juventus Stadium es una revolución cultural para el Calcio”, como bien explicaba Alessandro Del Piero. Una revolución que, de hecho, no sólo afecta a lo estrictamente futbolístico.

“Ser los dueños de nuestro estadio también nos permite organizar eventos en los días que no hay partido, algo que de otra manera sería impensable”, reconocía un Andrea Agnelli orgulloso por “sacar partido de su estadio los siete días de la semana”. Un motivo de satisfacción que, sin duda, resulta clave para poder entender la importancia estratégica del Juventus Stadium dentro del proyecto de la “Nuova Juve”. Y es que conviene recordar que los clubes italianos no sólo no son propietarios de sus campos, sino que además deben pagar un canon que, sin la posibilidad de obtener beneficios indirectos, cuesta rentabilizar. Es decir, al contrario que en la Premier, la Bundesliga o la Liga, los estadios del Calcio no son un activo económico. Por ello, la idea de unas instalaciones modernas, cómodas, atractivas y, sobre todo, multifuncionales se antoja clave en el devenir deportivo de un club y de su masa social, pero también, sobre todo, de su futuro económico. Con un hotel y un parque residencial proyectados, que se sumarían a su rentable Museo y su zona comercial, la Juventus es hoy más fuerte que cuando vivía en Delle Alpi. “Nosotros esperamos que otros clubes puedan seguir nuestro ejemplo, porque el fútbol italiano necesita mejoras y nuevas infraestructuras para crecer”, decía su presidente. La Roma de James Pallotta, por ejemplo, ya está en ello.

El proyecto deportivo fue encomendado a Giuseppe Marotta, quien lo cambió por completo.

Con la fecha de inauguración fijada para septiembre de 2011, la nueva dirección bianconera tenía una temporada de margen para diseñar un equipo a la altura de las circunstancias. Y para lograrlo, en una de sus primeras decisiones, Andrea AgnelliMarotta reconstruyó a la Juventus sin poder hacer grandes fichajes puso al frente de las operaciones al reputado Giuseppe Marotta, que venía de meter a la Sampdoria en la Champions con Pazzini y Cassano como estiletes. Esta experiencia, que le había dado un gran crédito como gestor de recursos, le iba a venir de maravilla. Después de dejarse 25M en Melo, 27M en Diego o 23M en Amauri en cursos anteriores, la Vecchia Signora no tenía el monedero tan lleno como debería. Se debía fichar mucho, a bajo coste y de forma acertada. Exactamente lo que comenzó a hacer “Beppe” Marotta desde el mercado estival 2010/2011. Primero llegaron Barzagli (300.000€), Bonucci (15M), Krasic (15M) y Jorge Martínez (12M) acompañados de muchas cesiones que, un año más tarde, se convertirían en traspaso como Matri (15M), Quagliarella (12M) o Pepe (7M), los cuales se unirían a Vucinic (15M), Lichtsteiner (10M), Elia (9M) o Vidal (12M) en el primer año de Conte. Tras campeonar, la inversión se redujo de los 103M en los dos primeros años a los 40M en los dos siguientes, y en la 2012/2013 se firmó a Isla (9M), Asamoah (18M), Giovinco (11M) o Gabbiadini (11) para, luego, cerrar este verano con Ogbonna (13M) y Tévez (8M). Resumiendo, el patrón parece obvio: mucha clase media, jugadores con potencial para progresar, con experiencia en el Calcio y, a poder ser, con sangre italiana.

Si el análisis del trabajo de Marotta se quedase aquí, se podría hablar de una más que correcta labor de regeneración. Ha tenido sus fallos y sus aciertos, como todo profesional del fútbol, pero ha marcado una política de fichajes coherente con la situación económica de la Juve y, sobre todo, imprescindible para su dominio del Calcio. Sin embargo, hubo más. Mucho más. Porque “Beppe” ha firmado a coste cero a Fernando Llorente, a Paul Pogba y, por supuesto, a Andrea Pirlo. Los dos primeros aglutinan el presente y futuro de la Juve, pero Andrea es una de las personalidades que dan sentido a la Nuova Juve. “El líder silencioso del fútbol italiano”, como decía Lippi, iba a prolongar su reinado después de dejar su reino. En “Pienso, luego juego”, su autobiografía, reconoce que Roma o Inter preguntaron por él. También que la Juve, a priori, no era su primera opción. Pero Pirlo acabó en Turín. Y por suerte demostró no estar acabado.

La llegada de Antonio Conte supuso el inicio de un ciclo ganador que aún no ha acabado.

Para dirigir a todos estos jugadores, Giuseppe Marotta se trajo primero a Luigi Delneri de su Sampdoria. El experimento no resultó, repitiendo la mediocre séptima plaza de Ciro Ferrara, pero al segundo intento acertó de lleno con Antonio Conte.La primera idea de Conte no era el 3-5-2 que le ha dado tantas victorias El hombre que inaguraría el Juventus Stadium con Andrea Pirlo como director de orquesta; la cuarta figura que define el ciclo juventino. Su impacto fue inmediato, pasando de estar en la Serie B a ser el nombre de moda del fútbol europeo en cuestión de unos meses. Pero, aunque haya quedado como tal, su primera idea no fue el 3-5-2 con el que pasará a los libros de historia bianconeros, sino que comenzó con cuatro defensas. Su evolución táctica fue la siguiente: inició la pretemporada con un 4-2-4 eminentemente ofensivo, cambió durante su primer partido oficial a un 4-3-3 con la entrada de Vidal desde el banquillo y, finalmente, tras alguna prueba y varias alternancias, acabó la temporada dibujando el famoso 3-5-2. Este esquema se asentó por la necesidad de adaptarse ante los homónimos 3-5-2 de Mazarri y Guidolin o el agresivo 4-3-3 de Luis Enrique, pero lo importante es que era totalmente consecuente con la clave innegociable del proyecto: había que proteger a Andrea Pirlo. Con tres defensas a su espalda, dos laterales de largo recorrido y otros dos interiores de mucha movilidad, el regista italiano estaba -casi- tan cómodo como cuando lo acompañaban Seedorf y Gattuso por Europa.

Se podría escribir mucho de la relación Conte-Pirlo, pero nadie lo haría mejor que el propio Andrea: “He tratado con muchos entrenadores en mi carrera, pero Conte es el que más me sorprendió. Da sus discursos con muchas palabras simples para conquistarme tanto a mí como a mis compañeros. Llegamos juntos al plantel de Juventus y se nos presentó el primer día de entrenamientos de pretemporada en el gimnasio. Él ya tenía fuego corriendo por sus venas y se movía como una víbora diciendo: “Este equipo, queridos muchachos, viene de dos séptimos puestos consecutivos. Es una locura. Impacta. Yo no estoy aquí para esto, así que es hora de dejar de ser una mierda”. Si Sacchi era un genio, ¿entonces qué es Conte? Yo esperaba que fuera genial, pero es más que eso. Pensaba en él como un entrenador con mucha garra y carisma, y descubrí que tiene mucho que enseñar a sus colegas en cuanto a táctica y técnica”.

Esta unión ha significado dos Scudetti, y uno tercero que está por llegar. Cierto es que no ha habido una alternativa real (Milan, Nápoles y Roma se han turnado sin lograr acercarse), pero también que la relevancia de esta “Nuova Juve” se mide más allá de los títulos. Y es que su impacto en el Calcio resulta innegable. De la mano de Cesare Prandelli, el cuál propugna una idea de fútbol similar para la que se ha servido de la base bianconera, como siempre que la Azzurra realza el vuelo, la Juventus de Antonio Conte se ha erigido en el símbolo de cambio que está dando el fútbol italiano. No es cuestión de mejor ni peor. Pero está cambiando. El 3-5-2 se ha impuesto como aquí en España lo hizo el 4-2-3-1, la cifra de goles ha aumentado espectacularmente y, sin dejar nunca de lado su orgulloso estilo histórico, cada vez se reconocen más las propuestas ofensivas. Realmente no se puede señalar a Conte como el precursor de esto, pero sí es la figura que ha derribado la puerta de la victoria, que es la verdadera barrera que frena o acelera los cambios.

Quizás, este ejemplo ha calado tanto por mantener como argumento el intenso trabajo táctico inherente a la cultura del Calcio. Le ha cambiado el sentido, de destruir a construir, pero siempre desde la pizarra. De ahí que no haya declaración de jugador, miembro delEl gran trabajo táctico y físico crea un marco perfecto al talento cuerpo técnico o responsable del club que no haga especial hincapié en esto. Resulta tan curioso que hasta un recién llegado como Fernando Llorente, el cuál ha estado dos años a las órdenes del Loco Bielsa, es partícipe: “Tácticamente es una forma de jugar que hay que entrenarla muchísimo. Es un juego más mecanizado, no puedes jugar a tu bola y hacer los movimientos que quieres. Cada movimiento de cada jugador es muy importante para la llegada de un mediocampista o para que la jugada acabe bien. Son muchas jugadas y hay que saber lo que hacer en cada momento”. Un trabajo táctico que, acompañado del físico, en el cual tiene gran relevancia Julio Tous, genera el marco perfecto para que la calidad se potencie. “Los jugadores como Pirlo son difíciles de encontrar, porque tienen una excelente técnica. Dan tranquilidad al equipo con la posesión y se anticipan al juego. Sumar estos talentos a un sistema organizado donde todo el mundo conoce su labor hace que sus cualidades pase a ser aún mejores”, señalaba Conte como clave. Y, claro, a “Pirlo” en Italia sólo lo tiene él.

La asignatura pendiente es la Champions League, pasando antes por la Final de Turín.

Sin embargo, en Europa la cosa cambia. El dominio físico se matiza, la falta de un gran goleador pesa y el ritmo de la competición retira, poco a poco, las capas con las que Conte protegió a Pirlo. La crudeza de la Copa de Europa es exactamente esa: reflejar de forma nítida la realidad. Y en 2014, la realidad es que Pirlo tiene 34 años y que en sus filas no milita un delantero como van Persie, del que se cuenta que estaba apalabrado por Marotta hasta que el Manchester United subió la oferta. Y es que hay cifras, como los 26M que pagó el ManCity por Stevan Jovetić, a las que la Juve no pude llegar. Al menos, de momento.

Antonio Conte lo dijo muy claro en su eliminación de la Champions 2012/2013 ante el Bayern: “Tanto hoy como hace siete días nos encontramos frente a un acorazado que ha demostrado ser uno de los grandes de Europa, y es un buque de guerra que nos ha demostrado que todavía tenemos mucho camino por recorrer. Yo no tenía la menor duda de esto, porque si se cree que las victorias se inventan de hoy para mañana, especialmente en competiciones así, se está a años luz de distancia de la realidad”. Un mensaje de tranquilidad, en el que no paró de insistir durante toda la rueda de prensa: “Durante este tiempo en el que no hemos estado, han crecido impresionantes potencias: me refiero al Real Madrid, al Barcelona, ​​al Bayern, al Manchester United, el City, el París Saint-Germain… equipos que tienen un potencial económico y tiempo para construir sus propios acorazados. En Italia ahora mismo estamos haciendo de la necesidad virtud”. Han pasado doce meses y una eliminación muy dura desde aquello, pero el discurso debe ser muy similar. La “Nuova Juve” ilusiona y ya es un muy buen equipo como demuestran sus éxitos, pero todavía necesita caminar para recuperar su sitio en el Viejo Continente. Su próximo paso: llegar a la final de Turín.

 
 

Agredecer enormemente a nuestra amiga @Pinturicchia13 la colaboración, así como el numeroso material documentativo aportado, para realizar este reportaje sobre la Juventus.


16 comentarios

  • Pablo 1 mayo, 2014

    Muy bueno. Habrá que ver si Tévez la temporada que viene se despierta en Champions. Y también hay que tener en cuenta que Pirlo sigue sumando años….

    Da la sensación de que a la Juve en particular y al fútbol italiano en general, todavía le falta bastante recorrido para volver a ser. Es impresionante como en pocos años perdió tanto terreno.

    Respond
  • @DavidLeonRon 1 mayo, 2014

    La Juve ha vuelto. Eso es seguro. Sin embargo, me asusta un pelín su futuro deportivo inmediato. Primero porque escucho muchos rumores de salidas y claro, serían salidas de jugadores grandes.

    Y segundo porque Pirlo se acaba, y la importancia de Andrea en este ciclo ha sido y sigue siendo capital. ¿A quién le extrañaría que esta noche definiese la semifinal?

    Respond
  • donmarcelobielsa 1 mayo, 2014

    Brillante como siempre, señor Quintana. ¡Ay, si le hubiese tenido a usted como profesor de Historia en el colegio!

    "Si Sacchi era un genio, ¿entonces qué es Conte? Yo esperaba que fuera genial, pero es más que eso. Pensaba en él como un entrenador con mucha garra y carisma, y descubrí que tiene mucho que enseñar a sus colegas en cuanto a táctica y técnica"

    Curioso esto. No tenía yo a Conte por un mago de la pizarra. Pero las palabras de Pirlo en estas cuestiones no admiten discusión.

    Hay un problema que le veo a La Juve. Ya tiene los jugadores para estar en la cumbre de Europa, creo yo, y aún así no le llega. Y me da que no le llega por el tema de los 3 centrales. Pero claro, para tener a Pirlo en esa posición, hay que tener 3 centrales…

    Respond
  • Abel Rojas 1 mayo, 2014

    "Pero las palabras de Pirlo en estas cuestiones no admiten discusión"

    ¿Por qué? 😛

    Respond
  • donmarcelobielsa 1 mayo, 2014

    @Abel

    Jajaja. Me refiero a que Pirlo sabrá mucho más que yo en cuestiones de fútbol y táctica. Pero claro, ¡en este lugar se puede debatir todo!

    Respond
  • pintu1303 1 mayo, 2014

    Porque Pirlo siempre tiene razón, Abel, y punto 😀

    No, ahora en serio, a Conte le falta todavía para llegar a tener los recursos de Ancelotti o de Mourinho o de Guardiola, lógicamente. Está uno o dos escalones por debajo, pero puede subir.

    @DavidLeonRon No te asustes tanto con las salidas, porque como muchísimo, saldrá Pogba si él quiere y será por una clavada que nos vendría hasta fenomenal.

    Respond
  • @migquintana 1 mayo, 2014

    Yo flipé bastante con las palabras de Pirlo. Pero es que es un discurso que tiene en muchas entrevistas y que, como digo, repiten todos los jugadores cuando tienen oportunidad. Se ve que en Italia el tema del juego de posición y los movimientos mecanizados en ataque han sido todo un descubrimiento vía Conte.

    @donmarcelobielsa

    La Juventus tiene equipo de cuartofinalista. Yo estoy convencido. Pero su Champions fue decepcionante, más que por caer donde cayó por el nivel que exhibió. Salvo algún tramo contra el Madrid, que tiene narices, el resto de partidos fueron para no verlos demasiado. Sesteó mucho. Y eso no es sólo cosa de la edad de Pirlo.

    @pintu1303

    Eso es. Históricamente a quien sabes que ”no le puedes quitar un jugador” es a Bayern Munich, Real Madrid y Juventus. Una cosa lógica por otra parte, porque no dejan de ser los grandes dominadores de sus Ligas con bastante diferencia.

    Respond
  • RDGarca 1 mayo, 2014

    @donmarcelobielsa

    Ten en cuenta que los italianos suelen tender a considerarse a ellos mismo maestros de la táctica, lo cual pongo en duda viendo los resultados de los equipos italianos en los últimos años en Europa. O por ejemplo, con Pogba que creo que está cortando su progresión en Italia.

    Es que la Juve tiene una plantilla muy superior a la de Benfica, anotó un gol de visitante y juega ahora en su estadio y con todo esto no podemos decir que sea favorito absoluto, no nos sorprendería que quedara fuera y esto tiene que tener una explicación táctica.

    Respond
  • Arroyo 1 mayo, 2014

    Brutaaaal Quintana. Enoooorme Pintu!

    Reconociendo TODO a este proyecto, yo es que tengo un problema, que es mío y en el que me falta cercanía, muchos más partidos y mucho más conocimiento de esta Juve, pero es que es ver jugar a la Juve y… no sé, veo en su simpleza más un problema que una virtud/característica. No es un tema de critica de estilo, es una cuestión de negarse la posibilidad de cuidar algunos matices que te hacen mejor. Se apuesta por capacidad atlética, fiabilidad defensiva, Pirlo-sistema. Y les funciona, pero Fiorentina y Roma, que no son superequipos a nivel europeo en calidad física y táctica, le hicieron 2 cositas y la Juve espera su momento a que Tevez invente algo cuando a Pirlo es tapado. Y creo sinceramente que se pueden hacer más cosas. No es pedir a su zaga que haga cosas que no sabe pero me crea muchas preguntas.

    ¿Se debe trabajar siempre en una dirección, reforzando idea?
    ¿Se pueden trabajar algunas cosas para sacar algo más de los jugadores?

    Respond
  • Rafa 1 mayo, 2014

    A mí la Juventus de la última temporada, a pesar de haber realizado una temporada sublime y batir récord de puntos, me gusta menos que la de la del primer año de Conte. Sin Tévez ni Llorente, pero con el mejor Marchisio posible y un Pirlo mejor que el de ahora consiguió practicar un fútbol muy elegante y pragmático al mismo tiempo. Ese equipo sí me asustaba y lo veía claro candidato. Pero a partir de la temporada pasada he visto un equipo más tacaño, e incluso más asustado. Quizás la conquista de la Europa League les cambie algo.

    Respond
  • Arroyo 1 mayo, 2014

    @Rafa

    Mi sensación no es solo compartida, es que creo que con Pogba y llorente, la Juve de alguna manera es taaaan superior en los cambios de ritmo -aquí sí elogio sus fases de dominio, arreones impresionantes que empotran por puro calor y verticaldiad-, peor cuando les plantean retos emdianamente elaborados, es balon a Llorente y Vida, Porgba y carrileros cargan 2a jugada, o Tevez viene n un apoyo de 25 metros a recibir de un central. Pogba y por ejemplo, 'no juega'. Hay una simplifiación que Europa te hace pagar yo creo.

    Respond
  • donmarcelobielsa 1 mayo, 2014

    "Y eso no es sólo cosa de la edad de Pirlo"

    No si no creo que Pirlo sea el problema. De hecho, la gran Juve de estos años es gracias a Pirlo. Pero comprendo que, en el apartado defensivo, Pirlo es un enigma táctico. Y es que jugando tan atrás, ¿cómo no vas a jugar con tres centrales?

    Comentabamos en Verano algo por el estilo, y yo proponía que Pirlo pasase a la mediapunta. Ahí sí, protegido por un doble pivote, más todo el aparato defensivo, podría la Juve jugar con dos centrales y modernizar su esquema. Pero claro, sería un mediapunta lento. Y quedaría tan lejos de la base de la jugada que haría falta otro 5, o al menos un canalizador. Por eso no lo veiaís mucho, si mal no recuerdo.

    @RDGarca

    "Ten en cuenta que los italianos suelen tender a considerarse a ellos mismo maestros de la táctica"

    ¿Crees que lo dice por dorarle la píldora?

    De todas formas tienes razón en esto. Se flotan un poco, que les va en los genes. Aunque, eso sí, todos los grandes entrenadores del momento han pasado (como entrenador o jugador) por la Serie A, y no creo que sea un casual. A más de uno le vendría bien un intensivo en la Serie A.

    Respond
  • RDGarca 1 mayo, 2014

    @donmarcelobielsa

    Yo tampoco creo que sea casual, pero la seria A no es lo mismo que antes. No me imagino ningún entrenador de la Serie A llegando para dominar la Liga o Bundesliga por ejemplo.

    Respond
  • Kay 1 mayo, 2014

    Hombre, la uve tiene ahora mismo a Vidal, Tévez, Llorente, Pogba y Chiellini.Tiene casi dos crack por linea, más bastante clase media alta solvente. Yo no veo tan lejos su recuperación. Todo depende de fichar varias promesas o jugadores emergentes que cuajen o de conseguir realizar un buen desembolso económico.

    A ver, que obviamente nunca va a igualar las posibles plantillas de City,Chelsea, PSG, Madrid y Barcelona, pero es que no te puedes poner nunca ese objetivo.

    Respond
  • Dante 2 mayo, 2014

    Lo único que puede hacer la Juventus para lograr ganar de nuevo la Champions (la Europa League no es precisamente el camino a la grandeza como la historia demuestra ni menos cuando el statu quo actual gira en torno de la otra competición) es un plan de largo plazo como el realizado por el United con Ferguson a mediados de los ochenta. Por desgracia el italiano no es como el británico que está dispuesto a hacerlo aun si inevitablemente recibiera humillaciones de todo el mundo en el proceso tal como lo admitió el escocés y, como la otra alternativa es ser cortoplacista, esto está destinado al fracaso a menos que la propiedad de la Juventus (que por cierto no depende exclusivamente de los Agnelli) decida vender el club a un árabe o ruso dispuesto a despilfarrar su propio talonario… o decida abandonar la serie A ya que es evidente que ese campeonato y su nauseabundo ambiente impide el crecimiento del club.

    El fútbol italiano nunca ha sido "táctico", sino que siempre ha estado subordinado al miedo a perder (que está en el subconciente del italiano medio que cree que el 0-2 es el resultado definitivo) y al "buen" resultado por encima de todo (herencia del fascismo pero que en la Bota se ha visto desde la Edad Moderna). Ahora, no es casualidad que el 3-5-2 sea considerado un esquema obsoleto ni que los equipos de ganaron algo en los últimos 3 años lo hicieron con el 4-3-3 con el 4-2-3-1 (que no es lo que hace Guardiola en Bayern).

    Respond
  • alansmith 2 mayo, 2014

    “Tácticamente es una forma de jugar que hay que entrenarla muchísimo. Es un juego más mecanizado, no puedes jugar a tu bola y hacer los movimientos que quieres. Cada movimiento de cada jugador es muy importante para la llegada de un mediocampista o para que la jugada acabe bien. Son muchas jugadas y hay que saber lo que hacer en cada momento”.

    Me sorprende que opine esto viniendo de dos años con Bielsa. Quizá él tenía su papel más importante en el juego más directo, pero que le pregunten a Iraola, De Marcos y Susaeta si el Athletic no era un equipo mecanizado…

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.