El partido de ida con Amrabat


A pesar de que los tres únicos equipos que han puntuado en el Vicente Calderón han sido el Real Madrid, el Barcelona y el Sevilla, y que solamente seis conjuntos han conseguido marcar en casa del líder, son muchos partidos consecutivos en los que el Atlético de Madrid repite una fórmula que se antoja taquicárdica en un día como el de hoy. El Málaga de Schuster, que aún no está salvado, conoce de antemano el repetido pero translúcido plan de los rojiblancos: máxima efectividad arriba y extrema fiabilidad defensiva… sin producir ofensivamente durante demasiados minutos. Elche, Granada, Villarreal o Espanyol sirven como ejemplo en ambos sentidos; ejercicios todos ellos de una depuración futbolística que los malacitanos intentarán cuestionar.

Y es que el Atlético hace ya numerosas semanas que como local no completa un partido limpio, productivo e imponente. Probablemente desde principios de febrero ante la Real Sociedad, jugado un par de semanas antes de que la Copa de Europa comenzara sus eliminatorias para quedarse Schuster supo contener en la ida al Atlético hasta el final, los de Simeone no han desarrollado 50-60 minutos convincentes –derbi puede incluirse-, más allá de que su solidez ha aumentado en este período. Hace cinco meses, el Málaga enfrentó en el partido de ida a un Atlético con un bajón de inspiración similar. En aquella ocasión, Schuster dibujó un 5-4-1 replegadísimo, con tres centrales y un único punta -Juanmi-. A pesar del 0-1 final, el Málaga consiguió un ritmo bajo de partido, cerró las puertas, apagó las luces y compitió. Pero arriba quedó huérfano. La falta de velocidad y la desaparición de El Hamdaoui propiciaron la llegada de Amrabat, un fichaje tan necesario como propicio y acertado.

Amrabat es la gran diferencia del Málaga con respecto a enero

Sin el concurso de Diego Costa, duda hasta última hora, parece encajar un nuevo planteamiento donde los visitantes cedan la pelota, cerquen su área y logren salir a través de sus dos recursos más dañinos: el citado Amrabat y la pechera de Santa Cruz. Tanto Elche como Levante evidenciaron que el Atlético nunca juega por el centro porque su técnica en esas zonas da pie a que un robo sea frontal y propicie una transición peligrosa. En las bandas, Caparrós y Escribá juntaron al menos los mismos hombres para negar la profundidad por fuera, obligando a un cambio de orientación que no aparece fluido en el mediocampo colchonero.

Sin Godín, sancionado, Simeone pierde a su central más orgulloso y protagonista. Su DNI le delata, saliendo a apoyos larguísimos, anticipando a su marca y estando más que atento a las coberturas en banda. Santa Cruz no es únicamente un receptor aéreo sino un punto de apoyo para juntarse con Amrabat. De su vigilancia depende esta vez que una posible espesura local con la pelota conceda opciones al muro blanquiazul. No es un partido más. Si los ceros aguantan lo suyo en el marcador y las noticias vuelan por las gradas, cada salida del Málaga hacia Courtois igualará emocionalmente el partido. El toque del Villarreal o la calidad de Sergio García hicieron apenas cosquillas en la última línea atlética. La dupla malaguista es la punta de lanza que complementa al Málaga de la ida.


2 comentarios

  • @sete88 11 mayo, 2014

    Creo que pueden ser dos últimas jornadas súper emocionantes, ésta un Atlético de Madrid ante un Málaga que puede sacar al menos un empate del Calderón, el Barcelona contra un Elche que es justo el tipo de equipo que más se le atasca desde hace un par de temporadas o tres, y tras haber estado dejándose llevar durante varias jornadas, y ahora de nuevo a competir, lo cual no es fácil. Supongamos que los dos mencionados empaten y el Madrid gane, llegaríamos a una última jornada más que emocionante en la que cualquiera podría ganar dependiendo del resultado del Camp nou y el Bernabeu, fascinante, creo que hace años que no se vive un final de liga similar, desde hace mucho una vez pasado el clásico de la vuelta quedaba media liga decidida. Y lo sorprendete es que después de sendos pinchazos de Madrid y Barcelona, ambos tienen una opción de conseguir la liga, y para colmo, un fiable Atlético puede no ganarla aún. Es de locos. Que maravillosas dos semanas de fútbol de clubes quedan!!

    Respond
  • Abel Rojas 11 mayo, 2014

    Sí señor, Sete.

    Ojo al Málaga que es un equipo muy peleón, que sabe ordenarse para defender, que a balón parado es una potencia como pocas en la Liga y que tiene sus armas. El Atlético debe jugar con la emoción de jugar su último partido del año en el Calderón e intentar empotrar al Málaga. Esa energía será importante.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.