El holograma de Willy


Sin transistor y con los dos únicos implicados jugándose nueve meses en 90 minutos. Así se decidirá la Liga española el próximo sábado 17 de mayo, en el Camp Nou. Ambos empataron en la jornada de ayer y uno de ellos, el Atlético de Madrid, tuvo 17 minutos para anular tal cita. Permeable durante todo el encuentro a todo tipo de sentimientos, el líder del campeonato pasó por todos los estados posibles menos el de momentáneo campeón. Era el único estado que necesitaba sentir durante un instante para hacer lo que mejor se le ha dado en este tramo final: aguantar un resultado. El Málaga lo aprovechó para realizar un encuentro lógico, competitivo y positivo. No es que se jugara poco, pero supo manejar mejor los tiempos.

El Málaga compitió durante los 90 minutos. Obtuvo recompensa

Durante los primeros 60 minutos hay que resaltar la llamativa diferencia entre el estado de ánimo de ambos equipos. Todos los jugadores del Atlético de Madrid sumaron, a la conocida ansiedad de semanas pasadas, la cual derivó en negar El juego quedo a un lado para los atléticossus principios de juego, también desdibujados ayer, un bloqueo psicológico que deshizo cualquier atisbo de continuidad en el partido. Y no fue un bloqueo que anulara claridad, precisión e incluso el más fácil control de un pase, por descontado, sino la sensación de delegación defensiva en situaciones que los de Simeone nunca se han planteado si pasar a ejecutar: ayudas defensivas, anticipaciones, basculaciones, recuperación de metros a la espalda de las dos líneas, etc. Un sistema operativo en permanente suspensión de funciones. La niebla.

El Málaga de Schuster jugó con equilibrio y aceptó las reglas del juego para tener siempre espacios y compañeros cerca con los que progresar. Tuvo mayores fases de posesión en los primeros 45 minutos, mayor continuidad y entereza. Sin llegar a tener ocasiones claras, sus pulsaciones eran constantes y su concentración era optimizada. Con balón aprovechó la descoordinación rival para juntarse en la banda izquierda, donde Duda, Antunes, Roque y Amrabat combinaban alrededor de Juanfran. Tiago y Gabi, los más veteranos, fueron igualmente presos de lo estrecho del ambiente, sin poder llegar a igualar en número a los atacantes malaguistas. A pesar del poco acierto técnico de Amrabat, Santa Cruz siempre podía descolgarse y mantener la pelota en campo rival.

Willy Caballero dio definitivamente la permanencia a los suyos

Tras la reanudación, Simeone sabía que tenía que perder cosas por el camino y Schuster que su equipo esperara su momento. Como apuntamos en la previa, si el 0-0 se mantenía durante muchos minutos, el riesgo y el error iban a comparecer. El técnico argentino volvió a abrir la mano sin excesos, pensando en que un mayor riesgo y un gol del Barça anulaban la posibilidad de empatar en Barcelona para campeonar. El Málaga cedió toda la iniciativa y dejó entrar efectivos rojiblancos hasta todas las cocinas posibles. Adrián, Sosa y Diego en sustitución de Koke, Arda y Raúl García. Cambio de ideas pero no de dibujo. La salida del navarro habiendo entrado Sosa resultó confusa pero seguramente Simeone, viendo la seguridad de Angeleri y Weligton, optó por la pausa de Diego y Adrián. Alderweireld protagonizó las dos acciones más importantes de la segunda parte hasta que Willy Caballero -detuvo tres goles-, infalible estirándose hacia balones que van al palo largo, dio la salvación matemática a su equipo y postergó todo para dentro de seis días.


5 comentarios

  • Jose Luis 12 mayo, 2014

    Vaya partido se avecina. Vale una liga. He leído que eso solo ha ocurrido hasta ahora en dos ocasiones. Y hace de eso 60 años. Algo parecido pasó con la liga de Valdano, donde en el penúltimo partido de liga se jugaba el campeonato con el Dépor. Ahí, ganó el Madrid 2-1 y la liga para los de Chamartín. Pero en una última jornada… Eso no lo he visto jamás. Es una final, donde a uno le vale ganar y al otro ganar o empatar. En el campo del que viene por detrás. Perdonen que no diga "persiguiendo" porque no es precisamente eso lo que viene haciendo el Barsa.

    Fíjense en los últimos de la clasificación (excepto el Betis). Valladolid, Osasuna, Granada. Pues estos 3 le han robado bastantes puntos a los 3 primeros clasificados. Definitivamente, la liga española es la leche. Y mejor así. Creo que es fruto del buen trabajo de los técnicos y del buen nivel de nuestra competición.

    El dineral de Barsa y Real se "equilibra" (ya sé que suena a broma) en cierto modo con el precio de los futbolistas que éstos pretenden (siempre megainflados). Espero que el sábado gane el mejor. Veo favorito al Barsa para el partido, que es lo mismo que decir que es favorito al título. Pero es que al Atlético le vale el empate. Y eso es mucho. Todo puede saltar por los aires si es el Barsa el que se pone por delante en el marcador. En ese caso, liga blaugrana casi seguro.

    Qué emoción, Dios mío. Qué nivel. Deseando que llegue el sábado ya!

    Respond
  • NRG 12 mayo, 2014

    Pase lo que pase será épico e histórico por lo inusual como comenta José Luis….sólo los aficionados con más edad recordarán esas dos ligas decididas en el último partido entre los dos candidatos. Disfrutemos de la Liga más emocionante de los últimos tiempos. Que Dios reparta suerte……y ansiolíticos.

    Respond
  • Anonimo 12 mayo, 2014

    Espero un partido muy similar a los dos de Champions League. Inicio fulgurante del Atlético en busca de un gol y echarse atrás los últimos 70 minutos. Si logran anotar uno tienen media liga. Si no, habrá que ver como está el Barça.

    Pero hay que tener en cuenta una cosa: Messi. Ahora parece que no está para esto, pero llegó en un estado parecido al Santiago Bernabeu si no recuerdo mal.

    Respond
  • Psikófilo 12 mayo, 2014

    La verdad es que desde el punto de vista atlético las sensaciones son encontradas. Por una lado, la sensación de haber desaprovechado la oportunidad de ser ya campeón. Por otro, la de tener dos finales históricas por la Liga y la Champions que ni el mejor guionista podía haber preparado tal y cómo son: la ocasión de estar por encima de los dos equipos que han dominado en los últimos años en partidos directos contra ellos. Los objetivos se han cumplido con creces: nadie sumó más puntos en Liga y nadie les apeó de la final de Champions. No se cayeron, llegaron hasta el final. Pero sí queda ese regustillo raro, algo así como Robert Redford en El Candidato preguntando una vez que ha ganado las primarias:"¿Y ahora qué?".

    Ahora, diría yo, es cuando cada jugador puede escribir las frases que le corresponden de esta magnífica historia. Protagonistas, ójala, de esa leyenda que contarán los aficionados: yo vi como aquéllos le ganaron una liga a Messi y le ganaron una Champions a Ronaldo. Jo, ojalá 😉

    Respond
  • khay 12 mayo, 2014

    El ATM ya ha ganado, si gana liga o Champions será una gran temporada y si pierde tendrá una canción cojonuda de Sabina :)

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.