Las dos torres del Manchester United


En 1990 ya no había dudas: la Football League era un formato excesivamente arcaico. El fútbol inglés debía renovarse. Reformularse. Progresar. Greg Dyke, ávido ejecutivo de televisión, reunió entonces a los cinco mejores equipos de Inglaterra para desligarse de la FA y, de esta manera, sacar un mayor beneficio económico por la venta de los derechos televisivos. Lo que en ese momento nadie imaginaba, o quizás sí, es que la novedosa Premier League se convertiría en un producto global de entretenimiento que, entre 2004 y 2009, logró rozar la perfección. Durante ese lustro, en el que el público español comenzó a aficionarse masivamente, la Premier lo tuvo absolutamente todo: nivel, espectáculo, emoción, rivalidad, tradición, grandes personalidades, enormes futbolistas… Y, al contrario que ahora, cuando viajaban por Europa, demostraban una solidez y competitividad extremas. No sólo disputaban los partidos más entretenidos, sino que además los ganaban. Eran dominantes. Su fútbol era dominante. Una superioridad estilística que comenzaba desde muy atrás. Y es que cada equipo tenía a su despótica pareja de centrales, a cada cual más poderosa, impactante e insuperable que la anterior. Carragher & Agger en el Liverpool de Benítez, Campbell & Touré en el Arsenal de Wenger, Terry & Carvalho en el Chelsea de Mourinho y, por supuesto, la más exitosa y duradera, Ferdinand & Vidic en el United de Ferguson. La historia de esta última es la del símbolo de un proyecto que tiranizó Inglaterra, conquistó Europa en Moscú, sucumbió dos veces ante Leo Messi y hoy, en estos días de agitación, vive uno de sus últimos capítulos.

Desde enero de 2006, Nemanja Vidic y Rio Ferdinand han sido insustituibles en el Manchester United.

El dúo red devil se conoció en enero de 2006, pero antes Rio Ferdinand ya se había convertido en indiscutible en el centro de la zaga del Manchester United. “El mejor defensa del mundo”, como lo había definido Sven-Göran ErikssonRio Ferdinand llegó a Manchester gozando de una gran reputación tras su gran Mundial de Corea y Japón, rompió por segunda vez la barrera de jugador más caro de la Premier League con los 45M€ que le costó a Sir Alex Ferguson traerlo de Leeds en 2002. Pese a esta gran reputación y experiencia, cumplir con las expectativas le costó más de la cuenta. El central formado en The Academy del West Ham, garantía de éxito en Inglaterra, tuvo un inicio dubitativo que, para colmo, se vio afectado por una sanción de ocho meses al no pasar un control antidoping en septiembre de 2003. Habían pasado ya dos temporadas de su fichaje y las críticas por su precio no se hicieron esperar, pero a partir de la temporada 2004-2005 comenzó a silenciarlas a base coberturas y despejes. Sin embargo, aún le faltaba algo: un compañero que complementara y potenciara sus enormes cualidades. Mikaël Silvestre, John O’Shea y Wes Brown cumplían, pero no estaban a la altura.

Sin duda, Rio Ferdinand necesitaba a Nemanja Vidic. Y Sir Alex Ferguson, también. “Los buenos defensas te hacen ganar títulos”, decía el técnico escocés pocos días después de confirmarse su llegada procedente de la Russian Premier League por siete millones de libras. El central serbio no tenía la fama de su compañero, pero ya se le estaba comenzando a conocer en el panorama europeo gracias a su buen hacer con su selección. En la fase de clasificación para el Mundial de Alemania 2006, Serbia únicamente encajó un gol -de Raúl- en diez partidos y el caché de los “famous four”, como se comenzó a llamar a su defensa, se disparó. Sir Alex, temiendo que la cita mundialista incrementara aún más el precio, lo firmó en el periodo invernal de 2006. Finalmente Vidic no jugaría ni un sólo minuto en aquel Mundial, pero ya entonces la parroquía mancuniana sabía que su fichaje era un absoluto acierto. Había pareja para rato. Y para todo.

En las siguientes tres temporadas, el Manchester ganó ocho títulos (tres Premier y una Champions).

“Cuando veo a los dos juntos siento una sensación de seguridad”, solía decir Ferguson cada vez que le preguntaban por su pareja de centrales. “The Two Towers”, como se les apodó en Manchester, encajaronEn la Premier fueron una pareja dominante durante varios años a la perfección desde el principio. Dominaban con autoridad cada mínimo espacio, marcaban con ferocidad a los delanteros, cerraban con candado el área del sólido Van der Sar y, a la postre, se convirtieron en un elemento competitivo de pura súper élite. No había partido o eliminatoria en el que no se citase al dúo como clave para el devenir del United. Los constantes duelos contra Didier Drogba, que sólo logró anotarles tres goles en once partidos, no hicieron sino incrementar su fama nacional e internacional, y sólo un Torres inspiradísimo, que no sólo mantenía el tipo físicamente sino que les retaba intelectualmente en cada movimiento, logró batirles de forma más o menos constante en Inglaterra. Así fueron cayendo las Premier (2007, 2008, 2009, 2011 y 2013), las Community Shield (2007, 2008, 2010, 2011 y 2013) y las Copas de la Liga (2006, 2009, 2010), pero también numerosas distinciones individuales. Nemanja Vidic fue nombrado dos veces Jugador del Año en la Premier League, formó parte cuatro veces del equipo ideal de la Premier y dos de la FIFA. Por su parte, Rio Ferdinand entró seis veces en el once de la liga inglesa y una vez en el mundial. Se les entendía, analizaba y nombraba de forma conjunta, pero cada uno brillaba con luz propia. Eran dos de los mejores centrales del mundo, y su titularidad siempre fue indiscutible.

No hubo lugar a debate ni cuando un joven talento llamado Gerard Piqué emergió ante los ojos del manager escocés. “Gerard entiende perfectamente bien el estado de forma de Rio y Nemanja, que son jugadores tremendos. Ha estado muy bien, pero va a tener que esperar un poquito. Y esperar no es un problema para un chico de 20 años. Tendrá muchas oportunidades para jugar cuando necesite dar descanso a los defensas y también tengo la gran opción de ponerle en el centro del campo o de lateral derecho”, decía Sir Alex allá por 2007. Su problema fue que Piqué decidió no esperar a una decadencia de Ferdinand (29 años) y Vidic (26) que aún parecía lejana. El Fútbol Club Barcelona llamó a su puerta y el resto de la historia es de sobra conocida. El destino provocaría que la -no- decisión de Ferguson, que siempre quiso mantenerlo, se le tuviera en cuenta como uno de sus grandes errores, pero hasta el propio protagonista comprendió la situación. Es más, Gerard Piqué siempre se ha deshecho en elogios hacia Rio y Nemanja: “Jugar con ellos fue una experiencia única. Te ayudan mucho en el campo y te enseñan como moverte, a colocarte tú solo, a tomar buenas decisiones, y eso es una gran experiencia. Pagaría en cualquier sitio por ese tipo de lecciones”. Aún conociendo lo que ha llegado a ser Piqué, da la sensación de que hoy Sir Alex hubiera actuado de forma parecida. Nemanja Vidic y Rio Ferdinand eran la pareja de centrales del momento.

En Europa llegaron a tres finales, pero sólo en la primera salieron vencedores.

En Europa su dominio tampoco tardó mucho en llegar. En su primera Champions League (2006-2007) recibieron únicamente dos goles en cinco partidos, pero ambos se perderían el choque que marcó su futuro en la competición. El AC Milan visitaba Old Trafford en semifinales, Kaká se encontró delante a Heinze & Brown y, sin exagerar,En una final épica, Vidic y Ferdinan levantaron su primera Copa de Europa el brasileño dibujó una obra de arte en la que parte de la belleza residía en el cómico choque entre ambos centrales reds. En el partido de vuelta, en el que tampoco estuvo Nemanja, el Milan privó al Manchester United de jugar la final con un contundente 3-0. Un año más tarde, en una edición en la que la pareja encajó cinco tantos en ocho encuentros, el central serbio volvió a perderse las semifinales, pero en esta ocasión Rio Ferdinand contuvo de maravilla a un Samuel Eto’o que, sin espacios, fue totalmente superado por el United. El Manchester estaba en la final de la Champions nueve años después del milagro del Camp Nou, y esta vez el rival compartía nacionalidad. Precisamente, aquel Manchester – Chelsea fue el punto álgido de todo lo comentado en el primer párrafo, deparando un encuentro espectacular, emocionante y dramático en el que ambos equipos brillaron bajo la intensa lluvia de Moscú. Además, la actuación de John Terry, Ricardo Carvalho, Rio Ferdinand y Nemanja Vidic fue de las que se recuerdan, con tackles, goles salvados bajo la línea y batallas sin cuartel ante los puntas rivales. En los penaltis el Manchester United conquistó su tercera Copa de Europa, la primera y única, hasta el momento, del dúo Ferdinand-Vidic.

La culpa de este dato, como de tantos otros, la tuvieron Pep Guardiola y Leo Messi. Su encuentro por partida doble con el Manchester United no sólo privó a la pareja de centrales reds de levantar otra vez la ansiada Orejona, sino que tuvo un impacto evidente y negativo en su trayectoria. Tras sus duelos con el Barcelona en Roma y Londres, Nemanja y Rio perdieron buena parte del halo de imbatibilidad e invulnerabilidad que habían obtenido de forma justa durante las últimas temporadas. Pero antes de entrar de lleno en el cómo, resulta imprescindible repasar de forma cronológica el contexto de ambas finales.

En la temporada 2008-2009, nadie se sentía más grande que el Manchester United de Ferguson. Ya eran campeones de Europa y tenían al Balón de Oro en sus filas, pero durante aquel curso la sensación de supremacía incluso se acrecentó. Ganaron la Premier League con 90 puntos, donde encadenaron 14 clean sheets consecutivos; seLas dos finales ante Leo Messi y Pep Guardiola bajaron del pedestal a Vidic y Rio Ferdinand impusieron en la Copa de la Liga; y eliminaron al Arsenal de la Champions con dos victorias en semifinales. El Barcelona de Guardiola ya era elogiado unánimemente, pero si en Roma había un -ligero- favorito ése era el United. Aunque, desde el primer minuto, se vio que había ocurrido un fallo de cálculo: Leo Messi, al igual que veinte días antes en el 2-6 del Bernabéu, no ocupaba la banda derecha. Sir Alex, que a buen seguro había visto cómo el argentino desapareció ante los ojos de Metzelder y Cannavaro en aquel partido, no realizó ningún ajuste defensivo, salió a buscar al Barça arriba pese a la baja de Fletcher y el ciclón culé hizo el resto. Mientras Patrice Evra estaba sin marca, Vidic y Ferdinand no lograban apagar el fuego que prendían Messi & Eto’o. Aún habiéndole dado pistas, Guardiola había sorprendido a Ferguson. Este factor sorpresa, al igual que el del favoritismo, no se repetiría dos años más tarde en la final de Wembley. El Barcelona llegaba siendolo todo, el Manchester había perdido calidad pese a haber ganado otra vez la Premier y, por su parte, Messi ya había agotado todos los adjetivos. Días antes, Mourinho había probado con éxito a Pepe en la medular para limitar a Leo, dando de nuevo una pista a un Ferguson que, aún así, volvió a perder la batalla por goleada. Giggs y Carrick siguieron a los interiores culés, confiando así a sus centrales la labor de parar lo imparable. Messi apareció por delante y a espaldas del doble pivote red, y regaló una exhibición incalificable, en la que retrató de forma continúa y dolorosa a Rio y Nemanja a base de caños, slaloms, fintas y goles.

Leo Messi reescribió la historia que Ferdinand y Vidic llevaban sudando muchos años.

Las dos torres parecieron de cartón piedra ante un Rey Leo que se movía y atacaba como una reina en el tablero de juego inglés. “No siento envidia hacia esas grandes estrellas. Arrepentimientos sí, cuando perdimos con ellos, pero celos no”, reconocía Sir Alex en su autobiografía. Nadie salió más tocado que él en el panorama internacional, pero la Final de 2011 fue el principio del fin para una pareja de centrales que, hasta ese momento, era legendaria. Quizás sobrevalorándoles o quizás infravalorando al rival, el escocés situó sin chaleco antibalas a Rio Ferdinand y Nemanja Vidic ante un pelotón de fusilamiento formado por un humano que no era tal. Tras ambas finales, el fútbol pareció cambiar y sus condiciones se interpretaron como menos aptas para los duelos europeos. Los ingleses, aún con sus triunfos, dejaron de dominar e imponer su escuela, y sus centrales comenzaron a llevar una etiqueta tras todo elogio. “Son muy buenos, pero si están protegidos cerca de su área”, se decía y dice hoy en día. El invento de Pep, la genialidad de Leo y el inmovilismo de Ferguson restaron valor a la historia ya escrita Rio Ferdinand y Nemanja Vidic.

Después, los problemas físicos y el declive colectivo lastraron la que aún estaba por escribir, pero todavía tuvieron tiempo para ganar su quinta Premier League la temporada pasada. Su labor se fue volviendo más importante en el vestuario que sobre el terreno de juego, erigiéndose ambos en dos de los líderes morales del mismo. “Ferdinand ha tomado el rol de persona influyente en el vestuario y su trato con los jugadores es genial”, comentaba Ferguson al mismo tiempo que confirmaba su acierto por otorgarle la capitanía a Nemanja Vidic de un equipo en el que aún estaban leyendas como Ryan Giggs o Paul Scholes.

Ante Pep Guardiola, pero no Leo Messi, tienen hoy una de sus últimas grandes batallas.

Hace poco más de un mes, el central serbio confirmó lo que era un secreto a voces: a partir de junio será nuevo jugador del Inter de Milan. Su marcha no sólo simboliza el fin de la era Ferdinand-Vidic, sino que para la prensa inglesa también marca el verdadero fin de la de Sir Alex Ferguson. Los homenajes por parte de su entregada afición no se hicieron esperar y, como resumen de su sentir, Ryan Colley publicaba lo siguiente en uno de los blogs de referencia red: “Son líderes natos que siempre morirán por la causa, precisamente el tipo de jugador que todo aficionado exigente del Manchester United ama. Piensa en la cantidad de lesiones que sufrieron ellos, Bruce y Pallister o Moran y McGrath cuando ponían la cara ante el peligro intentando evitar un gol cantado”. Esta noche, recordando esas no tan viejas batallas, Rio Ferdinand y Nemanja Vidic quieren realizar su antepenúltimo servicio en Munich. Ya no defienden la meta de Van der Sar ni Scholes acompaña a Carrick, Sir Alex ya no mueve ficha con Park Ji-Sung y Cristiano tampoco lidera sus contragolpes, pero Nemanja sigue estando a la izquierda de Rio y Rio a la derecha de Nemanja. Y en la ida ya fueron importantes en ambas áreas. Quien sabe, quizás la Champions les deba una ante Pep.


20 comentarios

  • Edgar 9 abril, 2014

    Colosal, sin ser seguidor del Manchester, en el último párrafo la nostalgia se apoderó de mi humanidad

    Respond
  • Manudo 9 abril, 2014

    En la final de Roma la inoperancia de ambos para poder sacar el balón jugado me abrió los ojos ante esta pareja.

    Y soy muy consciente de lo que tenían delante, pero por momentos me parecieron muy vulgares en ese aspecto, en especial Vidic.

    Respond
  • @javi15195 9 abril, 2014

    Gracias Miguel, Esta historia merecía ser contada porque admiro mucho a esta pareja. Eso sí, mejor poner "red devil", que te has marcado un Mascherano xD puedes crear conflicto entre Liverpool y Manchester ^^

    Respond
  • @migquintana 9 abril, 2014

    @Manudo

    Fue otro de esos cambios de valoración que nos hizo tener en cuenta el Barcelona de Guardiola. Vidic y Ferdinand nunca han sido demasiado aseados sacando el balón, pero es que en esa Final de Roma se les hizo mucho daño en todas las debilidades. Fue un ataque a su línea de flotación constante. No sé si alguna pareja de centrales, teniendo en cuenta la dirección de Sir Alex, hubiera podido evitar el desastre, pero es que encima lo que exigía Guardiola iba contra la esencia del dúo red devil. Y tal como eran, con todo, habían sido dominantes en Premier & Europa.

    @javi15195

    Era por no repetir el calificativo, ya que no estábamos hablando del Liverpool en este caso. Por cierto, el otro día estuve repasando el tema de Fernando Torres contra Nemanja Vidic y, aunque realmente le barre en dos partidos, uno con un burreo más expulsión en Old Trafford, en el resto de partidos el duelo está bastante parejo. Sobre todo cuando va al Chelsea, donde de hecho el serbio se impone y cuaja muy buenas actuaciones.

    Respond
  • @javi15195 9 abril, 2014

    Nada, te entiendo tranquilo ^^ es que Torres se la tuvo con todos los centrales importantes de la Premier en aquel momento, y creo que el que más le sufrió fue Terry. Con Vidic, como tú comentas, estuvo bastante parejo. Antes de la expulsión (creo que dices el día del 1-4 en Old Trafford) ya le había hecho alguna que otra.

    Respond
  • letissier 9 abril, 2014

    Pocos centrales he visto mejores que Vidic en juego aéreo. Élite pura y dura ahí, el tío lo tocaba todo.

    Respond
  • Adenauer 9 abril, 2014

    Hola chicos, sólo señalar un pequeño error; el vínculo a la "obra de arte" de Kaká es un duplicado del anterior, de los elogios de Piqué a Ferdinand y Vidic. Aparte de eso, felicitaros por el gran trabajo.

    Respond
  • javimgol 9 abril, 2014

    Lo peor es que Jones, Evans, Fletcher o ni hablemos de Smalling no parecen hoy superarles cuando The 2 Towers están en el momento de decadencia de sus carreras,

    Respond
  • @migquintana 9 abril, 2014

    @letissier

    Y lo toca. Y lo toca. Porque en Old Trafford hay un par de centros laterales en los que el United está girado, pero Ferdinand y Vidic por pura colocación e instinto dominan el área pequeña sin dejar que Thomas Müller, un experto en goles feos en partidos importantes, estuviera nunca cerca de poder marcarles.

    @Adenauer

    Corregido! Gracias por comentar el error. Encima, ese gol de Kaká hay que verlo un par de veces más. Recuerdo que, en directo, me puse en pie y me llevé las manos a la cabeza con lo que había hecho el brasileño. Los siguientes días, claro, era el momento de utilizar YouTube para ver el gol repetido tantas veces como el de Zlatan con el Ajax. xD

    @javimgol

    Sir Alex confiaba mucho en Evans como parte del relevo de la pareja. Yo… estoy más contigo, aunque creo que Phil Jones, asentado y con un buen compañero al lado, podría convertirse en un muy buen central. Si lo andan cambiando al mediocentro, al lateral derecho o, directamente, ni juega, pues le va a costar mucho más. Condiciones tiene.

    Respond
  • @DavidLeonRon 9 abril, 2014

    @Manudo

    "En la final de Roma la inoperancia de ambos para poder sacar el balón jugado me abrió los ojos ante esta pareja"

    Pero esto es muy extremista. Esta pareja ha jugado tres finales de Copa de Europa (¡¡tres!!) y eso solo se consigue pasando por mil batallas competitivas. ¿Que sacar la pelota no su mejor virtud? No, no lo es, pero tampoco al United le ha preocupado demasiado esto.

    @letissier

    Totalmente de acuerdo. Esa manera de ir a buscar el remate es una cosa única. Lleva diez años haciéndolo.

    Respond
  • eueumarin 9 abril, 2014

    Fantástico artículo. El United más espectacular del periodo que mencionas fue el del año 2007, pero el más poderoso (experto, pragmático, invulnerable, imbatible, frío, en ocasiones 'feo') fue el del 2009, y se cimentó en esta pareja de centrales que son ya, sin duda, historia viva del Manchester United. El año 2008, por cierto, el United mezcló el espectáculo con la competitividad, y nos llevamos la Champions, pero es que en 2009… recuerdo dormirme en algún partido contra el Bolton (¿cuántas victorias por 1-0 conseguimos en Premier?), pero aquello era competitividad extrema; imposible perder con estos centrales y Cristiano en punta. Recuerdo estar convencido de la superioridad del United de Rio-Vida-CR frente al Barça de Pep-Xavi-Leo de cara a la final de Roma… y pese a un buen comienzo, la historia se escribió de otra manera; nos pasaron por encima y al año siguiente no hubo ninguna opción.

    Un único pero al artículo: confunde reiteradamente las FA Cups conseguidas por el United; no son tales (creo que la última es de 2004). El autor debe referirse a las supercopas veraniegas, pues el único 'pero' de la hegemonía red en 2007-2009 fue no conquistar la copa más antigua y hacer un doblete (o triplete^^).

    Respond
  • Abel Rojas 9 abril, 2014

    @ Manudo

    No soy gran fan de la pareja Ferdinand-Vidic, y como dices está claro que en las finales contra el Barça hicieron aguas por todos lados, pero hay que reconocer el valor histórico de la sociedad. Un título, dos finales y muchos partidos para el recuerdo. Hablamos del sostén del último gran equipo de Ferguson, que fue el de Cristiano. Y de dos grandes ganadores. Hoy caerán con honor. Estoy seguro.

    Respond
  • Abel Rojas 9 abril, 2014

    Vamos, si caen, quiero decir.

    Respond
  • @migquintana 9 abril, 2014

    @eueumarin

    Exactamente, me refería a Community Shields! Debí traspapelar en un principio el dato y se arrastró a partir de ahí el error. Gracias por la corrección amigo, siempre es un lujo teneros al quite ahí para solucionar cualquier problema. 😉

    Respond
  • uruguayoafull 9 abril, 2014

    PLAF PLAF PLAF.. aplausos para este estupendo artículo.

    Respond
  • eueumarin 9 abril, 2014

    En Inglaterra dan por seguro que Moyes sentará a Ferdinand para dar entrada a Smalling. No lo entiendo, puesto que si bien los mejores días de Rio quedaron muy atrás, es bastante dudoso que los mejores de Smalling vayan a llegar alguna vez; ha hecho una temporada bastante mediocre. No tengo ninguna confianza que pueda responder en el Allianz en una noche como ésta. Ferdinand, sin ser una apuesta segura, era la mejor existente para acompañar a Vida, y no sólo por su pasado, sino porque siguen siendo la pareja más fiable del equipo (sí, eso es dramático).

    Respond
  • Pablo 9 abril, 2014

    Muy bueno Quintana. Muy bueno.

    Respond
  • ricardogdmgz 10 abril, 2014

    Amo con todo mi ser cuando Quintana se sienta a escribir sobre el Manchester United. Nunca lo disfruto más. Junto con Vilariño mis autores favoritos. Felicidades por otro excelente trabajo.

    ¿A quiénes se refieren cuando hablan del 'famous four' serbio? ¿Son Vidić, Dragutinović, Gavrančić y Krstajić o ya figuraba por ahí Ivanović?

    Respond
  • @David_Mata_Ecos 6 mayo, 2014

    @ricardogdmgz

    Amo esto. Un escritor tiene su tema fetiche donde su "punch" es irresistible. Old Miguel en Manchester es irresistible. Felicidades

    Respond
  • @migquintana 6 mayo, 2014

    Gracias chicos!

    @ricardogdmgz

    No había leído la pregunta, perdona. Son exactamente los que dices. Luego con Antic, en 2010, pasó algo bastante parecido con la irrupción de los Kolarov, Ivanovic o Subotic. Y, claro, también estaba Nemanja Vidic por allí.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.