Conversando con Alberto López sobre el Salzburg


El pasado jueves, en la Europa League, el Ajax de Frank de Boer cayó derrotado en el Amsterdam Arena por 0-3 ante el Red Bull Salzburg. Un resultado impactante, pero no tan sorprendente para los que conocen la trayectoria del equipo austriaco durante esta temporada. Dirigidos por Roger Schmidt y asentados en un 4-2-4 en el que los cuatro hombres de arriba (Kampl, Mané, Alan y, claro, Jonathan Soriano) destacan por su movilidad, el equipo de Red Bull propone un fútbol tan intenso y enérgico como la empresa austriaca pretende. Sobre el proyecto deportivo, la evolución del mismo desde 2005, su ofensivo estilo de juego y sus jugadores más interesantes charlamos con Alberto López Frau.
 

– Nuestros compañeros de Kaiser TV, en su tercer programa, contaban como el proyecto de Red Bull en el mundo del fútbol no ha hecho más que comenzar. Cada vez hay más ramas, más equipos y una estrategia conjunta que seguro que dará mucho que hablar. No sabemos cómo acabará, pero sí como se inició: en el año 2005, Red Bull GmbH compra el Austria Salzburg.

Eso es. Es una expansión de la marca Red Bull en el mundo del fútbol dentro de una campaña más global en el mundo del deporte. Lo hemos conocido más en la Formula 1, pero en el fútbol llevan desde 2005 como comentamos. Yo creo que es un poco el antecedente de estas grandes fortunas que están comenzando a invadir el fútbol europeo. Cada vez hay más equipos financiados por capital árabe, incluso se ha convertido en algo normal, pero hace ocho o nueve años no era tan frecuente. Y, sin ser su origen igual, yo creo que la compra de Red Bull del antiguo equipo de Salzburgo es una de las primeras señales de lo que estamos viendo. Además, ésta se produjo partiendo de una liga menor, pues el fútbol austriaco está lejos de estar al nivel de los años setenta u ochenta, con el objetivo de asaltar Europa. No se puede hablar de plazos, pero personalmente pienso que la idea primera es esa.

– Leía a Iñaki Bea decir en una entrevista en El País, cuando el Red Bull Salzburg jugó ante el Athletic en la Europa League, que al club le estaba costando movilizar a la gente pese a ser un club histórico de Salzburgo. Y es que, Alberto, hay que recordar que lo primero que hace Red Bull cuando compra el club es cambiar los colores, el nombre y el escudo. Es el patrimonio cultural de una afición, con lo que no extrañó que, incluso, parte de la misma creara otro equipo.

Estoy totalmente de acuerdo. Y me sirve para volver a ir al tema del Red Bull Salzburg como precedente de lo que ahora está pasando, porque sólo hay que ver lo que ha hecho el dueño malayo del Cardiff City con el color de su camiseta. A mí, como aficionado clásico al fútbol, no me cuesta empatizar con esa afición. Cambiar los colores de un club histórico me parece una atrocidad, te lo digo como lo siento. Un club es su masa social. Y, claro, para la identificación con el club es un daño irreparable que puede frenar la evolución del proyecto.

– Sea como fuere, a nosotros el Red Bull Salzburg cada vez nos suena menos extraño, ¿no Alberto? Son cuatro ligas en las últimas siete temporadas, una cifra que habla de la evolución que ha tenido el club desde aquella temporada con Trapattoni hasta ahora, que hay un proyecto más sólido. Se nota que anda por allí Gerard Houllier moviendo los hilos como director deportivo de toda la estructura Red Bull.

Ha cambiado nombres por una idea, ¿no? Por un proyecto, digamos. Al principio, quizás, esos nombres eran un reclamo interesante. La Bundesliga austriaca, como tal, no tiene peso ni repercusión en Europa. Y Red Bull, con la compra del club, buscaba alcance mediático, no podemos olvidarlo. Entonces, llegó Trapattoni al banquillo y también jugadores como Zickler, Janko o Ivanschitz, que tampoco eran de primera fila pero unos tenían una carrera a sus espaldas y otro, el ahora jugador de la UD Levante, era una de las grandes promesas del fútbol austriaco. Era el primer fogonazo, pero ahora vemos un equipo que, manteniendo el bloque, está rindiendo muy bien en el fútbol nacional y en el europeo. Ahora los jugadores son menos conocidos, pero tienen una idea más concreta a largo plazo con el pensamiento de progresar más en lo puramente deportivo

– Exacto. Es que el Red Bull Salzburg es líder con 19 puntos de diferencia en la Bundesliga austriaca y ganó hace una semana 0-3 al Ajax en el Amsterdam Arena, continuando con su pleno de victorias en Europa League. De acuerdo, sabemos cuál es la posición actual del Ajax, pero es que jugó con gran parte de los titulares y el equipo de Roger Schmidt le dio un auténtico repaso al de Frank De Boer. De hecho, te diría que el resultado fue hasta corto visto lo visto.

Sin lugar a dudas. El Red Bull Salzburg fue un equipo rápido, directo y vertical. Además, Schmidt demostró que sabía cómo hacerle daño al Ajax. El equipo de De Boer, que se maneja siempre con el balón, peca a veces de ser tremendamente blando y, si lo aprietas, puede pasarlo muy mal. Y el Salzburg le apretó, le robó y, posteriormente, aplicó una velocidad al juego que impresionó. Ahora supongo que hablaremos de nombres propios, pero la forma en la que le compitió fue la adecuada para hacerle daño al Ajax. Por eso estoy totalmente de acuerdo contigo, aunque suene raro el 0-3 es corto para los méritos de uno y otro el pasado jueves.

– Para quien no lo haya visto nunca, ¿cómo podríamos definir el estilo de juego del Salzburg? A mí, curiosamente, me parece que son un equipo que hace honor a Red Bull por su enorme actividad e intensidad. Podríamos decir que hace un gran trabajo como imagen de marca, vaya.

Ante el Ajax fueron frenéticos, sí. Definiéndolo, diríamos que es un equipo muy solidario en la presión, cuando recupera es muy vertical, tiene dos jugadores en banda (Kampl y Mané) que aportan una velocidad tremenda que aplican con y sin balón, también dos delanteros (Alan y Soriano) con muchísima movilidad que redunda en que el Salzburg sea un equipo que no para quieto… Por lo tanto, aplica presión a su fútbol y, cuando la roba, se convierte en un equipo rápido, directo y vertical.

– Los cuatro hombres de arriba merecen que nos vayamos parando en ellos. Comenzando por el más conocido, podríamos decir que Jonathan Soriano es el encargado de habilitar al resto. Viene, recibe de espaldas, la para y pone de cara el juego. Luego, por supuesto, carga el área y golea. Eso ya lo sabíamos, Alberto, pero lo otro también es capital para el juego de su equipo.

Ese juego de espaldas es fundamental y, además, se convierte en una referencia cuando el equipo tiene que jugar en largo. Porque, ojo, el Red Bull Salzburg no es un equipo con facilidad para elaborar. Ni Ilsanker ni Leitgeb, los dos mediocentros que fueron titulares el otro día, son futbolistas que destaquen por un excelente manejo del balón. Entonces, el equipo busca en largo y ahí encuentra a Jonathan Soriano, que como comentas de espaldas se maneja fenomenal. Así deja espacio para las diagonales desde atrás tanto de Kampl como de Mané. Este es un movimiento muy característico del equipo, porque ambos, sin balón, están acostumbrados a venirse hacia dentro para generar sitio para las subidas de los laterales. Schwegler, el lateral derecho, lo hizo constantemente en el Amsterdam Arena. Es un equipo muy trabajado y con las ideas muy claras el de Roger Schmidt, que hay que recordar que, entre comillas, sólo lleva año y medio en el club.

– Totalmente. Fíjate que comentabas el tema de los extremos y los laterales, pero también pasa con Alan, el delantero brasileño, en ese perfil izquierdo del 4-2-4 de Roger Schmidt. No es extraño ver intercambiar su posición con Mané, lo que habla de lo ordenado que está este equipo pese a que, por momentos, todos sus jugadores estén fuera de posición.

Siempre compensan los movimientos, sí. Incluso a Kampl, no sé si por reminiscencias de cuando jugaba en el centro del campo, lo vimos muchísimo por dentro con Schwegler proyectado arriba. En este desorden ordenado que propone Schmidt, los dos de fuera son unos futbolistas con una movilidad tremenda. Ésta es una característica clave para definir a sus cuatro hombres de ataque y, por tanto, el ataque del equipo. Y esto, ojo, no hace que se parte el equipo al jugar en ese 4-2-4 que comentas, porque luego presiona muy bien.

– Mané tiene cositas al margen de la velocidad, ¿no? A mí me ha sorprendido para bien. Muy ágil, con mucho desborde y muy rápido, pero eso no le hace llevar la cabeza gacha, lo que le hace más peligroso.

Marca diferencias. Rápidos hay muchos jugadores, pero encontrarlos que levanten la cabeza, efectivamente, no hay tantos. No es un jugador que gane la línea de fondo con frecuencia, porque ya digo que para mí donde destaca es con su diagonal, pero sí que aplica cierto criterio en sus conducciones. Además, tiene esa polivalencia que le permite cambiar de banda y hacer daño por ambos costados. Estoy de acuerdo, es un jugador interesante. Sólo tiene 21 años. Hay que esperar su evolución y, quizás, verlo con el tiempo en una liga más competitiva, pero su carta de presentación en el fútbol europeo no está nada mal.

– Ya lo has venido comentando, pero debo decir que Kevin Kampl es el que más me gusta de los cuatro. La evolución del equipo, del 4-2-3-1 al 4-2-4, le ha llevado del doble pivote a la banda derecha como decíamos. Y ha funcionado. Sobre todo porque, aunque parta desde la derecha, le vemos dominar todo el frente de ataque con su bota derecha. Aún no sabemos si es un extremo, un centrocampista o un mediapuntita, pero mientras se define parece un muy buen jugador.

Yo le definiría como un buen llegador. No destacando demasiado en el último pase, pero sí llegando a las postrimerías del área. Pero sí estoy de acuerdo contigo en su polivalencia para manejarse, incluso, en las tres posiciones de un teórico 4-2-3-1 o, actualmente, en los dos costados del 4-2-4 del Salzburg. Tiene capacidad para ir en vertical, se maneja bien con el balón… De ahí que, en un esquema ofensivo, pudiera jugar como uno de los dos centrocampistas, pero siempre contando que hay que darle mucha libertad porque él busca llegar. Kampl es un jugador eminentemente ofensivo, juegue donde juegue.

– Estamos hablando mucho del ataque, que seguramente sea lo más interesante y llamativo, pero hay que decir que esta propuesta no sería tan competitiva si no estuviera dentro de un trabajo global. El Salzburg, cuando la pierde, es igual de intenso y agresivo para volver a recuperarla. Se involucran todos los jugadores, los laterales muerden mucho, los centrales achican…

Es la clave, es la clave. Mismamente, Kampl ayuda siempre mucho una vez pierde el balón. Aprieta mucho. Esta presión tras pérdida deriva en una gran solidez del equipo cuando está en campo contrario. Y con esta exigencia, sorprende la edad de los centrales. El brasileño Andre Ramalho tiene 22 y el austriaco Hinteregger sólo 21. Por ceñirnos al último partido, que es el que más gente habrá visto, es verdad que no fue el mejor día del Ajax, pero que un equipo tan joven demuestre esa madurez en todo momento, no sólo hasta el 0-3 sino también después, habla de su capacidad para competir. Para este fútbol tan ofensivo, para esta idea de equipo con un esquema tan arriesgado, sin esa solidaridad de la que hablamos es imposible sacar resultados positivos. Te terminas rompiendo.

– ¿André Ramalho no te parece un pequeño David Luiz? No sé si me compras la comparación, pero más allá del pelo me parecen centrales parecidos. Ramalho siempre es agresivo al corte, anticipando muy lejos e, incluso, con dotes para conducir tras robo. De hecho, también ha jugado en el doble pivote.

Es el típico central que le gusta ir al corte para robar y salir jugando. Es muy moderno. Le vemos el típico recorte tras robo, para luego levantar la cabeza y asumir ciertos riesgo. Es verdad, los asume. Hay que verle la evolución en este sentido, porque ya digo que son sólo 22 años. Tiene una muy buena planta, va bien en el juego aéreo… Sí, sí, sin duda te compro la comparación.

– Estos jugadores jóvenes de mercados secundarios son fichajes que encajan mucho en la política que suelen tener este tipo de clubes, ¿no? A mí se me asemeja a la política que tiene el Basilea, que puede ser su próximo rival.

Sí, sí. Puede haber alguna diferencia porque el Basilea estos años se ha apoyado en algún jugador más veterano, pero la idea es parecida. Fíjate, los dos futbolistas más veteranos del Red Bull Salzburg, el otro día, eran Jonathan Soriano, Andreas Ulmer y Christoph Leitgeb con 28 años. Ninguno llega o supera la treintena. Entonces, al final la propuesta es tremendamente arriesgada. Pero sí, es comparable con lo del Basilea por ser jugadores menos mediáticos que aprenden a competir fuera de las grandes ligas para luego, quizás, ir al primer nivel europeo.

– ¿Cómo lo ves tú para seguir avanzando rondas en esta Europa League? Es verdad que venimos de un precedente muy positivo en el que han demostrado calidad y competitividad, pero es un equipo muy joven y no todos los equipos son tan inocentes como el Ajax para practicar este tipo de fútbol.

Exactamente. Hay que ponderar este resultado también. Lo más normal, lo contrario sería un cataclismo, es que avancen a octavos de final. El Ajax tiene categoría para hacer tres goles, pero resulta complicado imaginar que hoy no se clasificase el Salzburg. En ese partido de ida, se dio todo. Ese fútbol agresivo, intenso y vertical lo pudo aplicar contra un equipo blando y que no destaca especialmente cuando pierde la pelota. Ante un equipo de más experiencia, con otro estilo, yo pienso que lo va a tener más complicado. Si un equipo se le cierra y le obliga a elaborar, pueden sufrir. Habrá que verlos. Sería una eliminatoria muy bonita contra el Basilea, si estos se clasifican.

– Queda mucho para llegar a la altura de la UEFA, quizás es imposible volver a aquello, pero a ti que te gusta el fútbol vintage me imagino que ver equipos de Centroeuropa o Europa del Este que comienzan a recuperar su sitio te encantará, ¿no? Estos equipos, estos nuevos proyectos, dan lustre y colorido a la competición porque la necesitan para crecer. Y todos salimos ganando.

Has dado en el clavo. Efectivamente, la Europa League es la competición europea, sobre todo a partir de esta fase de eliminatorias, que en parte recupera la esencia de la antigua UEFA y de la antigua Recopa. Estoy de acuerdo contigo en que es imposible recuperar el nivel, porque ya sabemos que la UEFA en algunas temporadas, si había alguna sorpresa en las ligas nacionales, llegó a tener más nivel que la Copa de Europa, pero sí recupera la esencia de tener como protagonistas a países más pequeños de ligas más humildes que pueden llegar, por qué no, lejos en la competición.En ese sentido, sí se asemejan. A esos equipos de Centroeuropa o Europa del Este, con ese Ludogorets que es capaz de ganar a la Lazio en el Olímpico de Roma o ese Trabzonspor turco que compitió en Turín, se les echaba mucho de menos y la Europa League permite que los podamos ver en rondas avanzadas.

– La seguiremos muy de cerca. Un placer contar contigo, Alberto.

Muchísimas gracias. Es un placer. Disfruto un montó como lector y como oyente vuestro. Ya sabéis, cuando queráis aquí estoy dispuesto a colaborar con vosotros.

 

Referencias:
twitter.com/Albercampeontv


8 comentarios

  • @Johann_Sturm 27 febrero, 2014

    Hola a todos, llego siguiendo Ecos desde el pasado verano, y desde entonces se ha convertido en un sitio de referencia, en el que tengo muy claro lo que puedo y voy a encontrar. Nunca me he animado a participar, porque tengo mucho más que aprender y que disfrutar que para aportar. Así que brevemente dejaros mi enhorabuena, a todo el equipo de Ecos y demás participantes, y muchas gracias.

    Pero hay días en los que sois demasiado, alucinante, uno puede disfrutar del articulo del partido del Madrid, puro deleite sosegado, que pude ver ayer. Disfrutar del articulo del partido del Galata-Chelsea, y además un articulo del Salzburg!!! Ahí ya, como residente en austria desde hace años, había tocado una de mis fibras más sensible.

    No vi el partido del Ajax-Salzburg,el día era pura resaca de dos jornadas de CL,pero a mediados del segundo tiempo un colega, austriaco, me llamó para que me conectara inmediatamente a verlo, estaban ganando 0-3 en Amsterdam, el proyecto que arrasa en la bundelisga austriaca estaba emergiendo en Europa, en en un palacio futbolistico de renombre. Valga el comentario de que Al Salzburg no es muy buen apreciado en la mayoría de las regiones de Austria, especialmente en Viena, donde Rapid y Austria ofrecen solera, o en Estiria donde el querido Sturm intenta volver a florecer. Pero ese día y el siguiente era diferente, aparte del Alaba, otro nombre austriaco salía en portada en una competición uefa. No más alusiones a la final de la recopa del Rapid, o al Madrid goleando al Sturm en los 90.

    He visto en el campo varios partidos del Salzburg en los últimos 3 años, y muchas discusiones con colegas, su dominio ha sido errático, a veces por impaciente en el proyecto, en la bundesliga, incluso un dominio antipático o beneficiado por la capa caída de otros juntos de solera. Pero este año parece diferente, el jueves pasado quizás fuera un primer asomar la cabecita de un fútbol y un proyecto que lleva tiempo gestándose.

    Respond
  • @DomingoPrez 27 febrero, 2014

    Gracias Ecos por estos contenidos. Tanto los artículos, que tratan por igual al Madrid que a un equipo austríaco, los comentarios de la comunidad, que son fantásticos, y el programa de radio… razones de sobra para que Ecos sea un sitio de culto

    Sobre la eliminatoria, pues a mí me sorprendió el resultado de la semana pasada. Sabía que el Red Bull centraría sus esfuerzos en dejar una buena actuación en Europa, pero es que el Ajax venía de no perder en el 2014. Los holandeses se han resarcido metiéndole 4 en casa al AZ, la duda está en como afrontarán el encuentro de hoy.

    Aunque yo prefiero ver un Salzburgo-Basel en la próxima ronda. Pinta muy bien. Yo tenía controlado de los austríacos a Kampl (y no solo por su peinado xD), pero habrá que echarle un ojo a los centrales y a Mané

    Respond
  • @migquintana 27 febrero, 2014

    @Johann_Sturm

    Gracias a ti por ser un asiduo, tío! Aunque debe ser la primera vez que hablamos de fútbol austriaco. xD ¿Y en Salzburgo cómo se va queriendo al club? He leído que la asistencia a los partidos ha crecido, pues había bajado a 10.000/11.000 hace un par de años, pero supongo que a muchos les seguirá costando reconocer a ese equipo como propio. Es el fútbol del Siglo XXI y hay que aceptarlo así, pero hay cosas muy delicadas.

    @DomingoPrez

    Muchas gracias, Domingo! A mí el más especial de todos me parece Kampl. El chico hace muchas cosas bien. Buen golpeo con la diestra, se mueve bien entre líneas, no para quieto, es intenso en la presión, es capaz de desbordar… Había leído que era un poco Bastian Schweinsteiger versión 1.0 por aquello de jugar por dentro y en banda, pero éste es un jugador más ágil. Me recuerda, aunque no es una comparación perfecta ni mucho menos, al Coutinho del Liverpool que empieza en banda izquierda y se va despegando. Y sí, ojalá un Salzburg-Basel en octavos.

    Respond
  • Abel Rojas 27 febrero, 2014

    @ Johann_Sturm

    Si a ti te gusta Ecos… te pido que hagas el esfuerzo para entender lo que nos gusta a nosotros recibir mensajes como el que acabas de escribirnos :-)

    Vello de punta. Muchísimas gracias por estos regalos. Lo decimos de corazón.

    Respond
  • Abel Rojas 27 febrero, 2014

    Chicos, lanzo una pregunta muy general para los que más conozcáis al Salzburgo: ¿podemos estar ante la repetición de lo del Zenit en 2008? ¿cabe esa posibilidad o es pasarse?

    Respond
  • @migquintana 27 febrero, 2014

    Yo creo que es pasarse. El Red Bull Salzburg es un equipo con una idea clara, bien trabajada y que demuestra ambición, pero no tiene jugadores de la entidad de ese Zenit. Yo creo que la comparación, a día de hoy, es la del Basilea de estos últimos años. Jugadores que pueden crecer, con mucha calidad y que forman un colectivo que se mueve unido. Esto te deja que pueden poner en problemas a cualquiera, porque lo de que tienen calidad no es una forma de hablar, pero se queda corto contra ciertos rivales. De todas formas, como siempre, hay que ver el sorteo.

    Respond
  • @Johann_Sturm 27 febrero, 2014

    Mi impresión, y es una impresión desde una región de Austria diametralmente opuesta a la de Salzburgo, es que supuso un proyecto rupturista en la historia reciente de la bundelisga, ambicioso y a veces impaciente, y que le ha conllevado problemas; uno pues, falta de conexión o por decirlo de otra manera, diferentes velocidades en la asimilación de la ambición del proyecto entre los gestores del club y los aficionados, y el segundo pues la generación de cierta antipatía con el resto de aficiones; es ahí donde al menos en los partidos que yo he asistido del Sturm Graz, y de discusiones con colegas, he visto una ciertas sobreexcitación para batirles.

    Sin embargo, la semana pasada, percibí algo distinto, la pequeña gesta se hacía propia o se hacía como motor de generación de ilusión propia en gente no aficionada al equipo pero sí seguidor del fútbol. Pero esto es difícilmente separable de la idiosincrasia del país con el fútbol, yo nunca había disfrutado da una mezcla de emoción y calma tan intensa como la de seguir los partidos en grupos bien de clubes o de selección. Por una parte, pura emoción por cualquier detallito técnico que por ejemplo Alaba pueda hacer, y pura la calma porque la falta de competitividad de clubes o selección deja al aficionado con un disfrute casi neutral de jugadores y clubes.

    En cuanto a aspectos menos subjetivos, hay un factor importante, la bundesliga esta casi decidida, no va a haber partidos de alta tensión en primavera en Viena o en Graz para el Sazlburg como otros años. Con lo cual pueden centrarse en la uefa, con un punto extra de preparación y ambición. Pero aun los veo lejos del salto a un nivel Zenit, les falta un nivel de calidad, sería una sorpresa. Lo que está claro es que e dominio nacional y el buen rendimiento por el momento en uefa les va a dar el empujón de tranquilidad y confianza para afianzar la tendencia del proyecto.

    Respond
  • Abel Rojas 27 febrero, 2014

    Pues entonces habrá que seguirlos con atención y entusiasmo pero sin perder perspectiva (esto es una pose, yo luego la pierde y los veré con un hype terrible 😛 ).

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.