Calidad e intensidad


“Gente con cierto peso como Borja Oubiña o Roberto Lago te reconocen que las buenas críticas les hicieron daño porque ellos llegaban al vestuario después del partido, leían los periódicos y, claro, se formaba una sensación de “somos muy buenos, jugamos muy bien, no tenemos suerte, pero ya llegará”. Y esto, en cierto modo, le restó exigencia al equipo. Jugaba bien, es cierto, pero había que pedir algo más. Debían saber competir mejor, amarrar los partidos, tener malicia en algunos momentos, una cierta capacidad de veteranía, y eso el equipo no lo tenía”, nos comentaba Juan Carlos Álvarez, periodista de “El Faro de Vigo”, hace un año.

El contexto de estas palabras, aunque quede cercano, conviene recordarlo. El RC Celta de Vigo acababa de volver a Primera División, estaba liderado por una joven generación de jugadores de la tierra y la propuestaLa crítica era muy buena, pero la clasificación no lo era tanto de Paco Herrera era eminentemente asociativa. En Balaídos se cantaba el ya tradicional “fútbol de salón”, la prensa nacional elogiaba su fútbol y varios de sus futbolistas, sobre todo Iago Aspas, encandilaban al aficionado español. Sin embargo, ni en sus mejores momentos el equipo puntuó acorde a estas sensaciones positivas. Su propuesta era atractiva y, de hecho, estuvo bien ejecutada en noviembre y diciembre de 2012, pero tuvo que ser el pragmatismo de Abel Resino, echando mano de jugadores como Natxo Insa, quien mantuvo, previo milagro, al club en la élite. Esta temporada, con Luis Enrique al frente, el Celta parecía seguir el mismo camino hasta hace un mes. Ahora, uno de los equipos más inocentes y débiles en ambas áreas de la Liga se ha convertido en un notable “sacapuntos. ¿Cómo lo ha hecho?

El Celta no ha cambiado su idea, pero sí su acierto.

Lo primero que hay que señalar es que el Celta no ha cambiado su estilo. Sigue sintiéndose cómodo con el balón, incorporando muchos hombres al ataque y, por tanto, siendo más activo que reactivo en sus acciones. EnF. Orellana ha revolucionado el perfil zurdo de los vigueses cambio, tácticamente, sí que ha habido matices nuevos que, por ejemplo, han transformado su 4-3-3 en un 4-1-4-1. Los números no son importantes e, incluso, son muy discutibles, pero ayudan a explicar la esencia de uno de estos cambios. En el Celta de la primera vuelta, los hombres de fuera (Nolito y Rafinha/Augusto) eran más delanteros que volantes. Estaban menos implicados en el juego, tocaban menos balón y tenían pocas obligaciones sin él. Ahora, tanto Orellana como el propio Rafinha, no sólo tienen un peso capital en el circuito de pases, sino que su desempeño tras pérdida ha ayudado a controlar esa deficitaria transición defensiva que tantos goles les costaron.

Al margen de este aspecto, dos nombres resultan importantes en la evolución del Celta. Ambos en la banda izquierda, el lado fuerte del equipo. En el lateral, Jonny ha acabado con todo debate a base de corrección en defensa y diagonales en ataque. En el interior, Krohn Dehli ha recuperado peso en el conjunto en detrimento de Álex López. El de Ferrol siempre suma con su llegada, pero el danés es el elemento más creativo de una plantilla que tiene toque pero no ideas.

Ahora, la banda izquierda del Celta funciona mejor.

Pero, ¿son suficientes estos cambios para explicar la mejora de efectividad en ambas áreas? El juego mejora las circunstancias en la que se llega a ellas, pero allí Orellana sigue teniendo el mismo físico enclenque y Cabral la misma propensión al fallo. ¿Cómo entonces es posible que el Celta, que estaba en descenso cuando remataba lo mismo que recibía (13-13), haya logrado diez de los últimos doce puntos con balance negativo en los disparos (11-14)? ¿Hay truco?

Sin desestimar el factor azar, que inclina dinámicas, la respuesta se puede encontrar en la propia esencia de su técnico. Luis Enrique es intenso, activo y exigente. Y el Celta, ahora, es intenso, activo y exigente. Ya no hay rastro de conformismo. Deben jugar y deben ganar. “El equipo está con mucha hambre, pero las estadísticas están ahí y con los mismos puntos en la misma jornada hay equipos que luego han bajado. Por eso no nos podemos fiar”, comentaba ayer Hugo Mallo. “Estamos en una dinámica bastante buena y no nos podemos relajar. Como nos relajemos, nos puede ganar cualquiera”, decía unos días antes Aurtenetxe. Queda por ver cuan profundo es este cambio en una plantilla tan joven como inexperta, pero Luis Enrique ya lo ha conseguido: su equipo respira, siente y juega como él.


12 comentarios

  • @DavidLeonRon 22 febrero, 2014

    Mirando la clasificación, el séptimo puesto que ya equivale a Europa League va a estar muy abierto. Entre la Real, sexta, y el Levante, séptimo, hay 3 partidos de diferencia. Creo que cualquiera que enganche una buena racha puede optar a ese puesto.

    Claro, a priori Valencia y Sevilla son muy favoritos a lograrlo pero quién sabe… El Celta está a solo 4 puntos.

    PD. A Rafinha igual hay que echarle un ojo individual pronto…

    Respond
  • Manu 22 febrero, 2014

    El nivel de Rafinha está siendo muy alto, no? Funciona muy bien en la banda, gana frecuentemente línea de fondo y saca buenos centros (cualidad nada despreciable). Lo de Orellana también destacable, porque a pesar de que su físico es endeble, se mata corriendo y apoyando todos los partidos. Si más encima produce goles y juego, pues muy bien.

    Lo malo, es que individualmente la defensa del Celta me parece de las peores de la Liga… Por lo que me alegra mucho más que estén levantando el vuelo.

    Respond
  • letissier 22 febrero, 2014

    Pues a mi me parece que Rafinha en banda es desaprovecharlo bastante… He ido viendo los últimos partidos, y Rafinha por dentro es cuando más saca su potencial. Capacidad para pedirla siempre, para tocar el balón casi siempre eligiendo bien, ordenando el ataque y poniendo tranquilidad y coherencia al juego. Cuando está de extremo suele tocarla poco, y el Celta se resiente creo yo, no tiene la misma fluidez de ataque.

    Respond
  • @migquintana 22 febrero, 2014

    @David León

    Yo creo que para ese puesto Valencia y Sevilla son más que favoritos. De hecho, creo que el Levante tiene más opciones a su manera de volver a Europa que los de Luis Enrique. Pero, bueno, sea como fuere, que el Celta vuelva a mirar más arriba que a abajo es muy importante para el club. Equipo muy joven, con la mejor generación juvenil de su historia formándose y una gestión económica impecable.

    @Manu & @letissier

    Yo creo que la está partiendo en ambos puestos. Porque Rafinha la está partiendo, vaya. Cada vez aparece más, desequilibra más y resuelve más. Es uno de los jugadores de la segunda vuelta sin lugar a dudas. ¿Lo ideal? Para mí que juegue de extremo, porque añade un punto de intimidación y peligro a su equipo que Luis Enrique necesita para ser profundo. Y, además, es que con Augusto Fernández en el interior se desenvuelve muy bien. Es un poco, para entendernos, como el Di María – Marcelo del Real Madrid.

    Respond
  • @Rayner_19 22 febrero, 2014

    A mí el Celta de las últimas semanas es uno de los equipos que más me apetece ver de la Liga. Es como el Rayo del año pasado, da gusto que un equipo que juega tan atrevido y ofensivo tenga la capacidad de puntuar de manera constante. Y con la explosión de Rafinha, la mejora de Jonny y las apariciones de Santi Mina, es que hay mucho jugador joven al que hay que ir viendo.

    Por cierto, que bien le va a venir a la Liga que la 7ª plaza valga Europa League. Hay muchos equipos que una vez salvados lo verán como posible objetivo, y hay más competición con eso.

    Respond
  • @DavidLeonRon 22 febrero, 2014

    @letissier

    "Pues a mi me parece que Rafinha en banda es desaprovecharlo bastante"

    El tema es que es un jugador "raro", siempre lo ha sido. No veo en él un interior de los de colaborar 100% en el juego a 100 toques pero tampoco es que sea Robben vaya. Su posición ideal no es ninguna de la dos para mí, pero tampoco sé exactamente cuál sería. Creo que más que un rol, Rafinha necesita un equipo y unos compañeros muy particulares que le creen el espacio y el escenario exacto.

    Respond
  • Abel Rojas 22 febrero, 2014

    @ Manu

    “El nivel de Rafinha está siendo muy alto, no? Funciona muy bien en la banda, gana frecuentemente línea de fondo y saca buenos centros”

    Muy, muy buenos. Sus roscas son terribles.

    @ Letissier

    “Pues a mi me parece que Rafinha en banda es desaprovecharlo bastante…”

    A medio plazo, no lo sé. De cara a hoy, me parece una afirmación precipitada.

    Rafinha se está saliendo jugando arriba. Ha marcado diferencias muy superiores a las que ha marcado jugando como interior. En esta 2013/14, creo que es objetivo que el Rafinha que más ha aportado a su equipo, diría que con cierta diferencia, ha sido el que ha jugado como extremo.

    En el futuro ya se verá. Tiene condiciones para los dos puestos.

    Respond
  • Abel Rojas 22 febrero, 2014

    @ Rayner

    "A mí el Celta de las últimas semanas es uno de los equipos que más me apetece ver de la Liga. "

    Claramente, diría. Es un equipo que juega con mucha ilusión, mucha energía y que está bien construido.

    Aunque en la última jornada la verdad es que no me gustó tanto. Por no decir que no me gustó nada 😛 Pero fue un partido aislado.

    Respond
  • @J_L_Alonso 22 febrero, 2014

    Yo prefiero a Rafinha en el centro para dar un toque distinto y de imaginación ahí y aprovechar el guante de Augusto en banda, lo bueno, es que se cambian bastante de posición cuando juegan ambos.

    Y aún queda Welliton que está haciendo su "pretemporada". A ver como rinde, no espero mucho, pero puede ser algo interesante.

    Respond
  • BdeB 22 febrero, 2014

    Claro ejemplo de la intensidad ganada el partido con el Atletic de Bilbao, si mal no recuerdo a los vascos les costaba un mundo llegar al área del celta por culpa de la presión en conjunto del equipo, incluso sacar el balón jugado les costaba

    Respond
  • @Seryio6 23 febrero, 2014

    Grande Lucho. Es un fenómeno.

    @ Letissier

    "Pues a mi me parece que Rafinha en banda es desaprovecharlo bastante…"

    Como dice @David, realmente no tiene una posición "suya", al menos en un 4-3-3. El error sería encorsetarlo. A Rafinha hay que buscarlo, dejarle hacer y que se muevan el resto. Es cierto que es muy bueno en el centro, pero también es que su 1×1 y su verticalidad en algunos tramos reclaman una posición más cercana al gol.

    Que tenga a Augusto por detrás es un gran acierto de Lucho. Así siempre habrá alguien en la derecha cuando Rafinha tire hacia dentro. En mi opinión, ahí es cuando hace realmente daño, cuando va de fuera hacia dentro, sobrecargando la zona. Y claro, cuanto más se acerquen este y Krohn-Delhi, mejor para el aficionado, el Celta y su clasificación.

    ¿Y qué me decís de Charles? ¿Puede ser uno de estos killers de segundo nivel (entendiendo que el primero serían los "caros") made in La Liga a por los que van los Valencia, Altleti o Sevilla a corto plazo?

    Respond
  • M_Gandara 24 febrero, 2014

    Pues que queréis que os diga, a pesar de que la mejora es evidente, sigo viendo al equipo demasiado dependiente de la inspiración de Rafinha. Eso no es bueno, sobre todo teniendo en cuenta que es un jugador que no tenemos en propiedad. Con su calidad, yo soy de los que piensa que debería jugar más liberado, por el centro, y con más capacidad para llegar.

    Os puedo asegurar que por Vigo, la gente no está tan convencida con Luis Enrique, y que existe bastante mosqueo con jugadores como Nolito, al que se le ve muy desganado, a pesar de que debería ser uno de lo que marcase las diferencias.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.