Guerrero deslavazado


De físico muy peculiar, trote extraño y porte algo corvado, la imagen de Fernando Soriano nos retrotrae a aquel fútbol que se jugaba con dos delanteros y en el que los extremos pisaban la línea de cal. Aquel fútbol no demasiado lejano que ahora suena tan romántico como el impacto de una bota negra a un Mikasa. Aquel fútbol de campos imperfectos en el que ciertos gestos técnicos quedaban reservados a unos cuantos elegidos. Aquel fútbol en el que, seguramente, nadie se hubiera confundido con Soriano.

¿Mediocentro o mediapunta? El debate de su carrera.

Engañados por su físico y seducidos por su sacrificio defensivo, no fueron pocos los entrenadores que creyeron encontrar en Fernando Soriano a un pivote perfecto para ejercer labores de recuperaciónEn el centro se sentía limitado, sin libertad. Tenía sentido. A fin de cuentas, lo primero que llama la atención al verle sobre un terreno de juego es su capacidad para abarcar metros, su simplicidad con balón y su intensidad sin él. Sin embargo, ni acompañando a Leo Ponzio en Zaragoza (2002-2005) ni haciendo lo propio con Patxi Puñal en Osasuna (2010-2011) demostró ser futbolista para esas lides. Soriano no se encuentra cómodo anclado al centro del campo. Se siente exigido. Limitado. Atado por unas cadenas que le impiden ser el jugador que él siente que es. Si estos problemas ya no se le asocian a su figura es debido a que, entre ambas experiencias, cruzó su destino con la pizarra de un joven técnico guipuzcoano que estaba comenzando a demostrar su habilidad para potenciar el rendimiento de jugadores muy específicos.

Al llegar a la UD Almería, Unai Emery cambió por completo la carrera de Soriano con sólo adelantarle unos metros. No era una posición nueva para él, pues precisamente en ese rol de llegador había brillado en elU.Emery le hizo enganche en el Almería de 2006 filial del Zaragoza, pero el público de la Primera División sí que descubrió a un jugador renovado. Por delante del doble pivote (Juanito y Melo/Iriney), escoltado en las bandas por dos balas (Crusat y Ortíz/Piatti) y por detrás de un nueve de mucha movilidad (Negredo), Soriano comenzó a hacerse un hueco en las crónicas. Sus condiciones por fin encontraban acomodo, y éstas eran de tremenda utilidad. Tenía libertad para realizar sus esfuerzos largos, podía jugar a pocos toques y, además, tenía el permiso obligado de cargar el área. Una pauta que, en menor o mayor medida, se mantuvo con los siguientes entrenadores y que le terminó convirtiendo en uno de los jugadores más queridos de la ciudad.

Ya es más que un jugador para el club almeriense.

Tras su decepcionante paso por El Sadar, una plaza en la que en un mundo paralelo le considerarían uno de los suyos, regresó a Almería. De nuevo por detrás del punta, Fernando Soriano volvió a convertirse en imprescindible tanto para Javi Gracia (12 goles en la temporada del ascenso) como para Francisco. Y es que, sin mostrarse demasiado, cada jugada pasa por él. Amortigua un balón en largo de Esteban, da continuación a una pelota que le sirve Verza, abre a banda para Vidal o acompaña a Rodri en el área. Sus 34 años le han restado potencia, fondo y retorno defensivo, pero eso no le impide seguir ayudando a su equipo en todos los frentes. Es su carácter, su personalidad. Su curiosa condición de guerrero deslavazadado.


11 comentarios

  • Abel Rojas 14 enero, 2014

    Para mí, mediapunta sin dudar. Un mediapunta atípico, lento y sin regate pero mediapunta al fin y al cabo.

    Mi equipo favorito de los que condicionó, el Almería de Lillo en el año que salvaron. Con Bernaderllo de mediocentro, él de mediapunta y Crusat y Piatti en banda.

    Soriano es un jugador de los que permite dominar a equipos humildes. Fetiche.

    Respond
  • @DavidLeonRon 14 enero, 2014

    Buscadme un jugador con el que compararlo.

    No sé por qué pienso en Fellaini, pero está claro que no es igual, volumen capilar aparte.

    Respond
  • Abel Rojas 14 enero, 2014

    Pero no está mal tirada. Nada mal.

    Respond
  • @Rayner_19 14 enero, 2014

    @DavidLeon

    "No sé por qué pienso en Fellaini, pero está claro que no es igual"

    Pues a mí me parece muy buena, aunque el belga es un jugador de muchas más posibilidades (además del nivel).

    Respond
  • @migquintana 14 enero, 2014

    Seguramente lo más parecido es Fellaini, sí. El belga tiene más posibilidades con el balón como dice @Rayner_19, amen de que su físico es mucho más diferencial, pero la idea de jugador es bastante similar. Porque Soriano no tiene fútbol para jugar en el centro del campo, pero según ha pasado los años ha ganado en lectura y jugando a pocos toques rara vez no suma. La cuestión es, siguiendo esta comparación que habéis buscado, ¿Fellaini también fracasará en el centro del campo y volverá a los 3/4?

    @Abel

    Yo es que casi diría que no es ni mediapunta, que es segundo delantero. O que al menos lo era, en su día. No sé si recuerdas, pero en el Almería pos-Negredo tanto Hugo Sánchez como Lillo le utilizan bastante como referencia arriba cuando debían visitar campos complicados como el Bernabéu o el Camp Nou. Y se le terminaba elogiando por su gran trabajo en todas las facetas del juego, por cierto.

    Respond
  • Mark 14 enero, 2014

    "Buscadme un jugador con el que compararlo."

    Raul Garcia?

    Respond
  • @migquintana 14 enero, 2014

    Pues creo que Mark ha encontrado ganador. Sobre todo porque es otro jugador que fracasó en el centro del campo cuando vieron en él el jugador que no era. Luego volvió a la mediapunta/enganche y la rompió, porque antes de Simeone se casca un temporadón tremendo en Pamplona.

    Respond
  • Cantrell 14 enero, 2014

    El caso de Fellaini me parece excesivamente sangrante, en el doble pivote no aporta nada, tal vez en un centro de campo de 3 como interior "largo"…

    Jugador totalmente desaprovechado en el United, con la lesión de Van Persie habría sido una opción un Rooney – Fellaini.

    Respond
  • vi23 14 enero, 2014

    Fernando, del Valencia de finales de los 80, principios de los 90

    Pero Raúl García está muy tirada también…

    Respond
  • piterino 15 enero, 2014

    Es cierto que hemos visto la mejor versión de forma continuada de Soriano en esta posición más adelantada, aunque la primera mitad de su carrera la jugó como pivote o interior metros atrás. Y de hecho le vimos a muy buen nivel siendo importante ahí en el Recreativo del ascenso de 2002.

    Curiosamente, en el Almería que asciende en 2007 no fue pieza tan clave como ha sido después. En la inolvidable campaña '07/08 del equipo de Emery en Primera es cuando empieza a alternar su puesto clásico con el nuevo más adelantado, alternándose con Corona en el mismo, y con Juanito en ser acompañante de aquel inconmensurable Felipe Melo en el doble pivote.

    Nunca fue un futbolista rápido, y menos aún de movimientos que de ejecución. Además, tras dos lesiones (una bastante grave), se termina de convertir en un jugador objetivamente lento, lo que le destierra del doble pivote definitivamente y creo que le acaba dando un "plus" a su juego, pues siempre tuvo calidad para jugar en corto y orientar jugada cerca de la frontal, e instinto para llegar al área

    Respond
  • […] Durante la mayor parte del encuentro, el Almería jugó mejor que el Barcelona. Sin relativizar, sin pasar por el filtro de la diferencia presupuestaria o la expectativa previa. Los chicos de Francisco atacaron con cierta continuidad y apenas sufrieron en defensa. Lo hicieron siguiendo un plan que no pareció nada brillante, ni en su concepción ni en su aplicación, pero que, al menos, era un plan. […]

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.