Crecieron juntos


“Yo llegué a Sevilla con 27 años sin saber apenas qué significaba este club, pero ahora puedo decirlo: el Betis es distinto”. En 2010, Pepe Mel se encontró al conjunto bético en las mismas circunstancias en las que lo había conocido en 1989: en Segunda División, con muchos problemas económicos y necesitado de un impulso emocional. La diferencia entre ambos momentos, como él mismo explica, iba más allá de que antes se vistiera de corto y ahora con corbata. La diferencia, la gran diferencia, es que Pepe Mel ahora era bético. Un tema que puede llegar a sonar baladí, tribunero o incluso accesorio, pero que recientemente hemos visto lo beneficioso que puede resultar. Identificarte y conocer el club que lideras te da un extra, un plus, que el Real Betis Balompié necesitaba.

Porque la situación, realmente, era muy delicada. La inestabilidad institucional (cuatro presidentes en doce meses) y las dificultades para hacer frente a las deudas (entra en proceso de concursal) teñían de gris el futuro deportivo de un club que vivía su segundo añoCuando Pepe llega al Betis, la situación del club es muy delicada en el infierno lleno de dudas. “En la primera pretemporada, recuerdo que un periodista me preguntó si íbamos a pelear por ascender o por no descender”, rememoraba el técnico madrileño. Aún así, la realidad futbolística no era mala. Se habían ido piezas muy importantes como Sergio García o Mehmet Aurelio, pero la plantilla aún tenía futbolistas contrastados, como Iriney o Emana, con los que emprender el camino de vuelta a Primera. No sería fácil, pues tuvo que lidiar con el ruido exterior mientras agrupaba a una masa social muy desorientada, pero lo terminó logrando de forma brillante: el Betis ascendió al ganar la Liga Adelante más potente que se recuerda. Además, lo hizo coleccionando los elogios del fútbol nacional, un aspecto que Pepe Mel consideraba fundamental para su idea de club: “Creo que el Betis en Primera es una necesidad. Debemos intentar recuperar esa simpatía que el Betis generaba en todos los campos. Me gustaría recuperar eso, esa solera que tenía el club”.

Volver a proyectarse como un club carismático era uno de los pilares del nuevo proyecto que emprendió el Betis aquella temporada, pero evidentemente no era el único. Ni el más importante. El club debía adaptarse a su nueva realidad económica, en la que cada inversión tenía que ser tan reducida como certera. De esta manera, en los cuatro años de la era Mel sólo dosLos apuros económicos obligaron a Pepe Mel a exprimir a los fichajes y tirar mucho de cantera fichajes superaron el millón de euros (Jorge Molina 1,6M & Xavi Torres 2,8M), dejando así un balance final positivo de tres millones. En que los resultados deportivos no se resintieran, sino que además se potenciaran año a año superando cualquier previsión, tuvo mucho que ver el técnico madrileño. En primer lugar, porque logró sacar un gran rendimiento a jugadores que estaban catalogados como “de Segunda” hasta convertirlos en jugadores asentados en Primera. Sobresale el caso de Rubén Castro, que con Mel ha terminado siendo todo lo que prometía en la UD Las Palmas, pero también es el de Jorge Molina, Salva Sevilla o José Antonio Dorado. Y en segundo lugar, porque se apoyó de forma continuada en una cantera que no dejó de producir talento. En concreto, fueron 16 los futbolistas que dieron el salto en este periodo: desde Beñat y Cañas (2010) hasta Nono y San Miguel (2012) pasando por Pozuelo y Vadillo (2011). “Yo mido la cantera por la gente que llega al primer equipo, más que por los resultados de un juvenil o un cadete”, argumentaba. Una idea compartida por el club que propició “El proyecto Heliópolis”, con el que la entidad pretende potenciar su cantera hasta lograr que, en un plazo estimado de diez años, el 70% de la plantilla del primer equipo sea de la casa. Le está costando arrancar, pero como decía el propio Mel: “el futuro del Betis tiene que ser éste, porque no podemos competir económicamente con muchos equipos”.

Durante su etapa en el banquillo bético, Pepe Mel demostró una gran versatilidad táctica.

Con el bloque bastante asentado y varias cesiones muy apropiadas (Paulao, Jefferson Montero y Santa Cruz), Pepe Mel comenzó su segunda temporada en el Betis con la misma fórmula con la que se había dado a conocer ante el Barcelona de Guardiola en la Copa del Rey: mucha cuota de balón y muchos hombres involucrados en ataque. El inicio fue prometedor con cuatro victorias en otros tantos partidos, pero pronto el talento táctico de la Liga BBVA comenzó a condenar una propuesta a la que le costaba encontrar la vía del gol y que concedía demasiadas facilidades. Del 12 de 12 al 1 de 30. Diez partidos sin ganar; nueve derrotas. Con Pepe criticado y cuestionado, la directiva medió para que alterara su idea futbolística. Es decir, le pidió que ganara. Como fuera. No tenía que ser el “Barcelona de Segunda”, sino un equipo competitivo en Primera. Mel escuchó, cambió y comenzó a dibujar al Betis que luego entraría en Europa.

La solución que encontró el técnico madrileño no funcionó el primer día (derrota en Pamplona), pero si en el segundo (2-1 ante el Valencia) gracias a dos goles de Rubén Castro en los minutos finales. El canario salvó el puesto de Mel aquel sábado, pero su relevancia no se quedaría ahí. No iba a ser un mero goleador. Ni siquiera sólo su estrella. Rubén era la posibilidadLa velocidad de Rubén Castro dio victorias, pero Pepe Mel no logró enamorar al Villamarín de cambiar de estilo, pasando de jugar con un 55% de posesión a hacerlo con un 40% sin perder producción ofensiva. Rubén era la versatilidad táctica que permitía jugar en 4-4-2, 4-2-3-1 o 4-3-3. Rubén era la pizarra de Mel, hasta el punto de que sus ausencias se traducían en derrotas. “Lo principal es que hoy somos más verticales por la velocidad de los extremos y de Rubén Castro, así que cuanto antes los pongamos en contacto con la pelota más gana el equipo. Antes las cualidades eran distintas y elaborábamos más el juego, pero los resultados están siendo buenos y hay que estar contentos con esto”, explicaba Pepe Mel. El acierto del delantero (16 & 18 goles en la Liga BBVA), se tradujo primero en la permanencia en la 11/12 y, posteriormente, en la clasificación para la Europa League en la 12/13. Por el camino, el Betis encontró en la velocidad y en la intensidad su patrón de juego. El equipo recuperaba arriba con Cañas, trazaba ataques cortos con Beñat y la calidad individual de atacantes como Dorlan Pabón hacía el resto. Sin embargo, era un Betis muy mecánico. Demasiado para un club que siempre se ha sentido ligado al carácter artístico del juego. Va en su sangre, y contra eso no se puede ni se debe luchar. El Villamarín, pese a las numerosas victorias, nunca se entregó por completo. Mel lo había conquistado, pero no lo llegó a enamorar.

Sea como fuere, el vestuario estaba convencido. “Es más importante dominar la gestión de un grupo que acertar con un sistema o en la táctica que vas a usar. Manejar un grupo de chavales jóvenesLos derbis sevillanos se le iban a complicar desde el primer minuto, cada uno de su padre y de su madre, que luchan todos a una y creen en un entrenador, es vital. Tener a los jugadores contigo es acercarte en un tanto por ciento muy alto al éxito”, exponía Mel. En sus tres primeras temporadas ese éxito se trasladó prácticamente al día a día, pero no se alcanzó en los dos partidos más importantes del año: los derbis ante el Sevilla. El entrenador bético comenzó golpeando primero (1-2 en el Pizjuán), pero luego se vio muy superado tácticamente por Michel (derrota 5-1 en el Pizjuán) y, sobre todo, Unai Emery (3-3 en el Villamarín, derrota 4-0 en el Pizjuán). “Después del 5-1 me quería morir, me fui con mi mujer a Cádiz y estuve dos días perdido. Sabía lo que me esperaba. El primer entrenamiento fue durísimo, lo pasé muy mal. A partir de ahí todo cambió, el Betis fue para arriba y el Sevilla, curiosamente, para abajo. Me quedo con los seis puntos que le hemos sacado al Sevilla”, razonaba el entrenador verdiblanco. Ciertamente en los derbis fue superado desde el primer minuto, pero en su mérito está el haber levantado al equipo después de semejante derrota. Aunque se suela decir, un partido así no vale sólo tres puntos. Un Betis – Sevilla puede llegar a marcar un curso entero. Pepe Mel, pese a la mayúscula decepción, lo evitó.

Cuando más arriba estaba, las fichas de su particular dominó fueron cayendo una a una.

Tropiezos puntuales al margen, Pepe Mel acabó la pasada temporada como uno de los técnicos con mejor reputación de la Liga BBVA. Su nombre comenzó a sonar con fuerza para varios banquillos que, en teoría, podían suponer un paso adelante en su carrera, pero decidió renovar hasta 2017. “Yo estoy ahora mismo metido en una historia, por llamarlo de alguna forma, de ver crecer a un club que lo hemos cambiado radicalmente. Verlo crecer lentamente y llevarlo de la mano. Estamos creciendo juntos”, comentaba. Un discurso que no era puntual, sino que había mantenido durante toda la temporada. En cada rueda de prensa y en cada entrevista, Mel se esforzaba por mandar un mensaje largoplacista. “Yo deseo hacer más de 262 partidos y dejar a Serra Ferrer atrás, porque significaría que llevo mucho tiempo aquí. Es un deseo y un sueño, pero la realidad es que después de Valladolid vendrá Getafe. Los entrenadores sabemos que en todos los contratos hay una letrita pequeña que pone que el balón tiene que entrar y, si no lo hace, tienes problemas”, decía en lo que, visto con perspectiva, terminó siendo una involuntaria premonición.

En verano muchos titulares decidieron tomar otro camino (Beñat, Cañas, Mario, Pabón, Campbell…) y, aunque la imagen del debut en el Bernabéu fue positiva, Mel no logró adaptarse a los cambios ni tampoco a disputar dos competiciones. Pareció perder ese don por el que, como él mismo decía, cada vez que intentaba una cosa le salía bien. Y, en realidad, es que lo había perdido. Rubén Castro, el trampolín que construyó Mel para saltar de Segunda a la Europa League, sólo ha podido disputar 140 minutos este curso. Sin él, el Betis perdió gol. Sin él, el equipo se fue rompiendo. Sin él, Mel no tenía joker. Lo recuperó para el último partido, pero ya era tarde. La dinámica negativa había atrapado al equipo, y el destino lo remató con un giro argumental muy cruel. En la mejor actuación del Betis en meses, Rubén tuvo una ocasión clarísima para marcar el 3-1 y así respaldar a su principal valedor. Pero el balón no entró. “Le di muchísimas vueltas a esa oportunidad, porque de marcarla Pepe hubiera seguido aquí. Habríamos logrado los tres puntos y la gente estaría más tranquila. Con Mel tenía algo especial, me conocía, y conmigo siempre se portó muy bien. Va a ser muy complicado para mí y para todos”, reconocía ayer el canario en una entrevista en la que también dijo “que era un amigo, un padre para él”. Como avisó Pepe Mel, la directiva se remitió al día siguiente a la “letrita pequeña” del contrato. Su sueño se había acabado, pero en su emotiva despedida hizo un esfuerzo para, entre lágrimas y con la voz cortada, resumir en un par de frases el sentido de sus tres años y medio al frente del Real Betis Balompié: “Quiero dar las gracias al beticismo en general, a la gente de a pié, y les pido por favor que el mismo cariño que han tenido conmigo se lo den al nuevo entrenador que viene. […] El beticismo ahora tiene que estar unido; Garrido es ya uno de los nuestros”.

···


···

HAZ CLICK AQUÍ PARA VER TODAS LAS COLECCIONES DE
– ORIGEN | ECOS –

···


25 comentarios

  • @DomingoPrez 13 diciembre, 2013

    Impresionante. De verdad, magnífico artículo, con los que más he disfrutado leyendo. Y el último párrafo, brutal, muy emotivo. Enhorabuena (y gracias) Quintana, menudo lujazo te has marcado 😀

    Pepe Mel se merecía un artículo como este. Espero, es más, deseo, que su aventura en el Betis sea un punto y aparte, para que la retome en un futuro. Mientras, me gustaría verlo en tierras inglesas.

    Como recuerdo personal de Pepe Mel, tengo en mente un partido que tuve la suerte de presenciar en directo. UD Las Palmas 2-2 Betis. De la temporada 2010/2011, recuerdo ese encuentro a la perfección. Más de 20.000 personas en el campo (algo difícil de ver hoy en día), el Betis remonta el gol de Jonathan Viera, expulsan a Emana, los típicos pitos a Rubén Castro… y el empate en el descuento de Sergio Suárez, de falta directa, en la portería que me quedaba más cerca. Locura. El Betis llegó líder, y daba la sensación de equipazo, de conjunto poderoso. Y yo me quedé con esa sensación. Y es el Betis con el que me quedo, el de estos últimos años. Y Pepe Mel ha sido el artista que lo construyó. Maravillosa persona, no todos actuarían igual después de lo que le han hecho. Desde aquí, ha ganado un admirador

    Respond
  • @migquintana 13 diciembre, 2013

    @DomingoPrez

    Me alegro, Domingo! 😉

    La verdad es que esa Liga Adelante 2010/2011 ha ido dejando historias muy bonitas. El año pasado repasábamos la de la Real Sociedad, que es de una temporada anterior, pero la del Betis no se queda atrás. Y por allí andaba el Rayo de Sandoval, el Celta de Herrera, el Elche de Bordalás, el Valladolid, el Granada de Fabri, la UD Las Palmas de Jémez, el Barcelona B de Luis Enrique… y seguro que me dejo algún equipo-entrenador que luego hayan tenido relevancia en la Liga BBVA. Y, con todo eso, el Betis de Mel ascendió líder demostrando bastante solidez y jugando muy bien al fútbol. No sólo funcionaron los canteranos que ascendieron al primer equipo, sino que ese verano es el en el que llegan Rubén Castro y Jorge Molina, que al nivel que estuvieron son medio ascenso para cualquier equipo.

    Respond
  • Peter Sword 13 diciembre, 2013

    Ya se sabe que el fútbol no trata de justicia, sino de resultados.

    Siempre me ha gustado Pepe Mel, más por su forma de ser y pensar que por sus quehaceres tácticos. Y me pasó con él como con Sandoval, que tenía ganas de verle con un equipo grande a ver qué podía hacer.

    Le deseo la mejor de las suertes.

    Respond
  • antonioduran93 13 diciembre, 2013

    Qué pedazo de artículo, Quintana. Ya era hora de un homenaje a Mel en Ecos 😉 Soy bético y puedo asegurar que el vínculo que compartían Pepe y el beticismo era absoluto. Hacía muchísimo, pero muchísimo tiempo que un entrenador no dejaba tanta huella aquí. Como bien has explicado -felicidades por toda la documentación, por cierto. No te has dejado ni un cabo suelto-, Mel cogió al equipo en una situación super delicada. El club estaba verdaderamente frágil, y aunque fuera un poco irreal la hipótesis, hubo unos meses en los que se llegó a temer por su desaparición. Y lo que ha hecho este hombre en 3 años y medio es algo impresionante. Es cierto que nunca fue un entrenador tácticamente brillante, de hecho, el Betis ha ido perdiendo esa identidad que forjó entre las temporadas 2010/11 y 2011/12, una identidad de toque y de buen trato de balón que nos hizo llevarnos elogios de todas partes, porque verdaderamente hacíamos un fútbol atractivo. Com digo se fue perdiendo esa identidad y nos fuimos transformando en un equipo más efectivo que metódico. El Betis del año pasado, el que se metió en Europa ocho años después de la última vez, no llegaba a enamorar como dices, porque era demasiado mecánico. Dominaba por intensidad. Esa transformación ha terminado haciéndole daño. Se han ido Beñat, Cañas y la posibilidad de controlar el medio campo se ha difuminado totalmente, porque hoy esta plantilla no tiene futbolistas que sean capaces de dar ese equilibrio. Y lo más importante, perdiendo a Pabón, a Campbell y a Beñat, y sumándole la baja de Rubén Castro, pierdes a 4 futbolistas que hicieron el 60% de los goles del año pasado. Y bueno, lo que ha pasado, pues está claro, el equipo no se ha reforzado lo suficientemente bien como para cubrir tantas ausencias. Yo tampoco soy muy crítico con ello, pero aquí en Sevilla la gente está enfadadísima con la planificación que se hizo este verano. Prácticamente todos los fichajes están saliendo mal, y eso evidentemente no ayuda.

    Por cierto, haces mención al tema de aquella eliminatoria de Copa contra el Barcelona. Aquello de veras que fue impresionante. Es que en el Camp Nou el Betis aguantó el 0-0 durante más de una hora -e incluso teniendo ocasiones claras- ante el mejor Barça de Guardiola, el que contaba sus partidos en casa por manitas. Aquello fue precioso, porque además era una eliminatoria que se televisaba en abierto y para los que eran ajenos a nuestra trayectoria en Segunda ese año fue como "joder, cómo juega el Betis". El pecho ahí se nos hinchaba a nosotros, claro. Mel, que nunca se calla cuando hay posibilidad de alavar a sus chicos, llegó a comentar Pep le había confesado que eran hasta entonces el equipo que más difícil le había puesto las cosas a su Barça en el Camp Nou, por encima de todos los de Primera.

    En fin, pues eso, que Mel no es que fuera demasiado rico en cuanto a métodos o esquemas, pero a nivel de psicología, a nivel de ganarse a una afición, a un vestuario, es, de largo, el mejor que ha pasado por Heliópolis en mucho tiempo. Por eso dolió tanto que lo destituyeran, porque marcó mucho aquí, y tenía un apoyo prácticamente absoluto (90% diría) de la afición. Yo escribí esto cuando se fue http://elminuto93.wordpress.com/2013/12/03/un-lla

    Un saludo!

    Respond
  • antonioduran93 13 diciembre, 2013

    PD: el partido del Camp Nou del que hablo es este http://www.youtube.com/watch?v=rlvVKWaOvPA y me he equivocado. No se mantuvo hasta el 65 el 0-0, como yo pensaba, porque hay gol de Messi en el 44'. Si tenéis la oportunidad, miraros el vídeo, el Betis en ocasiones con 7 y 8 jugadores en campo azulgrana, incluso sin pelota.

    Respond
  • @DavidLeonRon 13 diciembre, 2013

    Qué bonita fue la eliminatoria con el Barça, de verdad que sí. La ves ahora y te das cuenta como esa plantilla bética tenía ganas de exhibirse y mostrar el nivel real que tenían los Salva Sevilla, Beñat, Castro, Molina y compañía… El gran Barça necesitó de superMessi (4 goles) para pasar con comodidad.

    Ha sido una pena esta ruptura Mel-Betis pero da la sensación de que no había más remedio. Imaginé a Mel como un nuevo Serra pero no ha podido ser.

    Por cierto, ayer vi un ratito al Betis y de nuevo mal… hay que darle tiempo a Garrido pero está claro que, por su situación en la tabla, no lo tiene.

    Respond
  • Abel Rojas 13 diciembre, 2013

    @ Domingo

    La verdad es que Pepe Mel es uno de los pocos entrenadores que optó por el arte más puro en Segunda División.

    Aunque hay que reconocer también que tener a Emaná, Jorge Molina y Rubén Castro en la categoría de plata era una ventaja bastante suculenta. ¿Quién ha tenido tres así en la Liga Adelante?

    @ Sword

    Pues la verdad es que sí, a Sandoval se le echa de menos por Primera. Estaría bien volver a verlo dentro del circuito.

    Respond
  • Abel Rojas 13 diciembre, 2013

    @ Antonio Durán

    "y tenía un apoyo prácticamente absoluto (90% diría) de la afición."

    ¿Seguro? A mí me ha sorprendido mucho preguntar entre mis amigos béticos y encontrarme a muchos, pero a muchos, que comprendían y apoyaban la decisión, Antonio. Alegaban que Mel se había acercado demasiado "al Betis", por así decirlo, y se había quemado. Y que en la situación actual un técnico que adoptara una actitud más distanciada y "normal" podía ser la solución a corto plazo.

    Respond
  • @alexchino93 13 diciembre, 2013

    “Le di muchísimas vueltas a esa oportunidad, porque de marcarla Pepe hubiera seguido aquí. "
    Yo creo que no hace falta poner mucho más por que la frase lo dice todo. Muchas veces hay que mirar más allá del resultado.

    Respond
  • @DavidGlez6 13 diciembre, 2013

    Genial. Me parece una explicación perfecta para todo lo sucedido.
    Solo una pega: último párrafo, entre paréntesis-> "(Beñat, Cañas, Nacho, Pabón, Campbell…)" Nacho sigue en el Betis.

    Respond
  • Jaime 13 diciembre, 2013

    En primer lugar me gustaría felicitar a Quintana por el excelente artículo, me ha despertado muchas emociones al leerlo, así que espero que me permitáis un comentario desde el punto de vista emocional y no el meramente futbolístico. Yo soy de Albacete. No tengo ningún tipo de conexión con Sevilla. Y soy bético de corazón y desde niño, porque el Betis es así, si te engancha da igual de donde seas, que ya no te escapas. Con el Betis he vivido cosas muy buenas y muy malas en mis 20 años de conciencia futbolística. Y los años anteriores a 2010 fueron duros. Salvarse por los pelos, sufriendo en Santander como nunca, descenso, pero sobre todo fue especialmente duro la pérdida de identidad que sufrió el Betis. Al no vivir en Sevilla sigues al Betis de manera diferente, no puedes arroparte con los tuyos cuando pintan bastos. Esa lejanía unida a una entidad desorientada en todos los aspectos te sumen en una melancolía futbolística. Y entonces llegó Mel, y nos devolvió la ilusión y nos dio un equipo con el que volver a identificarnos. De cuestiones tácticas y futbolísticas hay mucha gente en esta comunidad que sabe mucho más que yo pero lo que ha conseguido Mel con un Betis en esta situación es de órdago. Y la comunión con la afición es clara y ahí está en cualquier encuesta. La destitución de Mel ha sido un palo. Yo realmente confiaba en que pudiera revertir la situación (dudo que cualquier otro con todos los hándicaps que ha tenido el Betis esta temporada, el principal no contar con Rubén, hubiera podido sacar mucho más), que hay que recordar que ya levantó al equipo en situaciones difíciles. Sólo me queda desearle lo mejor, agradecerle que me devolviera la ilusión y esperar volver a verle de nuevo en ésta su casa.

    @DavidLeon
    Yo también imaginé a Mel como un nuevo Serra, pero la verdad es que las realidades del club son muy diferentes. Serra estuvo en un Betis que podía mantener a sus grandes jugadores y que podía adquirir buenos recambios para los que salían. Tristemente Pepe no ha podido tener esa suerte y que prácticamente ningún fichaje de este año haya rendido ha sido una pesada losa.

    @DavidGlez6
    Supongo que donde han escrito Nacho querían escribir Adrián

    P.D. Que placer poder contar con una comunidad para disfrutar del fútbol como Ecos del Balón. Muchas gracias por vuestro excelente trabajo y felicidades por disponer de un foro de debate de tan alta calidad

    Respond
  • @DavidLeonRon 13 diciembre, 2013

    @Jaime

    "Yo soy de Albacete. No tengo ningún tipo de conexión con Sevilla. Y soy bético de corazón y desde niño, porque el Betis es así, si te engancha da igual de donde seas, que ya no te escapas"

    No te creas que es tan raro. Igual meto la pata pero el Betis debe ser de los clubes con más aficionados fuera de su ciudad de toda la Liga. Hay mucho bético.

    Respond
  • @migquintana 13 diciembre, 2013

    @DavidGlez6

    Sí, sí, me refería a Mario. Una de las bajas menos comentadas del Betis por motivos obvios, pero que para mí ha pesado mucho. No es por hacer de menos a Amaya, Perquis o Jordi Figueras, pero el Betis más sólido y seguro atrás fue con Paulao + Mario. Una pareja sin mucho nombre, pero muy efectivos en todas sus funciones.

    @alexchino93

    Esa entrevista de Rubén Castro en AS me la encontré ayer de casualidad, pero la tuvo que meter porque era importantísima. Yo ya lo había reflejado en la primera versión del texto, porque en cuanto acabó el partido el futbolista más afectado era el canario con diferencia, pero esas palabras escenifican un poco todo lo que era ese vestuario. Fue una pena, porque con Rubén yo creo que el Betis de Mel hubiera terminado sin apuros la Liga y ya veríamos hasta donde podrían llegar en Europa League. Aún así, hay que confiar en Garrido.

    @antonioduran93

    Gracias Antonio! Es que esa eliminatoria fue muy importante para lo que comenta Mel de ser un equipo simpático que despierte cariño por toda la geografía española. Ese Betis era super carismático, como para no engancharnos a él. De hecho, Pepe comenta en esa eliminatoria que, aún estando en Segunda, el Betis es el cuarto equipo con más pinchazos de la PPV tras Madrid, Barcelona y Atlético de Madrid. No sé si es cierto el dato, supongo que sí porque lo dice Mel, pero me parece tremendamente sorprendente por.

    @Jaime

    Gracias Jaime! No son sólo las bajas y la falta de Rubén, es que el Betis ha merecido puntuar mucho más. Recuerdo el primer partido en el Villamarín ante el Celta, los dos penaltis fallados de Molina ante el Levante, el gol en el minuto final del Málaga en La Rosaleda, lo que paso ante el Rayo de Paco Jémez cuando en la primera parte habíamos visto a uno de los mejores Betis de la temporada… fueron muchas cosas. Pero la pelotita no quería entrar.

    Respond
  • @alvarofrances9 13 diciembre, 2013

    Le tengo un aprecio tremendo a Pepe Mel, acercó el beticismo a mucha gente que vivimos a muchos km de Sevilla y eso es de alabar mucho.

    Seguir de cerca al Betis nos ha permitido a muchos valorar la inteligencia de Pepe Mel. Impresionante su vuelta de tuerca el año pasado con ese fútbol más vertical. En serio, disfruté muchísimo.

    Lo mejor que consiguió, creo, es que la gente confiaba en él. Yo estaba seguro de que Pepe sacaría al Betis de la situación. Y lo sigo estando, vamos. Y justo venía Rubén… En fin, una pena. Queda como patrimonio(azo) de la liga.

    Respond
  • Abel Rojas 13 diciembre, 2013

    @ Francés

    "Yo estaba seguro de que Pepe sacaría al Betis de la situación"

    Sinceramente, yo "seguro" no estaba. La dinámica era accidentada. Es cierto que contra el Rayo se jugó un primer tiempo correcto, pero pasó lo que pasó y no fue por casualidad.

    @ Jaime

    Como bastante gente, Jaime. Yo pasé la Primaria en un colegio de un pueblo de Córdoba y en mi clase había tantos béticos como culés, por ejemplo. Y como universitario viví en 4 pisos distintos y 3 de mis compañeros eran del Betis. Uno de Pozoblanco, uno de Lucena y uno de Andújar. Ninguno sevillano y los 3 del Betis.

    Respond
  • Toker23 13 diciembre, 2013

    Excelente articulo y muy emotivo el último parrafo en especial.
    El Betis es un Club que genera mucha simpatia, lo dice un peruano que nunca ha estado por España pero sigue su liga desde hace años, ver al Betis regresar a Primera fue una alegría muy grande.

    Respond
  • Jaime 13 diciembre, 2013

    @DavidLeon @Abel

    Seguro que hay muchísimos béticos por el mundo, pero si me hubieran dado un céntimo por cada vez que me han preguntado ¿tú como eres del Betis si eres de Albacete? me podría retirar ya 😀

    Respond
  • antonioduran93 13 diciembre, 2013

    @Abel Rojas

    Yo he encontrado algunos casos, Abel. Yo mismo pienso que el Betis necesitaba un cambio de aires. Pero lo cierto es que la gran mayoría estaba con él.

    Respond
  • vi23 13 diciembre, 2013

    @Abel

    Aquel mismo año el Celta tenía a Trashorras, Michu y Aspas. No está mal, no? :-)

    Respond
  • @migquintana 13 diciembre, 2013

    @alvarofrances9

    Yo seguro tampoco estaba, porque estas cosas son como son, pero si creía que el gran problema de Mel se solucionaba con Rubén Castro. A partir de ahí, marcando un golito por aquí y ganando un puntito para allá, Mel podía lograr lo que ya hizo dos temporadas anteriores. Eso sí, es lo que digo en el texto, cuando la dinámica te atrapa tienes que poner fútbol y tener un poco de suerte. El Betis no la tuvo contra el Rayo, veremos si en Anoeta cambia su fortuna porque ayer no cuajaron un buen encuentro por lo que estuve viendo. Tuve malas sensaciones y Chuli falló una increíble.

    @vi23

    Peeeero con trampa! A Emana ya lo conocíamos, Jorge Molina había explotado en el Elche el año pasado y Rubén Castro más de lo mismo en el Rayo de Pepe Mel. Ese Celta creo que jugó el fútbol más bonito y más brillante esa temporada, pero entre Michu & Trashorras solía jugar sólo uno y, si no me equivoco, Aspas era suplente de David Rodríguez (!). Yo creo que la mejor plantilla la tenía el Betis, incluso más que el Granada que tenía otra nómina increíble de jugadores, pero eso no quita mérito a Mel. Que Emana fue también un gran marrón…

    Respond
  • geryon 13 diciembre, 2013

    @Jaime
    Creo que a excepción de Madrid, Barça y Atlético no hay un club en España capaz de generar una afición más trasversal que el Betis. Quizás el mayor reproche que quepa hacerle a Lopera es haber desperdiciado años en pos de ese menester

    Felicidades a Quintana, por el artículo.
    Si después de una gran abstinencia no hay mejor cosa que una buena comilana, resulta nutritivo para el corazón de este bético una semblanza tan profunda y completa.

    Respond
  • Samuel 13 diciembre, 2013

    Qué buenos los artículos de hoy!
    En general siempre lo son 😉 pero los dos de hoy son de los que te dejan con las emociones a flor de piel, y eso les da un matiz especial.

    En cuanto a la decisión de la directiva, desde mi punto de vista se equivocaron, por lo menos al tomar la decisión tan pronto, me explico.

    Creo que todos estamos de acuerdo con que pepe mel es un técnico de sobra cualifica para lograr la permanencia en primera con una plantilla como la del Betis, por lo que la decisión de la directiva no pudo deberse a que lo considerasen como poco cualificado para el puesto.
    En segundo lugar los medios de comunicación no hacen más que resaltar que tenía el apoyo de la plantilla, y sobretodo de su jugador más determinante (Rubén Castro). Por lo que es presumible que los jugadores iban a seguirlo en las decisiones que el entrenador tomara e iban a tratar de ejecutar su plan de la mejor manera posible.

    Dicho esto no creo que nadie pueda asegurar que si pepe mel siguiese el Betis se salvaría, pero lo que si se puede afirmar por lo menos a medio plazo, es que Pepe Mel estaba en una buena posición para que el cambio de rumbo que intentase consiguiera llevarlo a cabo, y sinceramente en ese sentido no se si Garrido está en una situación mejor asi que ya digo en mi opinión la directiva se precipitó y además creo que eso fue una pequeña falta de respeto para un entrenador que ha dado lo que ha dado por el Betis

    Respond
  • invitado 15 diciembre, 2013

    Con el tema "simpatias" he de decir que mi hermana pequeña (23 tacos) es fan incondicional del Betis y somos y vivimos en Valladolid y nunca hemos tenido ninguna conexión con Sevilla. Pero si vierais su habitación desde que tiene uso de razón… posters de Alfonso, bufandas, escudos por doquier, la bandera del centenario…
    Así que en mi casa hemos acabado todos haciéndonoa un poquito del Real Betis.

    Respond
  • @polmadur 16 diciembre, 2013

    Pero bueno!! Como me he podido perder yo este artículo sobre Mel?? Que fallo mio mas grande…..

    Bueno, no hay mucho mas que añadir, ayer dimos otra vez una imagen lamentable, la sensación que yo tengo es que se han cargado a Mel antes de que la situación fuera crítica y con eso han creado una dinámica muy peligrosa, la comunión afición-equipo se ha roto.

    Como se ha comentado, en segunda el juego que hacia el Betis era excelente, mostrandolo incluso con el Barça invencible, pero es que juntar en segunda división a Molina-Emaná-Sevilla- Castro….. Es medio ascenso.

    Sinceramente, yo a Mel solo tengo que reprocharle cuatro cosillas. El caso Pozuelo, no contar mas con Nono al principio y tal vez algunas decisiones que ha podido tomar, pero yo creo que era el único entrenador que se podía adaptar a la situación del equipo y salir victorioso, también pienso que su mayor éxito(la UEL) ha sido su gran perdición.

    Aunque no se que esperaban de él, perder a Iriney,Emaná,Dorado,Mario,Beñat,Cañas,Ruben Perez,Campbell,Montero,Pabón, Adrián…. Son muchos jugadores, demasiados.

    Respond
  • @polmadur 16 diciembre, 2013

    Me falta añadir, creo que Ruben Castro ya ha vivido sus mejores días en Sevilla, tengo entendido que es un jugador algo rebelde y Pepe Mel lo había conseguido "recuperar"

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.