La esperanza del recuerdo


No corren buenos tiempos por Santander. Su querido Racing ha encadenado dos descensos consecutivos en medio de una crisis institucional tan difícil de explicar que resulta inexplicable. Una situación así no suele dejar demasiado lugar a la esperanza, sobre todo cuando el futuro del club es aún una incógnita, pero en el pasado la afición racinguista puede encontrar un dulce recuerdo que logre aliviar estos días lejos de la élite. Tras su último paso por la Segunda B, nació uno de los equipos que más simpatías despertaron en la década de los noventa: el “Racing de los rusos”.

El Racing pasó por la Segunda B en la temporada 90-91.

El primero en desembarcar en El Sardinero fue Andréi Zigmantóvich, un central bielorruso que se había dado a conocer como mediocentro soviético en el Mundial de 1990. Sin embargo, su llegada estuvo lejos de ser una de las noticias positivas de la temporada del ascenso (92-93). “Paquito”, que luego precedería a Manuel Pellegrini en el Villarreal, no contó demasiado con él y en su primer año únicamente jugó seis partidos. Sea como fuere, durante este periodo de transición entre el descenso a la Segunda B y el regreso a Primera, el Racing sumó varios efectivos que conformarían la base del equipo en Primera División. Ceballos se hizo con la portería para no devolverla en diez años, Quique Setién volvió al club tras su paso por Logroño, Merino recaló desde Bilbao y el nigeriano Mutiu llegó procedente del Castilla.

Pero las grandes novedades llegarían en el verano de 1993. Jabo Irureta, que ya sabía lo bueno que era Carlos pero aún no había conocido a Mauro Silva, ocupó el banquillo e instauró un 5-3-2 donde ZigmantóvichIrureta dibujó un 5-3-2 que sacó lo mejor de sus rusos formaría como líbero por detrás de Merino y Pablo Alfaro. El Tractor Bielorruso, como así se le conocía, tenía un buen despliegue físico pero, sobre todo, una cuidada salida de balón que le hacía perfecto para una posición que ya estaba en desuso en el fútbol español. El técnico guipuzcoano, además, contaría en ese periodo estival con la incorporación de los otros dos protagonistas de esta historia: Dmitry Popov y Dmitry Radchenko, ambos procedentes de un Spartak de Moscú que un par de años antes había eliminado al Real Madrid de la Copa de Europa. De un modo diferente al de Mostovoi y Karpin, ex-compañeros suyos en aquel equipo, los Dmitry entraron con fuerza en el fútbol español y de lleno en la historia del Racing de Santander.

Popov era un extremo de bastante calidad, con cierta garra y aún más llegada; Radchenko un ariete de estos altos, pero con un toque genial que costó 197 millones de pesetas y que lo hacía tan diferente aRadchenko se ganó un hueco en el corazón del Racing los demás como intermitente en los partidos. Este último solamente pasó dos temporadas en Santander, pero logró dejar tres imágenes que aún permanecen intactas en el imaginario colectivo de los racinguistas. La primera de ellas, un excepcional gol de vaselina en San Mamés que culminaba una gran remontada y que le sirvió a Radchenko para darse a conocer en España, al Racing para aspirar a puestos europeos y a Irureta para, en el siguiente año, firmar por el propio Athletic. Ya en la 94-95, con Vicente Miera en el banquillo, se produjeran las dos siguientes: el doblete en el histórico 5-0 al FC Barcelona de Johan Cruyff y, sobre todo, el vital gol en Anoeta que selló de forma matemática una permanencia que unas semanas antes parecía muy complicada. Popov, al igual que el bigote de Zigmantóvich, duraría una temporada más en el club, pero la magia del equipo ya se había ido a Coruña.

Después de ellos llegarían varios rusos más al Racing.

Aunque luego tomarían el relevo otros compatriotas como Faizulin o Beschastnykh, el “Racing de los rusos” capituló en 1995 con los deberes hechos. Cogieron el equipo en Primera, lo consolidaron, se ganaron el cariño de su público y se fueron habiendo sentado las bases de la etapa más longeva del Racing de Santander en la élite.

Sólo durante esos 18/19 años siguientes que fueron protagonizando Colsa, Munitis, Marcelino o Zigic, el Racing fue un fijo de la Primera División. Ahora, evidentemente, ya no lo es. Hoy en El Sardinero se ven partidos de Segunda B, el rival es el Gijuelo y las grandes promesas son Dani Sotres o Mamadou Koné. La vida en Santander ha cambiado mucho en poco tiempo, pero para algunos esto les es familiar. Quien sabe, quizás éste es el origen de una bonita historia. Esperemos, eso sí, que sea más corta que la del Real Oviedo.


21 comentarios

  • @DavidLeonRon 6 diciembre, 2013

    El Racing es un recuerdo imborrable de la Liga de los 90. El club se pegó casi 20 años en Primera si no estoy confundido. Los que empezamos a ver fútbol en esta época teníamos al Racing por un fijo total.

    Y dejaron sus cosas. El 5-0 al Barcelona es lo primero que se me viene pero años más tarde, con un super Munitis ganaron 2-4 en el Bernabéu. O los 27 goles de Salva:p

    PD. No recuerdo qué tipo de delantero era Radchenko. Creo que fue titular con Rusia en USA 94, al lado de Salenko. Tenía jugadorazos esa Rusia pero no pasó la primera ronda.

    Respond
  • Abel Rojas 6 diciembre, 2013

    ¿Cuántos goles de Salva fueron de penalti? Siempre me sorprendió la cantidad de penaltis que forzaban todos sus equipos, porque no se cometían directamente sobre él pero en todos los lugares donde jugó lanzó muchísimos. No sé si juego favorecía las entradas en el área o qué sé yo.

    Respond
  • @Markinhos_1990 6 diciembre, 2013

    11 de penalty metió. Sin entrar en la discusión de si un jugador que mete esos goles de penalty se merece el pichichi, si contamos solo los que no fueron de penalty (desconozco si alguno metió goles de falta directa), Salva hubiera quedado quinto en ese pichichi:

    Makaay 22 goles (4º)
    Catanha 21 goles (2º)
    Hasselbaink 20 goles (3º)
    Milosevic 19 goles (5º)
    Salva 16 goles (1º)
    http://es.wikipedia.org/wiki/Primera_Divisi%C3%B3

    Respond
  • Arroyo 6 diciembre, 2013

    ¿Cómo se llama el segundo por la izquierda de los agachados? No me sale. Era lateral y tenía nombre compuesto, de eso creo que estoy seguro 😀 Era bueno ese chico.

    Respond
  • Arroyo 6 diciembre, 2013

    No, no tenía nombre compuesto: Luis Fernández!

    Respond
  • @migquintana 6 diciembre, 2013

    Repasando datos para el artículo me sorprendió comprobar como, en realidad, el Racing de Santander no era un equipo tan clásico como parecía hasta ese ascenso en 1993. Había pasado bastantes temporadas, pero más como club ascensor que como algo consolidado en la categoría. Luego se tira 18 de 19 años en Primera, que es lo que a nosotros ''nos toca''.

    @David León

    Mírate los hipervínculos. En un par de goles ya vas a recordar que tipo de delantero era. Espigado, delgadito, con zancada no muy ortodoxa pero un toque de genialidad (el gol en San Mamés es brutal) que lo hacía diferente al resto. Me parece complicado compararlo con un futbolista actual, porque no es un Zigic ni mucho menos, pero siendo ruso te lo puedes imaginar.

    @Markinhos_1990

    Salva, Makaay, Catanha, Hasselbaink y Milosevic. Joer cómo molaban los delanteros de los 90. 😀

    Respond
  • @DavidLeonRon 6 diciembre, 2013

    @Arroyo

    Luis Fernández, que luego fue al Betis y lo hizo bien. Su temporada 2003-2004, la de los Joaquín, Edu, Oliveira, Juanito, Rivas, etc… la recuerdo como muy buena.

    Respond
  • antonioduran93 6 diciembre, 2013

    Menuda perla de artículo, Miguel

    Respond
  • José Luis 6 diciembre, 2013

    Buen artículo. Aún recuerdo qué estaba haciendo ese día del 5-0 al Barsa. Eran Carnavales, y me pilló disfrazado de león. Cómo lo celebré esa noche. Fue increíble. Ese Racing enamoraba. También se me viene a la cabeza un partido del Barsa de Cruyff, donde el Racing pudo ganar de paliza, y al final acabó el partido 1-1. Creo que marcó Amor. Fue la liga que el Barsa le ganó al Depor en el último suspiro. Gran Racing, gran equipo y una pena que estén ahora así. También estuvo a punto de dejar a Capello sin su segunda liga en el Madrid. Popov-Radchenko (delantero habilidoso, rápido y grandes movimientos al hueco). También destacaba en aquella fecha Villabona, y un tal Quique Setién. Qué equipo. Del que no me acuerdo era de su portero. Sé que era un porterazo, pero no lo recuerdo.

    Me ha encantado leer este artículo. Me ha llevado unos 20-22 años atrás.

    Respond
  • @migquintana 6 diciembre, 2013

    ¡Era Ceballos! 😉

    Respond
  • Vilariño 6 diciembre, 2013

    Radchenko es un grande total. Sus últimos años de carrera los pasó por equipos de categorías inferiores de la provincia de A Coruña, entre ellos el Bergantiños, que es el equipo de mi pueblo. Además, fue entrenador de las categorías inferiores del club.

    El caso es que no era raro encontrárselo por la noche, y el tipo tenía un saque magnífico. Un día, charlando con él nos contó la historia de la concentración de la selección rusa para USA 94. Había un montón de veteranos que ya habían jugado para la URSS, y eran las figuras consagradas (los Kanchelskis, Shalimov, etc), que no se llevaban bien con el entrenador Sadyrin. El caso es que se revelaron, se negaron a ir al Mundial y de golpe y porrazo Rusia perdió 7 u 8 de sus puntales. Contaba Radchenko que, en cierto momento, la situación era tan tensa que pensaba que se podía llegar a las manos. Él, junto a otros compañeros intentó mediar y llegar a un acuerdo, pero Mostovoi se acercó a ellos y les dijo… " Callaos, que como estos vengan al Mundial los que no vamos somos nosotros!"

    Un grande Mosto, también xD

    Respond
  • @Chemaerrebravo 7 diciembre, 2013

    Joder, Vilariño, copas y Radchenko. La Guardia Civil no estaría muy lejos…

    Gran artículo, Miguel!

    Respond
  • SharkGutierrez 7 diciembre, 2013

    Ese Racing dejó recuerdos…pero a mí el Racing que me gustó, fue el que cogió Marcelino (que luego cita Quintana) y lo llevó a la UEFA. Aquél equipo a mí me encantaba como jugaba. Pero sí, recuerdo a Faizulin, Radchenko o Zigmantovich. Pero yo del que me acuerdo fue de Mutiu. Ese sí que estuvo tiempo en el club, que luego se fue a la Real y apenas jugó. El Madrid fichó a dos nigerianos (también ficho a Ohen)y al final terminaron triunfando en el norte, no deja de ser curioso.

    Volviendo al Racing, el Sardinero me parece un estadio carismático. Junto con Las Gaunas, me solía impactar cuando llovía y el balón apenas rodaba y lo que rodaba era más barro que pelota. Hoy pasa, pero ya con los drenajes, menos. El Madrid casi siempre sufría cuando iba a Santander y alguna vez que otra, el Racing le ganó pero bien al Madrid. La calidad que tenía Setién, la velocidad y (exceso) de gambetas de Munitis, el pequeño Luis Fernández, el mítico Sietes llegando a línea de fondo, Ceballos parando lo imparable (muy del palo de Ablanedo o Liaño) Grandes recuerdos del Racing.

    Respond
  • Gabo 7 diciembre, 2013

    Buah Quintana! Qué peaso de artículo!

    Muchas gracias! Es un bonito recuerdo para los que vemos el día a día del Racing en Santander… Quique Setién, Esteban Torre, Ceballos, Faizulin, Mutiu, Radchenko, Zygmantovich, Popov, Villabona, Merino, Colsa, Munitis… todos mitos de mi infancia!

    El caso es que en los últimos años tuvimos buenos jugadores: últimos coletazos de Colsa y Munitis, Garay, César Navas, Canales, Nikola Zigic, Jonatan Valle, Jairo… pero por unas cosas o por otras no se supo aprovechar y ahora estamos como estamos. Qué lástima.

    Ojalá puedan volver a primera, pero con el lío que hay veo más probable la desaparición… y a veces hasta pienso que sería lo mejor.

    Saludos a todos!

    Respond
  • @migquintana 7 diciembre, 2013

    Gracias Chema & Gabo!

    @Vilariño

    Lo que daría una cena y copeo posterior con el bueno de Mostovoi. 😀

    @Gabo

    Es una verdadera lástima todo lo que está sucediendo. Supongo que ayer dolió un poquito más el gol en Jairo en parte por esto mismo, porque en un contexto normal éste estaría haciendo la temporada de su carrera en Santander. Al final el fútbol son ciclos donde puede pasar de todo, pero los históricos de nuestro fútbol deberían estar protegidos como patrimonio cultural porque lo son. Seguramente, pocas cosas han hecho más felices a los santanderinos que la temporada de Marcelino con Zigic allí.

    Respond
  • Gabo 7 diciembre, 2013

    @quintana

    La primera temporada de Marcelino es la más intensa que recuerdo en Santander. Esa imagen de las gradas repletas, una marea verde embravecida cantando "La Fuente de Cacho" al comienzo de cada partido… recuerdo que en las noticias comparaban al Sardinero con Anfield.
    http://www.youtube.com/watch?v=PCedjip0aUQ

    Ese año fue el de la clasificación para la UEFA y, en el que el Getafe nos eliminó en semis de Copa del Rey con aquel infame gol de Casquero… No hace tanto de eso, creo que fue en el 2008.

    A partir de ahí, una UEFA sin pena ni gloria que para equipos pequeños a veces es una carga más que otra cosa. Temporada triste a cargo de un entrenador triste como pocos, Muñiz. En los años venideros mala gestión económica y de plantilla, salvamos el descenso gracias al "Pacto del Norte" con el Sporting (y Osasuna creo que otro año). Finalmente, la llegada de Ali puso de manifiesto la situación del Racing, un barco a la deriva del que nadie quería hacerse cargo, y en esas estamos…

    En muy poco tiempo se ha pasado del cielo al infierno. Y esta vez, sólo queda rabia y desilusión. Hoy no hay mensaje de esperanza.

    Respond
  • @polmadur 9 enero, 2014

    Makaay 22 goles (4º)
    Catanha 21 goles (2º)
    Hasselbaink 20 goles (3º)
    Milosevic 19 goles (5º)
    Salva 16 goles (1º)

    Joder! Y con perdón, que gusto daban las temporadas de esa época, 20/30 goles te daba para ser pichichi, y que nómina de delanteros! Top-5 de muchísima calidad, recuerdo que almenos un 70% de los equipos de primera división tenían un delantero centro goleador y muy bueno, lástima que ya no.

    Luis Fernandez uno de los mejores laterales izquierdos de la historia del Betis! No el mejor porque ahí está un tal Gordillo, pero que grandes recuerdos del lateral cántabro.

    PD: Soy un enamorado de la liga española de los 90.

    Respond
  • @Dany_Oliveros 9 enero, 2014

    Ahora mismo el Racing tiene uno de los mejore entrenadores de 2ºB. Esperemos que suban a 2ª y ayude a resolver sus problemas económicos.

    El tema del Real Oviedo, es complicado, aunque se salvó el tema económico que iba a llevar al club a su disolución en el aspecto deportivo llevan 3 años cambiando más de media plantilla y así es complicado ascender.

    Respond
  • @polmadur 9 enero, 2014

    Estoy mirando las plantillas de esa temporada, la 99/2000 por eso que comentaba de los delanteros y me sale:

    Deportivo: Makaay
    Barça: Kluivert
    Valencia: Claudio López
    Madrid: Raúl/ Morientes
    Zaragoza: Milosevic
    Alavés: Javi Moreno(Antes de "explotar)
    Celta: McCarthy
    Valladolid: ¿Victor?
    Rayo: Bolo/ Canabal
    Mallorca: Tristán
    Athletic: Urzaiz
    Málaga: Catanha
    Real Sociedad: De Paula
    Espanyol: Tamudo
    Racing: Salva Ballesta(pichichi)
    Oviedo: Dely Valdés
    Numancia: ¿?
    Betis: Alfonso
    Atlético: Hasselbaink
    Sevilla: ¿Juan Carlos?

    Lo que mas me sorprende de esto, es que el 90% de los jugadores que he expuesto aquí superaban los 10 goles, si se hace una comparativa con las plantillas actuales, no nos da ni de lejos un nivel de delanteros así, porque había jugadores que no era normal que marcasen esas cifras, pero ves que el equipo del pichichi queda en media tabla, que Catanha con sus 24 goles no da ni para competición europea o que Hasselbaink con cifra similar desciende y almenos a mi me produce una nostalgia y una alegría…..

    Respond
  • @migquintana 9 enero, 2014

    Es que el fútbol ha cambiado mucho. Cada vez hay menos rematadores… y en esa lista hay un montón. Un Kluivert, que por entonces era un rara avis, ahora es mucho más normal. Se valoran otras cosas. Están más integrados en el fútbol del equipo. Un tema que, no sé si por causa o por consecuencia, también ha afectado a que ahora mismo haya muchos jugadores que parten de banda y, al final, terminan siendo los goleadores de sus equipos. Es el caso de Rubén Castro, de Carlos Vela, de Griezmann, de Piti…

    Respond
  • SharkGutierrez 9 enero, 2014

    El principal tema de que haya menos "nueves" rematadores, es fácil de explicar: la forma de jugar. ¿Por qué creéis que hoy nos acordamos más de un Kluivert o Bergkamp que de un Hasselbaink? Porque eran excepciones. Hoy es al revés…nos acordamos de Koné, Caicedo o Martins, antes que de Dorlan Pabón o Sergio García. La forma de jugar de una determinada manera configura la plantilla y por tanto, las características. Hoy el delantero se mueve más, se ofrece más, participa más activamente en la jugada.

    Se escoran por una razón específica; hoy el fútbol es más móvil y menos estático que entonces. Los ritmos y tempos han cambiado y antes no se primaba tanto el aspecto físico, como ahora. Es una obviedad; probablemente Polmadur se acuerde de todos esos delanteros porque eran figuras en sus equipos; también porque la situación económica de entonces, era mejor que la de hoy día. No obstante, ya hoy se valoran muchas más cosas y se diversifica la responsabilidad de anotar goles. Antes, un delantero metía el 60-70% goles de sus equipos. Hoy, salvo los grandes, si llegan al 50 % es mucho. No porque sea más fácil o difícil, sino por el hecho de que el colectivo ha ganado la batalla a la individualidad (en líneas generales).

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.