Zipi & Zape


Don Pantuflo Zapatilla, catedrático en filatelia y colombofilia, castigaba a sus revoltosos hijos con el tenebroso cuarto de los ratones. Don Minervo, el adusto profesor, les imponía un capirote de asno cuando no les martirizaba con la memorización de la lista de reyes godos. Asumida demasiadas veces como el retrato de una época pasada, Zipi y Zape nunca fue una serie anclada en el tiempo. Los tormentos de los protagonistas, ya anacrónicos en los años sesenta que conocieron el auge de estas historias, encarnan en lo más profundo un enfrentamiento sin fecha entre el niño y la figura paterna, entre el individuo y la autoridad, que sigue siendo comprendida hoy como lo fue en lo más terrible de la posguerra y también en medio de una vieja dictadura que perdía paulatinamente su partida contra el paso del tiempo. Josep Escobar nunca quiso inmortalizar los años cuarenta o cincuenta que sus jóvenes lectores pronto desconocerían, sino plasmar en su tebeo la virtud de la rebeldía.

Zipi y Zape nunca pretendió ser una crónica social.

La Liga también tiene rebeldesEs rebelde el que falta a la obediencia debida, y es en ese último matiz donde reside lo más interesante del concepto. Transgredir los cánones establecidos no es algo sencillo puesto que estos son firmes, convencen a muchos que a su vez ejercen como celadores y se asume un castigo al vulnerarlos. A diferencia de otros niños traviesos del universo del entretenimiento, en Zipi y Zape uno no puede rastrear la mala idea más remota, ni mucho menos un activismo ideológico que les impulse a la anarquía. Tampoco son especialmente inocentes: sus travesuras son el producto de la convicción, la que les dicta expresarse, actuar y resolver entuertos a su manera, de la forma que sienten que deben hacerlo, sin que las rígidas normas que les rodean sean obstáculo para su visión de las cosas. Cuestionándolo todo. El mismo ejercicio de lucidez que ha permitido a algunos entrenadores encontrar soluciones irreverentes para un escenario que discute todo lo que se daba por sentado.

A los pequeños ya no les falta calidad arribaA los equipos modestos les faltará calidad atacante y a lo sumo podrán agarrarse a la dosis de fiabilidad defensiva que siempre aliñará su plantel… O por lo menos eso es lo que se decía antes de que la peculiar evolución del fútbol español combinara la limitación de los recursos de la mayoría de sus clubes con una producción de talento ofensivo sin precedentes. Algo inaudito, a equipos como el Celta o el Rayo hoy les resulta más complicado asegurar buenos recursos defensivos que dotar de calidad a su ataque. A toro pasado lo fácil es afirmar que en casos como estos lo suyo es diseñar un modelo de juego que priorice el manejo del balón, la toma de riesgos y la búsqueda del dominio en campo rival, pero realizar esa apuesta no es nada sencillo: supone contradecir un canon firme y acreditado, el que recomienda al pequeño exponerse poco y buscar los resultados antes en la portería a 0 que en el marcador abultado.

A Rayo y Celta les resulta más cómodo atacar que defender.

Paco Jémez y Luís Enrique son dos tipos muy diferentes, pero a su manera ambos son fieles a la misma decisión: abrazar el fútbol a pecho descubierto en dos equipos frágiles que quizá no pueden ofrecer nada mejor en otro registro. A la luz de la clasificación el resultado de ambas empresas es dispar, pero no puede obviarse que el proyecto madrileño acarrea más logros, más desgaste y muchas pérdidas por el camino, un puñado de inconvenientes difíciles de digerir para el que tiene poco. Y sin embargo el Rayo seguirá a lo suyo, como lo hará el Celta. Ante la opción de aferrarse a un fútbol que sus jugadores no dominan, Paco Jémez y Luís Enrique prefieren potenciar la práctica de aquello que se les da mejor. Lo mismo que hacía el autor de Zipi y Zape entre barrotes, encarcelado por su activismo contra la sublevación militar: ganarse algunas pesetas dibujando caricaturas que firmaba como “Rebec”, que en catalán significa “rebelde”.


14 comentarios

  • Abel Rojas 9 noviembre, 2013

    ¿Pero quién es quién?

    Respond
  • @DavidLeonRon 9 noviembre, 2013

    Me encantaba Zipi y Zape. De chico devoraba los tebeos. Después de Asterix y Obelix, mis favoritos.

    @Abel

    Tendría que volver a leerlos, han pasado muchos años, pero creo recordar que Zipi y Zape no tenían personalidades diferentes. Por lo tanto tu pregunta no tiene respuestaxD

    Respond
  • @SharkGutierrez 9 noviembre, 2013

    Marc relaciona a Zipi & Zape con el hecho de ser rebelde contra la naturaleza que les toca vivir. Pero, lo cierto es que la rebeldía de estos dos técnicos, está basada en la escasez de recursos económicos, los cuales, le impiden tener una mejor plantilla. Es una condición inherente a los sujetos.

    Yo creo -a riesgo de equivocarme-, que más que rebeldes, asumen el riesgo porque el fútbol ofensivo o la salida de balón el raso, no está mal vista. Además, es la única manera que les queda para afrontar ese desfalco de calidad con respecto a otras plantillas. Por eso, no me cuadra que se relacionen a ellos dos, como rebeldes dada su modestia. Son entrenadores que simplemente buscan lo mejor para sus clubes, dentro de unas posibilidades limitadas. Casi que me hubiese convencido algo más, la lucha de los espartanos contra los atenienses (siendo los atenienses el propio Jémez y Luis Enriqque): que te ganen, pero haber agotado y puesto mucha resistencia para ello.

    Quizás no ganen una guerra (Liga), pero si ganando sus pequeñas batallas contra pueblos vecinos, alcancen su verdadera meta: sobrevivir.

    @Abel

    Yo creo que Marc los junta, porque los considera exactamente iguales, hacen trastadas juntos y eso de "la buena obra", que siempre termina saliendo mal…(especialmente en el caso de Jémez). Da igual quien sea el rubio o el moreno. A mí, lo que me intriga…es quien sería Pantuflo Zapatilla,Sapientín o el Manitas de Uranio.

    Respond
  • @cordobeh 9 noviembre, 2013

    Joer Marc, esto de hacer que nos pongamos sentimentales la mañana de un sábado … es más de domingo friolero con chimenea encendida :p

    A mi me ha gustado la analogía. Son dos jóvenes de los banquillos (los dos con 43 años, lo que en Italia casi sería pensar en colgar las botas) que buscan que sus equipos produzcan más goles de los que tienen en sus botas. Y la única forma es que el cántaro vaya a la fuente aunque lo lleves descalzo por falta de dinero y acabes con los pies llenos de ampollas. Como ha dicho Paco http://www.lavozdegalicia.es/noticia/celta/2013/1… "Para mí, lo principal es que mi equipo haga muchas cosas: que juegue bien, tenga posesión, cree ocasiones y, a partir de ahí, intentar ganar." La gente paga la entrada para ver eso.

    Además, el hecho de que equipos del presupuesto del Rayo piensen en disfrutar mirando a la portería rival empuja "moralmente" a los que manejan presupuestos 10 o varias decenas superiores. Potencian la Liga hacia lo ofensivo.

    De pronóstico, partido a un gol como ayer en El Sadar.

    Respond
  • Abel Rojas 9 noviembre, 2013

    Ahm, a mí no me pilló y no conozco muy bien el mundo Zipi & Zape. Escuchando una reseña de la película nueva en un Podcast sobre cine -El Octavo Pasajero de Radio Despí- creo que se dijo que uno era más inteligente, más de hacer los planes, y que otro era más atleta. Por eso pregunté 😀

    Respond
  • @DavidLeonRon 9 noviembre, 2013

    Pues o me traiciona la memoria o ambos sacaban más ceros que otra cosa y les gustaba lo mismo jugar al fútbol…

    Que confirme MarcxD

    Respond
  • @migquintana 9 noviembre, 2013

    Dentro de lo que cabe, a mí Luis Enrique me parece un puntito más pragmático y dos menos extremista que Paco Jémez. Que cada uno tiene su fórmula, pero Lucho cuando parece de verdad un ”rebelde sin causa” es en el manejo del vestuario, del equipo y del club. Sólo hay que acordarse de las rotaciones del Barcelona B, lo que sucedió con Totti en Roma o con Tuñez nada más llegar a Vigo.

    @cordobeh

    Muy interesante lo que comentas del ”efecto llamada”. No sé si ese es el camino final de nuestra Liga, pero de momento le está dando una variedad interesantísima que comprobamos cada día. Por un lado tenemos a los Espanyol, Levante o Elche y por otro a los Celta, Almería y Rayo. Más los Pucela, Osasuna o Granada que serían un poquito el punto intermedio entre ambas tendencias. Mola mucho esto.

    Respond
  • Some 9 noviembre, 2013

    Correcto, David. Digamos que la película es muy creativa. Los personajes originale seran calcados, ambos listos, malos estudiantes y futboleros acérrimos. Siempre me quedó la sensación que Zipi (el rubio) llevaba más la voz cantante y el otro era más reservado, pero seguramente son impresiones sin mucho fundamento.

    Respond
  • @DomingoPrez 9 noviembre, 2013

    Enorme artículo @Marc 😀

    Cierto, les encantaba el fútbol… uno de los dos era portero, ¿no? Y bueno David, más que ceros, los que se llevaban a casa eran calabazas, que su madre tenía que cocinarlas para aprovecharlas xD

    ¿Para cuándo una analogía con Mortadelo & Filemón? ¿Quién sería la TIA del fútbol? xD

    Respond
  • @CeltaAnalisis 9 noviembre, 2013

    @Shark

    Pienso que no se puede considerar a Celta y Rayo dentro del mismo nivel económico cuando el equipo vigués presentó un presupueto de 30MM € y el Rayo de 7,5MM €.

    @Quintana

    Totalmente de acuerdo en que Luis Enrique es bastante más pragmático que Paco. No hay más que ver la altura a la que defienden los extremos del Celta y dónde defienden los del Rayo.

    Respond
  • @SharkGutierrez 9 noviembre, 2013

    @CeltaAnalisis

    Uno podrá tener treinta millones de presupuesto y otro, siete…pero a la hora de fichar, es lo mismo. Tener más presupuesto, no siempre significa poder fichar más y menos en una S.A.D.. Pero vamos, esto es un tema nimio en el comentario que hago.

    Respond
  • @J_L_Alonso 9 noviembre, 2013

    Como le comentaba a Quintana por twitter, cuanto mas parece que será un partido de muchos goles, más tostón acaba siendo. Tengo muchas ganas de ver en directo a este Rayo, además, considero que a día de hoy es de los equipos más vulnerables de primera.

    Que os está pareciendo el Augusto de interior? Con él, Álex hace menos trabajo defensivo y puede llegar más al área, además que conseguimos tener a alguien en el centro que meta el pie, que era lo que nos faltaba, lo que no me gusta es que signifique poner a Mina en la derecha, posición que no le es del todo cómoda.

    Shark

    Este año el Celta ha sido el 6º-7º equipo que más ha gastado, con 2,5 millones por el 70% de Nolito, 1 por Fontás, 1 por Charles… además de intentar comprar un porcentaje más alto de Augusto, el año pasado también gastamos más que nuestros rivales, podemos fichar más que nuestros rivales, aunque luego tengamos un límite de sueldos.

    Respond
  • @CeltaAnalisis 9 noviembre, 2013

    @J_L_Alonso

    Escribí un artículo sobre el partido Sevilla-Celta en el que hablaba algo de la pareja de interiores a la que viene dando continuidad Lucho. Dejo aquí el link por si interesa a alguien: http://www.noticiascelta.com/index.php/opinion/it

    Respond
  • @migquintana 9 noviembre, 2013

    Personalmente no creía que lo de Agusto saldría tan bien como está saliendo. Sobre todo porque Mina también se está adaptando mejor a la posición de lo que pensaba, porque sólo lo había visto en punta o entrando desde banda izquierda. Hoy es una buena prueba para el Celta: partido en Balaidos, donde aún no ha ganado, ante el colista y con posibilidad de distanciar bastante a sus rivales.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.