Francisco y el sueño del pibe


“El sueño del pibe” es un tango argentino de los años 40, no muy conocido en nuestro país. En él se cuenta la historia de un niño de origen humilde que un día recibe por carta la citación del club de sus amores. Entre lágrimas, el crío promete a su madre un futuro de gloria, el futuro que siempre anheló. Maradona, que cantaba peor que jugaba al fútbol pero tampoco lo hacía mal, versionó este tango, adaptando la letra a su leyenda única. A levantar dicha leyenda contribuyó como pocas cosas aquel vídeo en blanco y negro en el que un Diego infantil revelaba la gran ambición de su vida: ser campeón mundial con su nación. El testimonio de amor puro le colaría sin matices en el alma de la gente. El chiquillo era real. Ayer en El Sadar no debutó Maradona pero sí José García, canterano de 16 primaveras al que, como Diego, una cámara de televisión convirtió en hincha antes de ser futbolista. Fue la parte mágica de una velada que dejó una conclusión fundamental: el Almería ya está aquí.

La solidez del Almería y José García hicieron grande al partido

Los primeros 20 minutos fueron los soñados por Francisco. El Almería repetía su línea de cinco defensas, dos pivotes y arriba Soriano, Vidal y Rodri. El plan era clarísimo: cero riesgo en salida, balón largo a Soriano y tres hombres para la segunda jugada; Rodri y Vidal liberados por delante y Azeez atento a cazarlas de cara. Estos dos últimos son jugadores muy inquietos, ideales para sorprender a un adversario desajustado. Los andaluces no llegaban mucho pero tenían todo bajo control, sobre todo gracias al otro aspecto destacado de la estrategia de Francisco: la presión. El Almería buscaba incomodar la salida de Osasuna con hasta cinco futbolistas en campo rival. El conjunto de Javi Gracia no alcanzaba situaciones de centro al área como le gusta. Insistimos, no es que los visitantes estuvieran arrasando pero el 0-1 logrado por Rodri tenía su base futbolística.

El choque cambió tras el gol. El Almería dio un pequeño paso atrás y pasó a defender en 5-4-1, con las líneas más juntas y replegadas. La medida no tenía por qué ser negativa pero terminó siéndolo, principalmente por los despistesDefender abajo no le salió bien ayer al Almería de Dubarbier. El carrilero zurdo perdía la posición una y otra vez ante las rupturas de Cejudo, en el único movimiento que Osasuna estaba encontrando para atacar con balón controlado. Ni Armenteros ni Torres estaban aportando gran cosa así que los despistes del lateral argentino fueron especialmente inoportunos. El caso es que Osasuna había entrado en el partido y ya atacaba y centraba desde donde quería. Loe se hacía grande en los envíos a Soriano y el Almería, que en principio había elegido retroceder en el terreno, de repente estaba siendo superado. Suerte de Esteban, enorme bajo palos a sus 38 años. Los de Francisco necesitaban el descanso para recolocarse sobre el césped. Por más que los tres centrales se estuviesen mostrando sólidos en el juego aéreo, recibir balones cruzados en El Sadar es un pésimo negocio. Francisco tomó nota antes del descanso.

Osasuna se reenganchó gracias a la profundidad por la derecha

El cambio de actitud del Almería fue bastante evidente tras la reanudación. Si bien no se recuperó la presión tan adelantada del primer cuarto de hora, fue notoria la voluntad de defender más arriba. Reaparecieron los robos adelantados y los problemas de Osasuna para ganar línea de fondo. Aquí es de justicia resaltar a Dubarbier. Si cerrando su banda estuvo fatal, incorporándose al ataque no solo fue importante sino también bonito, muy agradable a la vista. Hizo avanzar metros a su equipo, forzando a Osasuna a iniciar el juego desde abajo. Los locales caían en la precipitación, centrando desde malas posiciones unas pelotas sencillas de atajar para Pellerano, Trujillo y Torsiglieri. Los rojillos no podían percutir por fuera al encontrarse casi siempre en inferioridad numérica. ¿La causa de esa inferioridad? La nula presencia entre líneas. Ni Silva, ni Loe ni Armenteros ni Torres aparecían para atraer por dentro. Llegaba el momento de los cambios.

El Almería fue mejor cuando se colocó lejos de su propia portería

Francisco sacaba del campo a Soriano, cuyo concurso ya había perdido el sentido táctico. Así, Rodri pasó a currar –aun más– como extremo, con Óscar Díaz de “9”. Pero el gran cambio de la noche fue el de José García. El chaval se situó en el doble pivote junto a Silva y ofreció con exactitud lo que estaba necesitando su equipo: una referencia en el medio. Alguien que distrajera en esa zona y permitiera que el esférico aterrizara en la banda cuándo y cómo debía. Claro, por más que el niño se mató a correr, la marcha de Loe permitió al Almería trenzar algunas combinaciones inéditas en la noche, pero globalmente Osasuna había regresado al partido. Se sucedieron las oportunidades navarras pero Esteban y la fortuna dijeron no, frustrando así el (primer) sueño del pibe. Un José García que aún tuvo tiempo de dejar un regate de genio. El balance final es curioso; Osasuna no mereció la derrota pero el Almería quizás sí fue acreedor de la victoria. Francisco lo ha conseguido: los suyos ya son un equipo más de nuestra Liga.


9 comentarios

  • Abel Rojas 9 noviembre, 2013

    Me encanta cuando Maradona canta sobre sí mismo. Y me alegra mucho que lo haya hecho a menudo.

    Por cierto, un día tendremos que analizar el juego de Soriano. Para mí es el jugador que permite al Almería jugar con línea de 5 sin que su equipo sufra la inferioridad en el medio que suelen sufrir los que juegan así. Ahora al Almería muchas cosas, con y sin balón. Por eso puede permitirse tener uno menos donde los demás.

    Respond
  • @SharkGutierrez 9 noviembre, 2013

    @Abel

    La importancia de Soriano es tremenda. Para que te hagas una idea, es una figura silenciosa pero efectiva. En la promoción, es él quien nos dinamita, no solo la salida en corto sino que también se metía detrás del 5 y atraía a centrales, lo cuál desviaba cierta atención y creaba ciertas superioridades en los costados con (entonces) Aleix y Falqué.

    Si Francisco lo alinea, es para darle una figura más de apoyo y trabajo a Azeez y Tébar. Situarlo detrás de Rodri y dejar a Vidal con libertad para atacar los espacios, venir a caer al centro y permitir el despliegue de los laterales. Además, Soriano es un elemento de presión sin balón, de ir a morder (justamente lo hacía con Xavi Gracia) y generar pérdidas en salida del contrario. Es veterano, es tosco…pero es muy interesante su labor.

    Respond
  • Abel Rojas 9 noviembre, 2013

    Ya fue clave en los primeros meses de Lillo en el Almería de hace unos años. O sea, en el año de la salvación. Junto a Bernardello y Piatti me pareció el jugador más importante del equipo por ese tipo de sumas que citas.

    Sobre lo de que es tosco… hombre, no es un cisne, pero tampoco me parece de hojalata, tío.

    Respond
  • @migquintana 9 noviembre, 2013

    Es curioso, porque precisamente el gran cambio entre el Almería de Gracia y el de Francisco es cómo utilizan a Fernando Soriano. El fútbol de los de Gracia el año pasado también era ciertamente ofensivo, pero tenía un punto de más pragmatismo pues buscaba mucho la cabeza de Soriano. Ayer, en El Sadar y ante su antiguo técnico, se convirtió en pieza clave por ese aspecto cuando durante la temporada su testa sólo había aparecido en el área. Buen movimiento de Francisco.

    Por cierto, ¿no creéis que últimamente es muy fácil adaptarse a El Sadar y salir victorioso? Es decir, tú llegas, te adaptas en la medida de lo posible y, como al final también tienes más calidad, tienes ventaja. Esto no es muy normal, porque la mayoría de equipos no son tan buenos en ese juego como el propio Osasuna, pero como va tan cortito arriba… al final termina cayendo en su propia trampa.

    Respond
  • hlloris 9 noviembre, 2013

    @migquintana
    Así es. La de veces que he visto el mismo partido en El Sadar. Se adelanta el visitante, se encierra atrás y Osasuna no sabe qué hacer.
    Me sorprendió ver jugar tanto por dentro a Cejudo.
    Creo que Javi se equivocó no llevando un lateral izquierdo ofensivo (zurdo :) ), Damià da para lo que da… Aunque sea para un partido que se atasca y que juegue la segunda parte…

    El debut del chavalín ilusiona, y me alegra ver que el mister no tiene reparo en mirar hacia abajo, sin mirar la edad, porque viene buena hornada…

    Respond
  • @SharkGutierrez 9 noviembre, 2013

    @migquintana

    Es que de hecho, cierra prácticamente con 7 atrás y eso, quieras o no, es ganarle con sus propios medios a Osasuna. Los rojillos, con balón, producir producen bastante poco y dependen más del balón parado que de un juego de mayor capacidad para asociarse. Cuando le toca jugar contra equipos diferente, Francisco adapta su propuesta al rival y más fuera de casa. Como local, lo veo más fiel a lo que está en su cabeza.

    @Abel

    Igual tosco no es la palabra más correcta, pero sí que es de los clásicos jugadores que cuando mueven su estructura, chirrían cual hombre de hojalata. A Soriano no le puedes dar el balón para que juegue a más de dos toques, porque se repliega el contrario completamente y te ralentiza el juego.

    Respond
  • Abel Rojas 9 noviembre, 2013

    @ Quintana

    Tal cual. Vallecas BIS.

    Respond
  • @elSADARcom 9 noviembre, 2013

    La frustación de este partido es tremenda, porque era el día de ganar, dejar a un rival a cuatro puntos, asegurar dos semanas (mínimo) fuera de descenso y empezar a encarrilar una salvación no tan agónica como la del año pasado. Una pena que el Almería se 'econtrara' ese fallo de Andrés que le permitió explotar el partido que quería. Osasuna no tenía ideas arriba, pero a pesar de eso fue capaz de tener muchas ocasiones.

    La nota positiva para José García. Hace años que se de él, como futbolista me refiero, y ayer mostró todo lo que había visto y oído. Si mantiene la cabeza en el fútbol podemos tener un jugador de leyenda. Lo del minuto 88 no se me borrará, esa pared, ese veloz regate a Nelson y su lamento. Calidad y osasunismo en una misma jugada.

    Respond
  • Manudo 12 noviembre, 2013

    Soriano es bastante poco estético no vamos a negarlo, su planta, su forma de correr, incluso su "estética" es un poco ochentera, de otro tiempo vamos.

    Pero en el cesped es vital, lo he dicho varias veces pero me parece el metrónomo del equipo y en ciertos ámbitos no voy a decir que sea un jugador TOP porque eso no casa bien cuando uno juega en el Almería, pero si me atrevo a decir que está entre los mejores de la Liga en algunos ámbitos como inteligencia (vosotros me direis con ese "escaso" despliegie físico como se llega a primera) , sacar faltas al rival (fijaros porque es alucinante) y juego aéreo.

    Para mi es una gozada tenerlo aqui, siempre he pensado que le correspondía en un equipo un escalón por encima.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.