La alegría del pueblo


Lo que está fuera de campo es fundamental. Eso es aplicable al cine y al fútbol. “Proyecto Mágico”, el cortometraje documental del malagueño Manuel Jiménez (que se proyectó en la Muestra Alcances en Cádiz y en los festivales de Lanzarote y Málaga), entiende perfectamente eso cuando se aproxima a la leyenda del extraordinario jugador que en los años ochenta hechizó a la afición del Cádiz CF.

Jorge Alberto González Barillas, más conocido como ‘Mágico’ González, es la máxima estrella de la historia del fútbol salvadoreño, que llegó a la liga española después de haber hecho un buen papel en la Copa del Mundo del ’82. Muchos de los que lo vieron jugar aseguran que no existió un talento comparable. Para sus fieles, ni Pelé, ni Messi, ni Maradona están a su altura. Los que no teníamos mucha conciencia futbolística en sus años de actividad, tenemos que conformarnos con ver grabaciones de algunas de sus jugadas, que no hacen más que confirmar su célebre mote.

Pocos apodos estuvieron mejor puesto que el de ‘Mágico’.

Evidentemente, “Proyecto Mágico” es una película sobre fútbol. Es un gran homenaje a González. Pero, curiosamente, durante los poco más de 20 minutos de metraje no vemosEn la película no hay ni un sólo regate o gol de ‘Mágico’ ni una sola jugada, ni un gol, ni siquiera un regate, no hay imágenes de archivo. ‘Mágico’ está fuera de juego, no sale en el cuadro. Pero, al mismo tiempo, está en todas partes. Lo que hace Jiménez es alejarse del lenguaje del documental deportivo de tono periodístico al que estamos tan acostumbrados. Pues lo que le interesa es registrar la huella que ha dejado el futbolista en Cádiz. Lo hace a través de las palabras de los parroquianos de un puñado de bares y tabernas locales, gente que vio jugar a ‘Mágico’, que recrea sus regates a través de la memoria y de la palabra, que evoca esos momentos que los llenaron de tanta y plena alegría. Confirmando que lo verdaderamente maravilloso del fútbol -y de la vida- es lo que recordamos, más que lo que sucedió.

Cada encuadre, con poca profundidad de campo, es una cuidada postal de la vida en los bares típicos de la ciudad. Cada plano detalle es un breve esbozo de una cultura y de una estética regional. La cámara hace que le prestemos atención a los rostros y a los pequeños elementos que componen la vida gaditana. Las voces en off, con sus acentos y maravillosas formas de decir, hacen que cada espectador imagine a su propio ‘Mágico’ González, que cada quien lo evoque de acuerdo a su singularidad, que cada uno haga su propia película. Pues el fútbol, el deporte de masas por excelencia, también es un placer individual.

“Proyecto Mágico” confirma que lo verdaderamente maravilloso del fútbol -y de la vida- es aquello que recordamos, más que lo que sucedió Además de su obvio talento y de su habilidad, los parroquianos recuerdan la otra característica que hizo célebre al salvadoreño, su condición de bohemio, de borracho empedernido, de profesional anárquico. Algunos lo comparan con Curro Romero, otros con George Best, todos sienten nostalgia, añoran su humanidad, su generosidad y aseguran que era el jugador ideal para la idiosincrasia de la región.

‘Mágico’ fue feliz en Cádiz y Cádiz fue feliz con él. Amigo de Camarón y de Maradona, de pelo largo y bigote, desgarbado, el jugador del que nos hablan tiene tanto de estrella de rock autodestructiva como de héroe popular mítico. Y tiene tan poco de atleta musculoso y plástico. La gente que habla en el documental parece anhelar un tiempo en el que el fútbol se parecía más al arte que a la guerra, en el que la vida estaba más próxima al goce que a los engranajes de una máquina.

Su figura es una de las más queridas en Cádiz.

Como les pasó a genios como Garrincha, Sócrates u Orestes Omar Corbatta, los excesos resquebrajaron el destino glorioso de ‘Mágico’. Pero, durante casi una décadaCádiz siempre lo acogió con un gran afecto, sigue siendo el auténtico campeón de una ciudad que todavía lo atesora y lo acoge, que le agradece las glorias deportivas y, ante todo, los desvelos, la cercanía, la indisciplina y la rebeldía: el hecho de sentir que su forma de ser y de vivir triunfaba en la cancha. “Proyecto Mágico” es una celebración de la condición lúdica del ser humano. Es una celebración de la memoria popular, de su condición más creativa y vital. Es un canto de aliento al estilo de vida gaditano.

Recurriendo a un ejercicio de nostalgia, evocando tiempos pasados que fueron mejores, haciendo uso de la sugerencia, el documental hace presentes a los espectros, manufactura imágenes que no están en la pantalla, potencia la implicación y la contribución del espectador al filme. “Proyecto Mágico” es sobre un jugador de fútbol que tenía mucho de poeta maldito. Pero, ante todo, es sobre esa hinchada, sobre ese pueblo, que mantiene vivo su mito, su leyenda, sus proezas, pues esa historia también es la de ellos mismos. Los relatos son los que construyen a los héroes. Y son los que le dan vida al juego de la vida.
 


“La alegría del pueblo”, escrito por Andrés Laguna.


11 comentarios

  • @DavidLeonRon 25 julio, 2013

    ¿Puede salir un Mágico González hoy día? ¿Puede existir?

    Respond
  • Michiel 25 julio, 2013

    No en un équipo de de primera división. Me cuesta mucho verlo. Ahora se juega a otra cosa. Pero talento tenía a raudales.

    Respond
  • @DavidLeonRon 25 julio, 2013

    @Michiel

    ¿Pero tu "no" es por talento? ¿Crees que no se adaptaría al juego actual con semejante calidad?

    Mi duda es si hoy el fútbol puede producir algo tan especial y salvaje, tan anárquico y mágico. Eso y lo de siempre: hoy no se consiente una figura como la de este crack porque al futbolista le robaron "su personalidad", su libertad.

    Respond
  • @migquintana 25 julio, 2013

    A mí me parece muy complicado, David. El fútbol se ha profesionalizado hasta el extremo, la disciplina es cada vez más rigurosa y, como dices, parece que el crack es el primero que debe llegar y el último que debe marcharse. No me parece mal, ojo, pero a veces resulta una postura un poco forzada. Debe haber Mágicos. Debe haber jugadores anárquicos y salvajes, que se dejen llevar únicamente por su talento y no por lo que la gente esperamos que se guíe. Cracks imperfectos, a fin de cuentas. Que así somos todos.

    Respond
  • kay 25 julio, 2013

    Por eso mo entiendo a la gente que no entiende a los Totti, Tissier y cía.Lejos del futbol pragmático, del ganar, ganar y ganar alcanzan algo más valioso que el dinero o cualquier trofeo, entran en comunión con una gente, son amados y admirados, no como medios ni por cosas prácticas si no por quererles y por eso lo aman.Se convierten en leyendas como personas, no como futbolista.

    De mágico no se hablará por dar titulos o regatear, se hablará de su persona.Por eso Totti no se fue de la Roma.Les anaba y era amado, no era un contrato con un fin.

    Respond
  • Abel Rojas 25 julio, 2013

    Para mí sí puede existir un "Mágico" hoy. No en un gigante, vale, pero… ¿en los 80 jugó en el Barça o en el Madrid? ^^ Son jugadores a los que tienes que pedirle por favor que jueguen y que tengan carisma y calidad para soportar todos sus "accidentes". El jugador más rentable para la Samp en años fue Antonio Cassano.

    Incluso en la élite súper élite hemos visto a Balones de Oro muy recientes que, cuando tocaba, se iban al Carvanal de Río de Janeiro. La seriedad de Messi y Ronaldo nos confunde ^^

    El fútbol es de las estrellas y las estrellas normalmente son más infantiles, excéntricas y "caprichosas".

    Respond
  • Michiel 25 julio, 2013

    Sigo pensando que un futbolista de esas características no jugaría en primera división. No por el talento. En la actualidad hay jugadores con mucho talento. Pero se pide a los jugadores más cosas, como dice Quintana más disciplina, rigor táctico, contribuir al juego de otra manera.

    Se juega con mucha mayor intensidad, más rápido. Antes era todo un poco más lento, se dejaban más espacios, la exigencia en la fortaleza y resistencia físcia era menor … Por eso pienso que ni a los jugadores se les edcuca para ser "exactamente" un Mágico (no digo tener su talento, me refiero a Mágico como jugador en su totalidad) ni los entrenadores se contentarían con un jugador así. Ahora se les inculcan a los jóvenes otro tipo de aptitudes y facultades.

    Sí, hay cracks que se van de Carnaval, salen por la noche, fuman, etc., pero estos ya juegan a otra velocidad que los 80, tienen más resistencia física y demás. Al menos por lo que recuerdo de Mágico. Tampoco veo saliendo un jugador tipo Gordillo o Butragueño. Jugadores con talento parecidos sí, pero totalmente adaptados al fútbol que se practica hoy en día.

    Respond
  • Abel Rojas 25 julio, 2013

    Bueno, pero es que eso es otra cosa. Süper profesionales de los 70 tendrían problemas para jugar en la Champions por motivos físicos y rítmicos. Pero esos talentos criados y formados hoy seguro que serían algo distintos y sí llegarían al máximo nivel.

    Más bien pensaba que con el Mágico hablabais de su carácter. Y ya digo: Cassano ha jugado en 3 gigantes, 4 si incluimos a la Roma, y no le falta equipo nunca ^^

    Respond
  • Michiel 25 julio, 2013

    Bueno, todo va un poco unido, ¿no? De todas formas, de lo poco que me acuerdo de Mágico, es un poco distinto de Cassano en cuanto a carácter. Éste tiene más mala uva. Pero probablemente sean igual de díscolos. En ese sentido, es verdad que si un jugador tiene gran talento acabará jugando y muy fácilmente en equipos grandes.

    Respond
  • Miguel Canales 25 julio, 2013

    Mágico estuvo de gira con el Barça de Maradona en Estados Unidos. Pero dijo que eso no era para él y se volvió a Cádiz. Qué genio. Ahora paso unos días en Cádiz, me ha hecho mucha ilusión este artículo. Durante mi infancia pasaba muchos fines de semana en Cádiz. Todos mis amigos que se juntaban para jugar al fútbol se pedían ser Mágico González o bien Butragueño o Futre. Tremendo el impacto de Mágico en Cádiz

    Respond
  • Abel Rojas 25 julio, 2013

    Son épicas las que se cuentan sobre Mágico en aquella gira ^^

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.