“La historia del fútbol”: episodio 77


Tras proclamarse campeón por primera vez en su historia ocho años antes en el Camp Nou frente a Polonia, la selección española regresaba a una final olímpica. Esta vez el rival sería la Camerún de Samuel Eto’o. Era una generación que contaba con figuras relevantes en el futuro, caso de Xavi Hernández, Carles Puyol, David Albelda o Carlos Marchena, entre otros. Todo hacía indicar que España se colgaría de nuevo el oro, pues los de Iñaki Sáez se pusieron 2-0 arriba en el marcador. Sin embargo, un auto-gol de Amaya y otro de Etoo llevaron el partido a los penaltis. Allí, el conjunto africano se mostró más acertado, logrando la medalla más valiosa.

La trigésimo tercera edición de la final de la Recopa tuvo lugar en el legendario estadio de Wembley. Tras dejar atrás a 34 participantes, el Parma italiano, entrenado por Nevio Scala, se impuso por un marcador de 3-1 al Royal Antwerp, campeón de la Copa de Bélgica la temporada anterior. Tras un gol por cada bando en el primer cuarto de hora, el Parma lograba adelantarse en el marcador a la media hora de juego, gracias un tanto de Alessandro Melli. A cinco minutos de la conclusión, Stefano Cuoghi sentenciaba el encuentro con el definitivo tercer gol que daba al Parma la primera Recopa de su palmarés.



Haz CLICK aquí para seguir la cronología completa de
‘La historia del Fútbol’, con más de 2000 entradas, en el
Timeline del Facebook de Ecos del Balón


8 comentarios

  • @SharkGutierrez 20 julio, 2013

    Revivir a aquél Parma, es algo que me gusta hacer siempre de tanto en tanto. No porque Nevio Scala fuese un gran técnico (que en mi opinión, lo fue), sino por lo especial que fue. Era un equipo casi sin nombre hasta final de los 80. Llegó Arrigo y lo puso en el mapa de los grandes del Calcio, sin serlo (algo así como el Villarreal). Luego se rodeó de lo selecto, como la buena pasta (entiéndase por esto en ambos sentidos lo de "pasta"). Asprilla, Brolin, Chiesa, Crespo, Verón (no todos pertenecieron a la misma época, claro), etc. Parma representa la historia conclusa y con éxito, que el Villarreal no pudo llevar a cabo, con Riquelme a la cabeza.

    1 Recopa, 2 Copa de la UEFA y 1 Supercopa de Europa. Sobre todo, los dos primeros trofeos, cuando la UEFA tenía un valor intrínseco mucho mayor y la Recopa, era el torneo puro de Copas. Esa final en concreto, la ganó a un Royal Antwerp que había eliminado al glorioso Spartak. Un inesperada final en la que Benarrivo, Minotti, Grün, Brolin o Coughi, brillaron con luz propia en donde los focos brillaban más si cabe por emblemático: el mítico estadio de Wembley.

    Respond
  • Abel Rojas 20 julio, 2013

    Scala de hecho sonó para todos los grandes, quiero recordar. Si no erro sonó en su día para los dos gigantes de España y desde luego para todos los italianos.

    A menudo se dice que Ancelotti sentó las bases de aquel Parma ganador y yo no puedo estar más en desacuerdo. Es cierto que él trae una cultura de juego y es un poco el inicio, además apuesta por una serie de jugadores que sería troncales y les consolida, pero tácticamente el equipo se revoluciona sin Carletto y además aparece la figura de Verón que cambia todo.

    Supongo que muchos dirán que Ancelotti fue Van Gaal y Scala fue Heynckes. No coincido mucho aunque me parece mucho más que respetable la opinión.

    Respond
  • @DavidLeonRon 20 julio, 2013

    Recuerdo la final Olímpica, no fue una mala generación aquella, para nada. Tres titulares en la Euro 2008 de hecho.

    La delantera de Camerún era Etoo y, creo no estar metiendo la pata, Patrick Mboma, un delantero zurdo que le pegaba a la pelota que la rompía. Jugó en el Parma y creo que en el PSG también.

    En esa época la final de los Juegos Olímpicos era casi lo más grande que soñábamos con disputar. Parece que fue hace un siglo…

    Respond
  • Abel Rojas 20 julio, 2013

    No la viví especialmente si soy honesto ^^

    Respond
  • @SVilarino 20 julio, 2013

    Pues aquella final Olimpica fue un partido tremendo. Merece la pena revisarla si se tiene tiempo. Camerún tenía una base que sería doble campeona de África y que prometía en el Mundial 2002 que sería la revelación del torneo. Se la pegaron duramente, pero había equipo. Hizo un gran trabajo Winfried Schäffer.

    @Abel

    Es Scala quien pone al Parma en disposición de luchar arriba en la Serie A. Cuando él se fue es cuando aparece Carletto.

    @Shark

    Sacchi no hizo gran cosa en el Parma. Se cargó al primer Milan de Berlusconi en una eliminatoria de Coppa y el Cavaliere quedó prendado de él, nada más. Ahí nace la leyenda de Sacchi, pero la el Parma las cosas no cambian mucho. Sacchi para el Parma no fue nada especial. Ni ascendió al equipo (que tardó aún en subir por primera vez a Serie A), ni consolidó nada. Se ha exagerado mucho su etapa parmesana por lo que fue Sacchi a posteriori, nada más.

    Respond
  • @DavidLeonRon 20 julio, 2013

    @Vilariño

    "Pues aquella final Olimpica fue un partido tremendo"

    Y de madrugada si no recuerdo mal. El fútbol a deshoras es lo más grande, huele a torneo especial, a cita relevante^_^

    Amaya el pobre tuvo un día nefasto, se coló un gol y falló el penalty decisivo.

    Respond
  • SharkGutierrez 21 julio, 2013

    @Abel

    Yo pienso justamente al revés; creo que Scala es Van Gaal y Ancelotti, Heynckes. Es cierto que Carletto revoluciona un poco la idea de Scala, pero, fue Nevio quien llevó al Parma ser un equipo con presencia europea a base de titulos.

    Respond
  • Abel Rojas 21 julio, 2013

    Pues puede ser, Shark. En ese caso sí que estaría más de acuerdo yo.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.