La fuerza del mar

La base de la selección de Maturana era oriunda de los Andes inmensos que se alzan en la geografía colombiana, pero, quizás por la poderosa e inevitable influencia de Carlos Valderrama, era un equipo caribe. Su alma se fundía con la fuerza del mar para asemejar su fútbol a los vaivenes del océano. La Colombia de Pekerman, extensión de esa mismas identidad, ha vuelto a invocar al reino de Poseidón para desarrollar su juego. Como el mar Caribe, el equipo tricolor es capaz de mostrar una cara calmada, de pausa inexorable, y al segundo siguiente envolverse en tormenta tropical y arremeter con fuerza sobre el área rival, tal y como las aguas atacan la costa. Ante Brasil en New Jersey, la intensidad del juego fue un guiño al huracán que azotó la Costa Este estadounidense hace unos días. Con sosiego, primero, y agitación, Colombia mantuvo las sensaciones mundialistas de la era Pekerman.

El partido en sí, además, transmitió sensaciones de ilusión justificada. Colombia, que también es selvática, presenció como Falcao perdió el duelo individual con Thiago Silva. El poder del goleador guerrero es la sangre que da vida a la mayor producción ofensiva que jamás ha vivido el país; sin embargo, ante el corte profundo, Macnelly y James Rodriguez lograron inyectar el vigor necesario. Es maravilloso que dos jugadores que dentro de la semántica del fútbol son tan dispares, uno telaraña y el otro marea, logren amalgamar tan bien. Su juego, a la larga, expresa lo mismo desde distintos medios. Juntos son un veneno que serena los párpados como antesala a un abrupta conmoción. Así tejieron el gol de Cuadrado. Juan Guillermo, que bien podría ser el protagonista del “Libro de la selva”, volvió a romperla. Si el colectivo es el mar, el de la Fiorentina es un tifón devastador desde la cal.

5 comentarios

  • @10Kundera 15 noviembre, 2012

    El encuentro se jugó a mil por hora una vez Brasil logró taponar la salida fácil de Macnelly. Y ahí Colombia pagó muchas veces. La primera fue una jugada en la que Aquivaldo, central, va a anticipar/presionar muy arriba, y Valencia, que jugó de lateral derecho, no cierra su posición; Sánchez no hace cobertura y Cuadrado pierde la marca. Kaká rompió y casi la manda a guardar (Buen partido del madridista). Así hubo varias acciones, en las que se pecó de falta de talento o de que Yépes está acabadísimo. Hizo mucha falta Zuñiga y su influencia interior y capacidad de salida desde la derecha.

    A nivel táctico, más allá de la baja de Zuñiga que obligó a que Valencia jugara de lateral derecho (Se prefirió competitividad a adecuación, muy Mourinho ^^) y Sánchez fuese titular, está en la titularidad de Cuadrado y Jackson. Con Cuadrado de inicio, se rompió el 4-2-2-2 torre y Colombia jugó con un rombo diamante (Sí, existen) en la mitad, con James izquierda, Cuadrado derecha, Macnelly de 10 y Sánchez de 5 único. Luego, claro, la flexibilidad habitual del mediocampo colombiano hacía que James acabara muchas veces en la derecha y que Macnelly se moviera muy a lo ancho y pisara base con continuidad, sobre todo al principio. Jackson modificó los movimientos anchos y largos de Teo, y jugó más de 9. No me gustó mucho más allá del detalle puntual (Casi hace un golazo que dejaba en anécdotico el de Ibra).

    Falcao estuvo a un bajo nivel técnico y perdió el duelo con Thiago Silva. Sin Falcao de jefe, Macnelly, James y Cuadrado tomaron el testigo. Macnelly estuvo muy activo, de más a menos, y limpiaba siempre en la base. No estuvo preciso, eso sí, en su arte favorito, el último pase, y que haya destacado habla de lo bien que jugó. James, como siempre que juega Cuadrado gozó de libertad. Se dejó llevar por el partido y condujo demasiado. Luego se calmó e hizo destrozos. El gol de Colombia fue una genialidad. Cuadrado, que no debe ser titular siempre, estuvo muy fino. Su primer paso es impresionante. Va de 0 a 100 en nada y tiene una gambeta, corta y larga, tremenda. Aún sin el apoyo de Teo-Zuñiga-Macnelly constantemente en su zona, logró ser desahogo y ganó varias veces el duelo individual ante dos o tres brasileños. Y marcó el gol sí. ^^

    De Brasil decir que no me gusta Neymar como referencia, y que creo que a él tampoco le agrada nada. Kaká jugó bastante bien, eso sí, pero creo que hoy día un gran partido de Neymar es más y mejor que un gran partido de Kaká. Mano debe ajustar. Loable trabajo de Thiago Silva en el duelo con Falcao. TREMENDO.

    Como coletilla final, le tengo pavor a Yépes. Se nota lo que un día fue, pero está acabado. Su timing empieza a ser perverso en ocasiones y su tendencia a la falta por llegar tarde es obscena. Es una amarilla ambulante.

    Respond
  • @SharkGutierrez 15 noviembre, 2012

    Me gustó muchísimo el rombo de Pekerman, más allá de las carencias que pueda tener.

    Kun, ayer me comentaron una posible modificación táctica en la que McNelly saliese del once y se jugase con más amplitud potenciando a Zuñiga y Armero en los carriles con James, con más libertad interior aún. No sé como ves tú eso, pero cuando McNelly (conocido por ser un jugador "montaña rusa" en rendimiento) podría dar mucho juego. Las recepciones de James cayendo a banda y generando 2vs1 permite una movilidad mayor a los delanteros (independiente de si es Jackson o es Teo).

    Me gusta Colombia, especialmente a un ritmo muy Premier; es decir muy alto y que ejecuta las transiciones de una manera que es una de las razones por lo que me gustan la Premier. Todo tiene un sentido y un próposito.

    Respond
  • piterino 15 noviembre, 2012

    Soy del 82, y creo que los futboleros de mi quinta compartimos sí o sí una vinculación especial con la selección de Colombia. En mis primeros recuerdos internacionales aparecen cafeteros irrepetibles como debilidades obligatorias del momento. Incluso las anécdotas menos "futbolísticas" fueron de las más carismáticas y memorables (Higuita y el gol de Roger Milla, "lo" de Míchel y Valderrama, …). Y después llegarían Faustino Asprilla y Gio Moreno, dos futbolistas sin los que sería difícil explicar mi pasión por el fútbol.

    Como soy de los que piensan que el fútbol tiene alma, creo que el drama del 94 hirió de gravedad al fútbol colombiano. Porque además fue síntoma de muchas otras cosas que pasaban en el país. Hoy Colombia empieza a restañar las heridas. En muchos sentidos. Un tiempo nuevo.

    Me gusta especialmente además la apuesta por Pekerman en este momento. Es un técnico al que tengo en alta estima y que moldeó la Argentina más competitiva, en mi opinión, de los últimos 20 años. Injustamente tratada, y sin un "súper Messi", además. Yo, en la línea de lo que apunta Shark, veo también esa evolución hacia potenciar el juego exterior de dos carrileros o volantes largos, lo que modificaría el concreto rol interior de James o de Torres, y al que podría readaptarse sin problemas Valencia, por su versatilidad. Jugadores como Zúñiga, Armero o Cuadrado (ojo con él, me encanta, debilidad personal desde hace tiempo) crecen desde hace años en Italia a partir de ese rol concreto.

    Respond
  • Marcel 15 noviembre, 2012

    A mi en lo particular no me agrada ver a Colombia con ese ritmo. Es decir, me gusta verlo pero como conclusión más no como discurso. Si el equipo está junto, o al menos sin tanta distancia entre líneas y en campo rival, bienvenido el vértigo, de lo contrario, un ir y venir me pone nervioso y no me parece rentable. Es que lo de ayer por momentos parecía una carrera entre Paulinho y Ramires contra James y Cuadrado, minuto 70 de alguna Copa América o Mundial…

    Respond
  • Kundera 15 noviembre, 2012

    @ Marcel

    Estoy de acuerdo contigo. Así se lo hice saber a Shark, vaya. Colombia no puede jugar a ese ritmo, entre otras cosas, porque nuestra defensa no puede leer/moverse a esa velocidad. Ayer concedimos más ocasiones que siempre por errores no forzados debido a eso. Por eso Macnelly es tan esencial. Y por eso es tan importante los escalones de pases que se forman a partir del doble. A Colombia le faltó dos o tres pases en casi todas las jugadas.

    @ Piterino

    No sé si has visto los partidos de las elimatorias. Armero, Zuñiga y Cuadrado tienen mucha presencia.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.