Estrella Roja, el orgullo de la Europa del Este | Ecos del Balón

Estrella Roja, el orgullo de la Europa del Este


La nueva temporada de la madre de todas las competiciones está cada vez más cerca y ya se notan las ansias por volver a ver fútbol de élite, aunque éste cada vez se vea menos a menudo en el contexto europeo actual. Las diferencias económicas y la Ley Bosman han focalizado casi todo el talento en dos o tres ligas y, aunque la cosa no es tan exagerada como hace cinco o seis años, los tiempos en que el Campeón de Europa podía llegar de cualquier punto del Viejo Continente están ya muy lejanos. Ni los agentes, ni las televisiones ni la propia UEFA (con sus formatos cada vez más enrevesados y teledirigidos), lo permitirían. La nostalgia por la Copa de Europa se hace presente, en parte por el inevitable atractivo de pensar que todo tiempo pasado fue mejor, en parte porque los torneos puros de Copa tienen un carisma que jamás podrán alcanzar los engendros con liguillas de por medio y, en parte, porque la mera idea de la existencia de un sorteo puro nos parece una utopía en los tiempos que corren. Todo eso lo reunía la vieja competición continental.

Europa era un continente más pequeño –qué fácil era estudiar geografía para nuestros padres…-, el espacio detrás del Telón de Acero producía jugadores de alto nivel al mismo ritmo que misiles intercontinentales y las leyes comunistas permitían que las grandes figuras orientales permaneciesen durante los mejoresLas grandes estrellas de Europa del Este sólo podían abandonar su país pasada cierta edad años de su carrera en su país. En la actualidad, no sería extraño ver a gente como Blokhin y Dassaev, Deyna y Lubanski, Georgi Asparukhov, Viktor y Nehoda, Martin Hoffmann y Hans Jurgen Dörner, Florian Albert y Tibor Nyilasi (con Gica Hagi, Marius Lacatus o el propio Dassaev pudimos comprobarlo gracias a los avatares de la política internacional), jugar en equipos de media tabla en una de las grandes ligas. Lo importante es la liga donde juegas, no el club –craso error en mi opinión-. Entonces no era posible. Sólo pasada cierta edad –los 28, los 30, los 32, dependiendo del país- las mayores figuras, que ya habían hecho sus servicios a la patria, podían salir y disfrutar del infierno capitalista. Por tanto, el nivel de las ligas nacionales se mantenía alto. Se comprobaba, cuando algunos de ellos venían a la Europa Occidental, que marcaban diferencias ya veteranos (Dzajic en Bastia, los polacos en Bélgica, Deyna en el Manchester City…). Por tanto, en la antigua Copa de Europa, los viajes al extranjero se convertían en odiseas, y visitar Belgrado, Bucarest, Lodz o Sofía, lo que hoy son viajes casi de placer, se convertía en todo un desafío. No está de más, pues, recordar al último campeón de la Copa de Europa en su formato clásico. El último club que alzó la “Orejona”, tras superar eliminatoria tras eliminatoria, sorteos puros y ganar en un torneo donde sólo participaban campeones.

Forjando un equipo de leyenda. Europa conoce al Estrella Roja.

Llevaba ya unos cuantos años el club del ejército yugoslavo dando avisos del potencial que tenía. El club había pasado momentos gloriosos a finales de los 50 y principios de los 60 con un buen equipo liderado por Vladimir Beara –al que Yashin se refería como el mejor portero europeo- y Dragoslav Sekularac –uno de los interiores creativos más brillantes de su generación-, y también en la segunda mitad de los 70, con los últimos coletazos del gran Dzajic y la eclosión de un Vladimir Petrovic que ilusionaba al “Pequeño Maracaná”. Pero durante los 80 la travesía del desierto fue larga, aunque el club fue regenerándose poco a poco. En la temporada 1988/89, el Milan de Gullit, Rijkaard y Van Basten no había podido ganarles y los terminó eliminando en los penalties, en un partido que se había suspendido por niebla, ante 95.000 personas en el “Pequeño Maracaná” de Belgrado. En aquél equipo ya despuntaban Dragan “Pixie” Stojkovic y Dejan Savicevic –“Il genio”, como años más tarde lo bautizaría Silvio Berlusconi-.

El equipo que llegaría a lo que ningún otro equipo yugoslavo jamás llegó fue armado poco a poco, en un plan a cinco años, por el presidente Dragan Dzajic y el manager Vladimir Cvetkovic. Por ejemplo, el club consiguió firmar al gran goleador del Vardar Skopje, Darko Pancev, adelantándose a sus rivales del Partizan, que también lo pretendían. Ese mismoCon un objetivo a cinco años, el Estrella Roja se hizo con los mejores jugadores posibles verano, en dura pugna con el propio Partizan y el Hajduk Split (que incluso había llegado a acordar los términos del contrato con el jugador), Dejan Savicevic pasó a formar parte del Estrella Roja, proveniente del club de su ciudad natal, el Buducnost de Titogrado –actualmente Podgorica-. El Dínamo Zagreb había dejado de lado al hijo de alemanes Robert Prosinecki, que a los 19 años de edad ya realizaba auténticas maravillas, y pronto se convirtió en indiscutible del centro del campo del Estrella Roja, junto a Savicevic y Stojkovic. A los mayores talentos de Macedonia, Montenegro y Croacia, el Red Star sumó a Stevan Stojanovic, Slobodan Marovic, Vlada Stosic y Vladimir Jugovic, que venían de las categorías inferiores. Por último, como la guinda del proyecto, también llegó el experimentado líbero rumano Miodrag Belodedici, ya campeón de Europa sorpresivamente con el Steaua de Bucarest en 1986. Fue este un traspaso sin precedentes en la Europa del Este. Por si fuera poco, el veterano medio Dragisa Binic volvió del Levante y del campeón yugoslavo de 1989, la Vojvodina, vinieron un chaval que le pegaba regular a la pelota, el temperamental Sinisa Mihajlovic, y el técnico Ljupko Petrovic. Con estos mimbres, los rojiblancos ganaron un par de ligas y una copa, y a pesar de haber perdido a su máxima estrella y capitán, Stojkovic, que partió al Olympique de Marsella en el verano de 1990, el Estrella Roja afrontó la temporada 90-91 convencido de poder hacer grandes cosas en Europa. Pancev, Savicevic y Prosinecki, que habían jugado el mundial Italia ’90 dejando una muy buena imagen, eran reconocidos ya como figuras a nivel continental.

El primer escollo europeo fue el modesto Grasshoppers de Suiza en el Maracaná. El partido terminó 1-1 y hubo muchas críticas al equipo rojiblanco. En la revancha en el Hardturm Stadium, el equipo jugó uno de los mejores partidos del año y venció como visitante 4-1. En Octavos de Final, se enfrentaban al siempre difícil Glasgow Rangers, que contaba con el inglés Chris Woods en la meta, un buen puñado de internacionales escoceses como Malpas, Gough y McCall, y una mortal delantera formada por Maurice Johnstone y Alistair McCoist, que lo habían llevado a ser el campeón de Escocia. El 3-0 como local dejó casi todo definido. El 1-1 de la revancha en Glasgow es recordado por un fantástico gol de Darko Pancev de media tijera, después de pararla de pecho tras un centro de Prosinecki.

Ya en cuartos de final, el Red Star tuvo que enfrentar al sorprendente Dínamo Dresden de Alemania del Este, y, otra vez con el estadio lleno (90.000 almas), ganó 3-0 con goles de Prosinecki al convertir una falta directa -se consolidaba como el mejor jugador joven de Europa-, Binic y Savicevic -golazo, regateando a tres jugadores-. En la vuelta, los rojiblancos perdían 1-0, consiguieron remontar hasta el 2-1 y a falta de 10 minutos, el árbitro tuvo que detener el partido por disturbios en las tribunas, con lo que la UEFA le dio ganado el partido al Estrella Roja 3-0. En semifinales, el equipo de la capital yugoslava se enfrenta al primer gigante del torneo: el Bayern Munich. Fue una edición plena de resultados sorpresa, y eso influyó. Otros grandes animadores de Europa habían caído: el Napoli contra el Spartak de Moscú por penaltis, el Madrid también contra el Spartak, el Porto ante el propio Bayern… Los resultados contra todo pronóstico y los caprichos que siempre deparaba el sorteo puro conformaron unas semifinales en las que estaban el Olympique de Marsella -que venció al Milan en los despachos, ya que los rossoneri no quisieron presentarse a reanudar el partido tras un apagón-, el Estrella Roja, el Bayern y el sorprendente Spartak de Shalimov, Radchenko, Mostovoi y Karpin, en el canto del cisne del fútbol soviético.

Haciendo historia. Desde Belgrado hasta Bari.

El primer partido fue en el Olímpico de Munich. El campeón alemán contaba con jugadores contrastados como Olaf Thon, Raimond Aumann, Klaus Augenthaler o Jürgen Köhler, todos mundialistas en el torneo disputado en Italia el verano anterior Y también destacaba la presencia de un joven Stefan Effenberg.Para jugar su primera final de la Copa de Europa, los yugoslavos debían batir al Bayern En dos contras fulminantes, el Crvena Zvezda da la vuelta al inicial gol muniqués. Dos goles como visitante, en uno de los triunfos más importantes en la historia del club. Primero “la Cobra” Pancev a centro de Binic en una salida rapidísima a la contra. Sin darle tiempo a reaccionar al conjunto de Heynckes, y en otro contragolpe mortal, el joven Savicevic superó en velocidad a Köhler y fusiló a Aumann con un zurdazo cruzado y bajo después de correr 30 metros. La revancha, quince días más tarde, sería emotiva y plena de alternativas.El equipo yugoslavo se puso 1-0 con un golazo de Sinisa Mihajlovic en lo que siempre fue su especialidad, un tiro libre, desde 25 metros. Pero el Bayern era el Bayern, y se puso 2-1 en un instante. A falta de dos minutos, cuando los penaltis estaban cerca de llegar, con los locales lanzados al ataque empujados por un ambiente fenomenal -casi cien mil personas con banderas y bengalas, gritando todo el partido-, un centro raso de Mihajlovic otra vez, fue mal rechazado por el líbero Klaus Augenthaler. La pelota salió alta y hacia atrás, y superó el mal posicionamiento del portero Aumann al que se le coló por arriba. El Estrella Roja jugaría su primera final de la Copa de Europa. El Red Star ya había jugado una final de UEFA a finales de los 70, perdiendo contra el Borussia Moenchengladbach.

La final se disputaría en el San Nicola de Bari, el estadio más bello del Mundial 90. El rival: el Olympique de Marsella de Dragan Stojkovic, el mayor ídolo de la afición rojiblanca, que como ya habíamos dicho, fue firmado por Bernard Tapie para reemplazar a Enzo Francéscoli en el todopoderoso campeón francés. El equipo dirigido por el mago belga Raymond Goethals había llegado a las semis el año anterior perdiendo ante el Benfica con un gol de Vata con la mano. Y ganaría la Copa en 1993 venciendo al Milan. En suma, el Estrella Roja enfrentaría a un equipo que era animador frecuente en Europa, con jugadores como Chris Waddle, Jean Pierre Papin, Manuel Amorós, el brasileño Mozer, Basile Boli y el propio Pixie Stojkovic.Los rojiblancos llegaron a Bari una semana antes, para aislarse de la locura que invadía a los hinchas en el país.

Por primera vez en la temporada, el técnico Petrovic decidió jugar un poco más cerrado atrás y darle la pelota al rival. Fue una decisión sin precedentes y que levantó no pocas críticas en el seno del equipo, pero tenía su lógica. El OM tenía una batería ofensiva impresionante pero gustaba de convertir los partidos en un toma y daca constante, confiado en la solidez de su defensa y el poderío que le otorgaban Waddle y Adedí Pelé en las bandas y el infalible Papin en el centro del ataque. El Estrella Roja, que ya había demostrado en Munich que a la contra podía ser mortal, se aplicó a este plan durante toda la final.

Stevan Stojanovic; Miodrag Belodedici; Illia Najdoski, Refik Sabanadzovic, Slobodan Marovic; Vladimir Jugovic, Sinisa Mihajlovic, Robert Prosineki, Dragisa Binic; Dejan Savicevic, Darko Pancev fue el equipo que sacó Ljupko Petrovic. Así, aguantando agazapados atrás –el OM dio muchas menosAguardando atrás y buscando la contra, el Estrella Roja consiguió mantenerse imbatido oportunidades de contragolpear de las que suponía el técnico yugoslavo- a pesar de nunca haberlo hecho en la temporada, el partido fue casi soporífero y se llegó a la prórroga, donde Papin marcó un gol de cabeza que fue anulado. 0-0. Penaltis. El drama se hace presente pronto, cuando Prosinecki convierte el suyo, burlando a Olmeta y Stojanovic, le ataja su lanzamiento al internacional francés Manuel Amorós, como había predicho su técnico, que tenía fe ciega en las capacidades desde los 11 metros de su veterano portero. Después Binic, Casoní, Belodedici, Papin, Mihajlovic y Mozer convirtieron sus respectivos tiros, dejando el último penalty de la serie para el macedonio Darko Pancev, un hombre en su momento más alto, pleno de confianza, que no falla y le da el máximo título máximo Europeo al Estrella Roja de Belgrado, primero para un equipo yugoslavo, segundo para un equipo del Este. Un equipo aguerrido, compacto, forrado de talento y personalidad y con un potente contragolpe para jugar de visitante, que apoyado por una multitud en el Maracaná de Belgrado cada vez que tuvo que ir a buscar un buen resultado como local había despachado a todos sus rivales esa temporada. Campeones invictos.

La conquista del mundo: Tokio. La guerra y la diáspora.

Después de ganar la Copa de Europa, con el comienzo la Guerra, ningún equipo extranjero puede jugar en el país, por lo que la Supercopa Europea que el equipo debía jugar contra el Manchester United (campeón de la Recopa), que en esa época era a dos partidos, no pudo completarse. Ya sin su técnico Ljupko Petrovic, su portero Stojanovic, Prosineki, Marovic y Sabanadzovic, sólo se pudo jugar el primero en Old Trafford, dónde el United ganó 1-0 a pesar de hacer un buen partido el equipo yugoslavo. Con la llegada para la temporada 91/92 del nuevo entrenador Vladica Popovic (curiosamente, el Estrella Roja tuvo 5 entrenadores diferentes durante el ciclo 86-91), y Vasilijevic, Tangja, Ivic, Lekovic, y Jovanovic –jugadores correctos, pero para nada superclases-, el equipo viajó a Tokio para enfrentarse al Campeón de la Copa Libertadores, el Colo Colo chileno, el único equipo de su país en ser campeóncontinental, como nuestro protagonista yugoslavo.

El 8 de diciembre de 1991, el Estrella Roja formó con: Milojevic; Belodedici; Radinovic, Nadojski, Vasilijevic; Mihajlovic, Stosic, Jugovic, Ratkovic; Savicevic, Pancev. Colo Colo salió al campo con: Morón; Garrido; Margas, Salvatierra; Ramírez, Vilchez, Mendoza; Barticciotto, Pizarro; Yánez, Martínez. El técnico era conocido en Yugoslavia, el croata creador de la generación dorada, Mirko Jozic. A pesar de perder un hombre (Savicevic, expulsado) en el primer tiempo, con un gran partido de Vladimir Jugovic, el Red Star vapuleó al Campeón de América por 3-0 con dos goles de Jugovic y uno de Darko Pancev (que fue Bota de Oro europea la temporada 91/92). Así el Estrella Roja de Belgrado cerraba su fantástico año 91, llevando a lo más alto al fútbol yugoslavo. Pero ¿por qué un equipo bisoño en comparación a los grandes de Europa que dominaron el continente en los 80 y 90 (Liverpool, Juventus, Milan, Barcelona) llegó tan lejos?

La explicación hay que buscarla en una extraordinaria camada de grandísimos jugadores que floreció en los Balcanes a mediados de los años ochenta: Dejan Savicevic, Robert Prosineki, Dragan Stojkovic, Sinisa Mihajlovic, Zvonimir Boban, Robert Jarni, Pedrag Spasic, Alen Boksic, Vladimir Jugovic, Dragoljub Brnovic, Pedrag Mijatovic, Davor Suker, Darko Pancev, Slavisa Jokanovic, un jovencísimo Zahovic con apenas 18 años, Srecko Katanec… De hecho, varios de ellos ganaron el Mundial Juvenil de Chile en 1987, entrenados por Mirko Jozic jugando un fútbol de altos quilates. Hay quienes aseguran -y me incluyo- que Yugoslavia hubiera destruído a cualquier equipo europeo en la Eurocopa de Suecia ’92 (quedó descalificada por la guerra, en una decisión sin precedentes de la UEFA, ya que el equipo se había clasificado tranquilamente con todos esos jugadores y en su lugar fue Dinamarca, a la postre campeón). El equipo ya había hecho sudar a Alemania y Argentina en Italia ’90, jugando contra los hombres de Maradona 60 minutos con uno menos, antes de ser eliminados en los penaltis. También apuesto que hubieran llegado lejos en USA ’94. De todos modos, Croacia pudo afirmarlo en Francia ’98 y Yugoslavia hizo sufrir bastante al mejor equipo del torneo, Holanda. Sin duda, estamos hablando de una generación de oro. Y la mayor y tal vez mejor parte de esa generación (a excepción de Boban, Boksic y Suker), jugó para este fantástico equipo.


44 comentarios

  • @cordobeh 17 agosto, 2012

    Esto sí que es historia y no lo que nos contaban en tercero de bup. El futbol antes de Bosman.

    Una pena que por temas político-nacionales se acabara dividiendo una de las canteras de Europa. Un aplauso maestro.

    Respond
  • @migquintana 17 agosto, 2012

    Maravilloso Sergio. Se echaban de menos estos artículos tuyos para Vinilo.

    Gracias a Suker, Croacia’98 fue mi primera selección fetiche. Recuerdo que en la segunda semana de competición me marché de campamento a Jaen, con lo que lo de ver el Mundial se iba a tornar en algo bastante complicado y, pese a ser aún pequeñito, eso era una gran putada -aunque Zubizarreta hubiera echado un cable contra la nostalgia. Como si fuera un anticipo del resto de ocasiones en los que ver fútbol resultaría complicado, lo terminé viendo. En el salón y los partidos de Croacia. Como un rey, vaya. Recuerdo con cariño como mi madre me envío una carta al campamento, que tiempos aquellos, cuya postdata era: ”Te traigo buenas noticias: Croacia ha sido tercera y Davor Suker ha sido pichichi”. Como si no conocieras a tu hijo, mamá. Como si ya no lo supiera… 😀

    Respond
  • Abel Rojas 17 agosto, 2012

    Dassaev y Blokhin en un media tabla, Vilariño?

    Qué pasó con Prosinecki? Por qué no terminó de romperla como sus condiciones insinuaban.

    Por cierto, a todos: ¿Suker o Mijatovic?

    Respond
  • @chopi_8 17 agosto, 2012

    "Todo tiempo pasado fue mejor"

    Pues eso. Cómo molan los textos de Vilariño.

    Respond
  • Larios84 17 agosto, 2012

    Que grande el futbol balcanico, bueno en definitiva que grande el deporte de equipos balcanico, en que co** no son buenos estos tios?? Basket, futbol, balonmano, waterpolo, es que son ases, que seria de las selecciones europeas si la URSS y Yugoslavia continuaran tal cual…..

    Prosikito le paso que era mas de cristal que Stielike, y si a eso le unes que ya llego como campeon de Europa, que conocio la nocturnidad de Madrid,etc,etc…, pues que perdimos a uno de los mejores centrocampistas de esa decada vamos.

    Sobre el debate, yo personalmente aunque alabo la clase de Pedja y que anoto el gol de la Séptima, amen de hacer un megaaño en el Valencia antes de su fichaje blanco, me quedo con Davor sinceramente, sus años en Sevilla fueron grandiosos, y su primer año en el Real Madrid con Capello dirigiendo y deambulando por ahi Raul, Pedja, Seedorf y compañia fue muy bueno tambien, algo solapado por un tal Ronaldo Nazario en Barcelona

    Respond
  • Some 17 agosto, 2012

    ¡Suker!

    Grandioso Vilariño.

    Respond
  • Abel Rojas 17 agosto, 2012

    Gana Suker 2-0 ^^ Añadan mi voto.

    Respond
  • @sperea84 17 agosto, 2012

    La clave está en aquella selección que ganó el Mundial juvenil del 87. Compartían equipo Prosi, Brnovic, Jarni, Jankovic, Suker, Pedja y Boban.

    Prosinecki no triunfó en España por una combinación de desafortunadas lesiones musculares y la mala vida fuera de los estadios, con la relación que puedan tener ambas cuestiones. Paradójicamente su año más notable lo pasó en el Oviedo. Y no hay que olvidar que también fue pieza clave en aquella inolvidable Croacia de Francia'98. Yo adolescente entonces, también me enamoré de la selección cuadriculada aunque el bueno de Davor tuvo mucha culpa de ello. Sería muy difícil decidir entre Suker y Pedja.

    Gran artículo.

    Respond
  • @DavidLeonRon 17 agosto, 2012

    Te quiero Vilariño, lo sabes:D^_^

    "Dejan Savicevic -“Il genio”, como años más tarde lo bautizaría Silvio Berlusconi-."

    Qué bueno era Savicevic. Pero QUÉ BUENO. Para mí, un jugador infravalorado en sus mejores momentos. Un genio integral, un mago capaz de una jugada de una calidad megatop. Me falla la memoria, pero hay una final de Copa de Europa en la que el Milan cambia su mediapunta, en una estaba Savicevic y en la otra Boban, que para mí era bastante inferior, la verdad.

    " Adedí Pelé"

    Abedi!! ^^

    Que por cierto, recuerdo que en el 95 vino el Torino a jugar un triangular a Jerez. Con mis tiernos 10 años, casi me da un infarto al ver que jugaba PELÉ. Luego me explicaron que la cosa no era lo que parecía, jajajaja ^^

    @Larios84 @Abel

    "Qué pasó con Prosinecki? Por qué no terminó de romperla como sus condiciones insinuaban"

    Lesiones a un lado, Prosinecki jugaba al fútbol bastante peor de lo que se creyó en su momento. La pisaba como Riquelme, pero se la quedaba 10 segundos más de la cuenta. Y la cifra que pongo no es exagerada. Prosinecki no sabía soltar la pelota.

    Eso sí, técnicamente era muy completo.

    Respond
  • @DavidLeonRon 17 agosto, 2012

    Mijatovic era más que Suker. Para mí no hay dudas.

    Respond
  • @chopi_8 17 agosto, 2012

    Mi voto es para Suker, por supuesto.

    Respond
  • NRG 17 agosto, 2012

    Mi voto para Suker. En cuanto a Prosinecki……la mala vida y las lesiones le mermaron mucho pero David ha dado en el clavo: era mucho menos de lo que se decía. El Madrid estaba huérfano de estrellas y la prensa propagandista hizo el resto. Riquelme, en mi opinión, ha sido muy superior a Prosinecki.

    Respond
  • @l_Alcazar 17 agosto, 2012

    Grandioso Vilariño, puto jefe!

    Mijatovic

    Tengo una imagen grabada en la retina de Prosinecki subido en la barra del "Antiguo", un conocido bar (ya desaparecido) de Oviedo, con la camisa medio desabrochada y una copa en la mano. Quizá eso explique cosas xD

    Respond
  • @DavidLeonRon 17 agosto, 2012

    Mijatovic era jugador de 15 goles por Liga y Suker unos 22, pero es que Pedja tenía mucho más desequilibrio lejos de portería y abarcaba bastante más campo. Era mejor hombre!!

    @NRG

    Ahí sí que no tengo dudas, Román se ha comido a Prosinecki, fácil vamos. Y que venga Vilariño a negarlo ^^

    Respond
  • @migquintana 17 agosto, 2012

    @DavidLeonRon

    David, me sorprende. Que te gustase más Suker te pega una barbaridad. Esa clase tan ochentera-noventera que se gastaba en el campo enamoraba a cualquiera. Su disparo con el exterior es como una película de Zooey Deschanel. Por favor, mírate el vídeo y reconsidera tu opinión.

    Respond
  • @PapitoOscar 17 agosto, 2012

    Davor, of course.

    Vilariño y sus textos dan para libro. Felicidades.

    Prosinecki o como diría Van Gaal, "si te lesionas es que algo no va bien en tu cabeza".

    Respond
  • @SharkGutierrez 17 agosto, 2012

    A día de hoy es díficil juntar a tanto talento y a tanta calidad en cada una de sus líneas.

    Estaba leyendo algo sobre el entrenador de aquél equipo: Ljuoka Petrovic.

    Una anécdota concretamente: al parecer, le cerraban la puerta del hotel por fuera casi siempre. Mucha retórica se hizo de ello: "¿Qué pasó con "Catástrofe" Petrović, que llegó como la revelación del fútbol moderno y se fue escabulliéndose por la puerta trasera de un hotel?"

    Por cierto, también estuvo en el Espanyol y fue despedido a los dos meses. Es un poco "Milutinovic" de clubes pero sin éxito. Ha estado en Dubai, Peñoral de Montevídeo, en China, en Bulgaria en dos etapas y por último lo que sé, es que está en Kazajistán entrenando.

    Después de la Copa de Europa, nunca levantó cabeza (en lo que a relevancia se refiere).

    Fue designado como entrenador del año por la UEFA 1990-91.

    Respecto a lo de Mijatovic vs Suker, tampoco los comparo. Eran complementarios uno al otro. Solo me gusta comparar cuando dos futbolistas son muy parecidos.

    Respond
  • Abel Rojas 17 agosto, 2012

    @ Sperea84

    Grande el comentario.

    @ Alcazar

    Espectacular ^^ Como actor la está partiendo, todo sea dicho.

    @ Quintana

    Y desde cuándo David siente una especial atracción por la clase? Él es de Robben, Hulk e Higuaín. Son sus jugadores.

    Respond
  • @TheRebelWriter 17 agosto, 2012

    Yo he sido más de Suker siempre porque tenía predilección por los 9´s, de hecho tengo hasta su camiseta de Croacia, pero ahora, y con el tiempo, diría que me quedo con Pedja. http://www.youtube.com/watch?v=rkyBcK0pjxU
    P.D: Enorme artículo sobre uno de los equipos y una de las generaciones que más me atrayó nunca.

    Respond
  • @deportemipasion 17 agosto, 2012

    Vaya textazo Vilariño, espectacular. Y ahora a ver todos los videos para disfrutar con estos jugadores. Muy completo, enhorabuena.

    Respond
  • @migquintana 17 agosto, 2012

    @Abel Rojas

    Pero yo no iba por la clase, ya sabemos que David es como es. Iba porque a él le gustan los jugadores más concretos, más definidos (tú mismo has nombrado al extremo, a la exhuberancia física y al delantero más concretos que existen). Y no es que Suker lo fuese tan exageradamente, pero como él lo ha dicho Pedja abarcaba más cosas y más campo. Super Davor hacía todo con una clase deliciosa, pero en la mayoría de partidos hacía menos que el resto.

    Además, él, como yo, siente un apego por el gol más fuerte que el que sientes tú o Kundera, por asemejar gustos futbolísticos, por jugadores con dicho talento. 😀

    Respond
  • Abel Rojas 17 agosto, 2012

    @ RebelWriter

    Tengo que reconocer que a mí Pedja, visualmente, no me genera ningún placer. No sé, no creo que sea demasiado bonito, la verdad…

    Respond
  • Vilariño 17 agosto, 2012

    En primer lugar, gracias a todos ^^. Así da gusto xD

    En segundo lugar: Suker. Pedja, como dice David, abarcaba más registros, pero Davor molaba más.

    TEMA PROSINECKI

    Prosinecki siempre fue muy débil físicamente. La tendencia a las lesiones la traía ya de serie, pero cuando jugaba jugaba tan bien… En serio, lo ves en algún partido de Italia 90, o con el Estrella Roja y quedas flipado. Lo que pasa que el Prosinecki que vimos aqui en España se fue poco a poco caricaturizando…exagerando sus rasgos y cualidades cada vez más. De indolente a muy indolente, de pisarla dos segundos y soltarla a pisarla 5 segundos y buscar un regate más… Y claro, luego está su malísima vida fuera del terreno de juego. Es que no se cuidaba nada, nada.
    Pero claro, cuando Mendoza fue a por él era lo que era: el mejor joven de Europa, la figura más espectacular del equipo campeón europeo, etc. Y hubo que pagar. Hubo que pagar porque el Madrid necesitaba una renovación (Que tardó en llegar), pero sobre todo necesitaba ilusión. Y se buscó con Prosinecki, igual que se buscó con Hagi (este era el verdadero genio de la Europa del Este), e incluso con Matthäus (que estaba loco por venir), pero no hubo dinero.

    @DavidLeon

    Creo que el cambio de "dieces" es entre las finales del 94 y el 95, no? La del 95 en Viena la juega Boban, que sí, era mucho más unidimensional que Savicevic. También es cierto que lo del "10" con Capello, pues como que no. Jugaba de interior izquierdo, pero bueno, la cabra tira al monte, como sabemos.
    Savicevic, la verdad, es que es una pasada de jugador, que se desenvolvía por todo el frente de ataque con una naturalidad pasmosa. Un tío infravalorado, sí. Sin duda. Boban es más fruto de la inspiración. A mí me recuerda siempre a Mostovoi, igual porque me quedé con las ganas de verles jugar algo más juntos.

    @Abel

    "Blokhin y Dassaev en un equipo de zona media?" Pues perfectamente. Quiero decir, en un Tottenham, Everton, Hamburgo, etc…Lo veo totalmente factible. Igual no de zona media entendido como "equipo mediocre", sino en un equipo de segundo escalón. Aunque obviamente eran jugadores de equipo grande.
    Yo siempre pongo como ejemplo el pase de Hrubesch al Standard de Lieja. Es concebible a día de hoy que el delantero centro de la selección alemana juegue en Bélgica? ABSOLUTAMENTE NO. En 1983, sí. Y tmabién como ejemplo, basta ver donde acabaron sus carreras grandes estrellas de Europa del Este (aunque ya veteranas): Lubanski y Lato en el Lokeren, Blokhin en Grecia, Dassaev vino a Sevilla, Dzajic en Bastia, Zmuda fue a Italia ya con el mercado más liberalizado para los polacos, Mlynarczyk y Tomaszewski (grandes porteros polacos), a Porto y Hercules, Meszaros (gran portero húngaro), al Sporting Portugal, Nyilasi al Austria de Viena, Panenka al Rapid, Protassov a Grecia, Lacatus vino al Oviedo, la primera salida de Dobrovolskiy es al Castellón…Son casos medio raros. Me parecía un fútbol "más democrático" el anterior a la Ley Bosman. Le daba la oportunidad a clubes de menor rango de poder pescar en mercados que, actualmente, casi estarían vetados para ellos.

    Por cierto, que ultimamente se me está dando por rebuscar sobre las carreras de estas grandes estrellas del Este, antes de caer el bloque oriental, es decir del 90 para atrás, y ciertamente te encuentras con cosas muy curiosas o que rompen muchos esquemas, como que Savicevic fuese internacional desde el año 86, que Stoichkov se perdiese el Mundial de Mexico por una sancion (la famosa pelea entre el Levski y el CSKA que incluso obliga a los club a cambiar de nombre y da origen a los míticos Vitosha y Sredets), la barbaridad que era el Hagi del Steaua (hasta la final de Copa de Europa contra el Milan era el máximo favorito para el Balón de Oro del 89, según la propia France Football), la ascensión de la Vojvodina campeona de Yugoslavia con Mihajlovic en sus filas… En fin, que me enrollo como una persiana xD

    Respond
  • @TheRebelWriter 17 agosto, 2012

    @Abel Evidentemente no me refiero al impacto de Pedja visualmente. Voy más en la línea de David. Y me da la impresión de que se quedó solo en la imagen del gol de la séptima y su año anterior cuando en Valencia había hecho cosas bastante grandes, claro..que lo mismo se aplica a Suker en el Sevilla. Tuve la suerte de ver a los dos en directo en su momento y eran una pasada.

    P.D: Unos videos que puse en mi blog hace tiempo. Están los resúmenes de la final del Europeo sub 21 de 1990 que perdieron contra la URSS donde jugaban ambos y otros como Boksic, Jarni, Mihajlovic, etc. http://elfutboldebarrio.blogspot.com.es/2010/03/h

    Respond
  • @DavidLeonRon 17 agosto, 2012

    @Vilariño

    "En segundo lugar: Suker. Pedja, como dice David, abarcaba más registros, pero Davor molaba más"

    Ya bueno, pero eso no valexD

    "Creo que el cambio de "dieces" es entre las finales del 94 y el 95, no? La del 95 en Viena la juega Boban, que sí, era mucho más unidimensional que Savicevic. También es cierto que lo del "10" con Capello, pues como que no. Jugaba de interior izquierdo, pero bueno, la cabra tira al monte, como sabemos"

    Acabo de consultar, contra el Barça juegan Desailly-Albertini-Donadoni-Boban, con Savicevic y Massaro. Al año siguiente juega Simone por Savicevic, que me parece que puede ser la causa de que el Milan no repitiera título. Y eso que Simone jugó un partidazo ante el Ajax.

    @Abel

    Se te olvida Ramires, que por cierto no para de decidir casi cada partido relevante que juega.

    Respond
  • @DavidLeonRon 17 agosto, 2012

    @TheRebelWriter

    Creo recordar que en la previa de la Séptima, Lippi dijo que tenían que parar a Mijatovic, que era el jugador diferente del partido. Un partido que tenía a Zidane, Raúl, Roberto Carlos, Hierro, Del Piero o Redondo.

    Desproporcionado hoy, claro, pero así fue. Suker, por cierto, suplente de Morientes y con mi padre celebrando sus goles en el Mundial a ver si así el Madrid lo vendía más caro^_^

    Respond
  • @SharkGutierrez 17 agosto, 2012

    http://www.youtube.com/watch?v=HKwCOi_l9ks
    Hay que echarle un vistazo a este partido para recordar a la mejor Yugoslavia.

    Respond
  • @SVilarino 17 agosto, 2012

    @DavidLeon

    Tampoco te pases. En 1995 al Ajax no le tosía nadie. Ya se habían encontrado en la fase de grupos y las dos sobas que le da el Ajax al Milan son de escándalo (2-0 en Amsterdam, 0-2 en Milan). Y Savicevic estaba por allí xD

    @SharkGutierrez

    Barbaridad de partido que se marcan los Yugoslavos jugando con 10 casi todo el encuentro. Vaya equipazo, dios bendito. Con algunos de los mejores jóvenes de la nueva generación (Prosinecki, Jarni, Boksic), y algunos de los mejores veteranos (Hadzibegic, Vujovic, Vulic, Katanec ^^).

    Respond
  • NRG 17 agosto, 2012

    ese Ajax de Van Gaal le metió un repaso sublime al Madrid en Chamartin…..Hasta que llegó Guardiola no recuerdo una exhibición de tal nivel en el Bernabeu. Lo que pasa es que Guardiola lo tomó por costumbre.

    Respond
  • Pepe Sarria 17 agosto, 2012

    Yo personalmente voto por Pedja, Suker era seguramente más espectacular en sus gestos técnicos pero a mí Mijatovic me parecía más jugador, más importante en el engranaje y sobre todo me encantaba su forma de lanzar faltas. Fantástico artículo una vez más Sergio, esta generación de futbolistas siempre me ha parecido irrepetible, os dejo un enlace a un artículo que yo mismo escribí las navidades pasadas sobre esa selección yugoslava que no pudo jugar la eurocopa de Suecia 92

    http://www.elfutbolesinjusto.com/una-yugoslavia-d

    Respond
  • @SVilarino 17 agosto, 2012

    Y ya que estamos, recordar a los equipos de Europa del Este que tuvieron actuaciones destacadas en Europa antes de la caída del Telón de Acero.
    En primer lugar el Honved de Budapest, que casi se puede decir que es el causante de todo esto ^^. Fue el equipo embrión de la gran Hungría de los 50, y con las victorias de la selección sobre los ingleses, más las suyas propias contra equipos de todo el continente se labró un prestigio impresionante. Pero fue su derrota contra los Wolves, campeones de Inglaterra, poco después del famoso 3-6 de Hungría en Wembley la que se puede decir que desató las gestiones para crear una Copa de Europa. Los periódicos ingleses proclamaron a los Wolves “campeones del mundo”, por haber derrotado al invencible Honved (y a algún otro equipo de prestigio, como el Spartak de Moscú). Y ahí surgieron los primeros bocetos de la competición, a cargo de Gabriel Hanot (director de France Footbal…¿o L’equipe?), contestando a sus colegas ingleses que habían tirado las campanas al vuelo demasiado pronto. Quizá debería escribir algo sobre esto xD
    Pero vayamos por países y equipos:

    YUGOSLAVIA:
    Estrella Roja de Belgrado, semifinalista en 1957 (cayó con la Fiorentina), semifinalista Copa de Ferias en el 60 (eliminado por el Barça) y el 62 (eliminado por el Barça), semifinalista de Copa de Europa 1971 (perdió con el Panathinaikos), semifinalista de la Recopa del 75 (perdió con el Ferencvaros), finalista de la UEFA del 79 (perdió con el Borussia MG), CAMPEÓN de la Copa de Europa en 1991 (venció al OM), CAMPEÓN de la Copa Intercontinental del 91 (venció al Colo Colo).
    Dinamo de Zagreb, semifinalista Copa de Ferias 1961 (eliminado por la Fiorentina), finalista de la Copa de Ferias del 63 (perdió con el Valencia), CAMPEÓN de la Copa de Ferias del 67 (venció al Leeds)
    OFK de Belgrado, semifinalista de la Recopa del 63 (eliminado por el Tottenham)
    Partizan de Belgrado, finalista de la Copa de Europa de 1966 (perdió con el Real Madrid).
    Hajduk Split, semifinalista de la Recopa del 73 (perdió con el Leeds), semifinalista de la UEFA del 84 (perdió con el Tottenham)
    Radnicki Nis, semifinalista UEFA 1982 (perdió con el Hamburgo)
    Zeljeznicar, semifinalista de la UEFA del 85 (perdió con el Videoton)

    HUNGRÍA
    Vasas de Budapest, semifinalista en 1958 (cayó con el Real Madrid).
    Ujpest Dozsa de Budapest, semifinalista Recopa 1962 (eliminado por la Fiorentina), finalista Copa de Ferias del 69 (perdió con el Newcastle), semifinalista de Copa de Europa en 1974 (perdió con el Bayern)
    MTK de Budapest, semifinalista Copa de Ferias del 62 (eliminado por el Valencia), finalista de la Recopa del 64 (perdió con el Sporting de Portugal)
    Ferencvaros, semifinalista de la Copa de Ferias del 63 (eliminado por el Dinamo de Zagreb), CAMPEÓN de la Copa de Ferias del 65 (venció a la Juventus), finalista Copa de Ferias 1968 (perdió con el Leeds), semifinalista de la Copa UEFA del 72 (perdió con el Wolves).
    Vasas ETO Gyor, semifinalista de la Copa de Europa del 65 (eliminador por el Benfica), finalista de la Recopa de 1975 (perdió con el D.Kiev)
    Videoton, finalista de la UEFA del 85 (perdió con el Real Madrid)

    Respond
  • @SVilarino 17 agosto, 2012

    RDA
    Motor/Carl Zeiss Jena, semifinalista Recopa 1962 (eliminado por el Atlético), finalista de la Recopa del 81 (perdió con el Dinamo Tblisi)
    Dynamo de Berlín, semifinalista de la Recopa de 1972 (perdió con el Dinamo de Moscú)
    Magdeburgo, CAMPEÓN de la Recopa de 1974 (venció al Milan)
    Lokomotiv de Leipzig, semifinalista de la UEFA de 1974 (perdió con el Tottenham), subcampeón de la Recopa del 87 (perdió con el Ajax)
    Sachsenring, semifinalista de la Recopa del 76 (perdió con el Anderlecht)
    Dynamo Dresden, semifinalista de la UEFA del 89 (perdió con el Stuttgart)

    POLONIA
    Legia de Varsovia, semifinalista de Copa de Europa 1970 (perdió con el Feyenoord), semifinalista de la Recopa del 91 (perdió con el Manchester United)
    Gornik Zabrze, finalista de la Recopa 1970 (perdió con el Manchester City)
    Widzew Lodz, semifinalista de Copa de Europa del 83 (perdió con la Juventus)

    CHECOSLOVAQUIA
    Dukla de Praga, semifinalista de Copa de Europa en 1967 (perdió con el Celtic), semifinalista de la Recopa del 86 (perdió con el Dinamo de Kiev)
    Spartak Trnava, semifinalista de Copa de Europa 1969 (perdió con el Ajax)
    Slovan de Brastislava, CAMPEÓN de la Recopa de 1969 (ganó al Barça)
    Sparta Praga, semifinalista de la Recopa del 73 (perdió con el Milan)
    Banik Ostrava, semifinalista de la Recopa del 79 (perdió con el Fortuna de Dusseldorf)
    Bohemians de Praga, semifinalista de la UEFA del 83 (perdió con el Anderlecht)

    BULGARIA
    CSKA de Sofía, semifinalista de Copa de Europa en 1967 (perdió con el Inter), semifinalista de Copa de Europa de 1982 (perdió con el Bayern), semifinalista de la Recopa del 89 (perdió con el Barça)
    Slavia de Sofía, semifinalista de Recopa en 1967 (perdió con Rangers)

    URSS
    Dinamo de Moscú, finalista de la Recopa 1972 (perdió con el Rangers), semifinalista de la Recopa del 78 (perdió con el Austria Viena), semifinalista de la Recopa del 85 (perdió con el Rapid de Viena)
    Dinamo de Kiev, CAMPEÓN de la Recopa de 1975 (venció al Ferencvaros), CAMPEÓN de la Supercopa de Europa del 75 (venció al Bayern), semifinalista Copa de Europa del 77 (perdió con el Borussia MG),CAMPEÓN de la Recopa del 86 (venció al Atlético), semifinalista de la Copa de Europa del 87 (perdió con el Porto)
    Dinamo Tblisi, CAMPEÓN de la Recopa del 81 (venció al Carl Zeiss Jena), semifinalista de la Recopa de 1982 (perdió con el Standard de Lieja)
    Spartak de Moscú, semifinalista de la Copa de Europa del 91 (perdió con el OM)

    RUMANIA
    Universitatea Craiova, semifinalista de la UEFA del 83 (perdió con el Benfica)
    Dinamo de Bucarest, semifinalista de Copa de Europa del 84 (perdió con el Liverpool), semifinalista de la Recopa del 90 (perdió con el Anderlecht)
    Steaua de Bucarest, CAMPEÓN de la Copa de Europa del 86 (ganó al Barça), subcampeón de la Copa Intercontinental del 86 (perdió con River), CAMPEÓN de la Supercopa de Europa del 86 (ganó al Dinamo de Kiev), semifinalista de Copa de Europa de 1988 (perdió con el Benfica), finalista de Copa de Europa del 89 (perdió con Milan)

    Respond
  • @migquintana 17 agosto, 2012

    Increible repaso, Sergio. Meto esto en favoritos, menuda guía… :)

    Respond
  • @SVilarino 17 agosto, 2012

    Por cierto, me comenta por Twitter el gran @Juanpe91Srb, gran enciclopedia del fútbol balcánico, dos errores que he cometido en el artículo y que vale la peña reseñar.

    1. El Estrella Roja no es el club del ejército yugoslavo. Este es el Partizan, y a ello hace referencia el nombre de su estadio JNA (Jugoslovenska Narodna Armija- Ejercito Nacional Yugoslavo). Los orígenes del Estrella Roja están en el antiguo club "Jugoslavija", y luego fue moldeado por miembros de la Juventud Antifascista.

    2. Prosinecki no es hijo de alemanes. Es hijo de un croata y una serbia y nació en Mannheim (Alemania).

    Respond
  • tongo7 17 agosto, 2012

    Mijatovic cuando llega al Madrid venia de meter 28 goles en liga con el Valencia y sin duda fue el mejor fichaje del año del Madrid y ojo que probablemente nunca un equipo ficho tan bien una temporada, ese año el Madrid por menos de 30 millones de euros ficho a: Ilgner, Panucci, Roberto Carlos, Seedorf, Mijatovic y Suker (tb a Secretario pero ya se sabe que el mejor escribano siempre hace un borrón.)
    Si SVilarino lo sabe esatria bien que nos contara como Mendoza cambio las leyes del país para sacar a Prosineski del equipo, por lo demás grandísimo articulo.

    Respond
  • @DavidLeonRon 17 agosto, 2012

    @Vilariño

    "Tampoco te pases. En 1995 al Ajax no le tosía nadie"

    Buenooooooo… en la final de ¿Viena? el Milan es bastante superior en gran parte del partido, por lo menos 70 minutos. Siempre digo que la lectura de campo de Van Gaal ese día fue de las cosas más destacadas que he visto en choques de élite. Ganó el partido con sus cambios y dio la vuelta al planteamiento de un Capello que con Desailly, se había vuelto a comer al centro del campo rival como un año antes (esta vez a Litmanen).

    Respond
  • @SVilarino 17 agosto, 2012

    @Tongo7

    Nah, Yugoslavia, como en casi todos los ámbitos, siempre había sido algo más permisiva en materia de jugadores en el extranjero. Sobre todo desde que su vestuario explotó por los aires tanto en el Mundial del 74 como en la Euro del 76, por este motivo (jugadores que quería cobrar más, o irse al extranjero, o se sentían en inferioridad con los que ya estaban fuera), por no nombrar los problemas étnicos de un equipo formado básicamente por jugadores de equipos nacionalistas croatas, serbios y bosnios.

    En todo caso, para el año 91, Yugoslavia estaba dejando salir a casi todos sus mejores jugadores. También hay que decir que la federación se llevaba un porcentaje de los traspasos al extranjero, y claro, todo cuenta.

    Respond
  • Larios84 17 agosto, 2012

    @SVilarino

    " Prosinecki no es hijo de alemanes. Es hijo de un croata y una serbia y nació en Mannheim (Alemania)"

    Por lo que recuerdo de los cromos de la epoca y lo que la wikipedia me ha comentado Prosinecki nacio en Schwenningen y no en Mannheim, ambas pertenecen al estado federado de Baden-Wurtemberg, asi que quizas los cromos mientan o tu amigo este equivocado.

    Es una puntualizacion solamente.

    PD: El tema de todos los equipos del este que han llegado lejos y como y contra quien es de pasarte un rato largo eh…. diossss

    Respond
  • @monopandillero 17 agosto, 2012

    Ahora que se menciona a Savicevic precisamente esta semana estaba viendo el Barcelona-Milan del 94, que jugador por Dios, ya tenía un par de años de ver ese partido por primera vez dónde me sorprendió mucho Desailly y Albertini, pero en está ocasión quede muy impactado por la actuación del gran Dejan.

    Esa eliminatoria vs el Bayern es de las más míticas que he podido encontrar de la vieja Copa de Europa, el ambiente del "Pequeño Marakana" en el partido de vuelta es tremendo, por si alguien lo quiere revisar aquí lo encuentran
    http://www.youtube.com/watch?v=LSS658mZnlw

    Buscando en youtube también esta aquella eliminatoria vs el Milan de Sacchi, una más vs el Real Madrid en 87

    Respond
  • @SVilarino 17 agosto, 2012

    @PepeSarria

    Cojononudísimo artículo, tío. Enhorabuena.

    Respond
  • @antonioleonro 18 agosto, 2012

    @SVilarino

    Como siempre un disfrute la lectura de tus artículos. Seré un pesado pero la "magdalena " siempre vuelve contigo y este comentario tuyo es un ejemplo:

    "BULGARIA
    CSKA de Sofía, semifinalista de Copa de Europa en 1967 (perdió con el Inter), semifinalista de Copa de Europa de 1982 (perdió con el Bayern), semifinalista de la Recopa del 89 (perdió con el Barça) ".

    Abril o mayo de 1967. Es uno de los partidos de mi infancia que recuerdo como si fuese hoy. Sentado en el el bar de la plaza de mi pueblo, Zuheros (Córdoba) ante el televisor Telefunken en blanco y negro. Unos búlgaros que me cautivaron, con cambios de posición permanente de centrocampistas y delanteros. Con un Inter totalmente encerrado que no lograba en ningún momento controlar el partido.Entonces la tecnología no controlaba la posesión , pero estoy seguro que no bajaría del 65% . Sólo la falta de acierto y de un goleador impidió materializar las pocas ocasiones de gol del CSKA.. La semifinal Barça – Inter de 2010 me la hizo recordar en muchísimos momentos , si bien los azulgranas jugaron contra diez y Pique consiguió marcar, aunque no impidió la eliminación.

    @DavidLeonRon ·

    "Desproporcionado hoy, claro, pero así fue. Suker, por cierto, suplente de Morientes y con mi padre celebrando sus goles en el Mundial a ver si así el Madrid lo vendía más caro "

    Claro que si. El Suker de esa temporada estaba totalmente acabado en el Madrid. No aportó nada en comparación a la 96 – 97. Es verdad que todo el equipo dio pena. Sólo vivieron para la copa de Europa, de tal manera que de no ganarla no la hubiesen jugado la temporada siguiente.

    A mi Suker también me enamoraba.El del Sevilla y primer año madridista ofreció momentos inolvidables. Pero nunca logró la constancia ni influencia de un MIjatovic en la mayoría de los partidos.

    Respond
  • @SVilarino 18 agosto, 2012

    @AntonioLeon

    Claro, faltaba un gran goleador en el CSKA, porque el mítico Asparukhov jugaba en el Levski, gran rival del CSKA. Este fue una de las genuínas primeras luminarias del Este de Europa a las que el sistema impidió venir a Occidente. El propio Nereo Rocco, entrenador del Milan, está futbolísticamente enamorado del jugador, y visitaba las embajadas búlgaras o intentaba viajar al país casi cada año para intentar firmarlo para el Milan. Pero no pudo ser. De hecho, el propio Rocco reconoció que fichó a Pierino Prati (que tuvo una carrera brillanete en el cuadro rossonero), sólo porque era lo más parecido a Asparukhov que había encontrado. Un delantero alto y fuerte, pero con capacidad para jugar la pelota, poderosísimo por alto, pero veloz al mismo tiempo. El complemento ideal para los pases de Rivera y los centros de Hamrin.
    El gobierno búlgaro, tras jugar los Mundiales del 62 y el 66, y poner en el mapa a su fútbol, declaró que a los 28 años, tras el Mundial de Mexico, Asparukhov podría ser traspasado al extranjero, algo bastante increíble en un país comunista tan cerrado como lo era Bulgaria (si bien en esos momentos el presidente era Georgi Traykov, que no era miembro del Partido Comunista sino de un sindicato agrario, y era relativamente "abierto").

    Desgraciadamente, Asparukhov, tras disputar un buen Mundial en Mexico, se mató en un accidente de coche junto a Kotkov, portero de la selección. Fue considerado el mejor jugador búlgaro de la historia hasta la irrupción del gran Stoichkov, este sí, mito del CSKA.

    Respond
  • NjosC 19 agosto, 2012

    De verdad que abusaba de la pisadita..

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.