Filippo

Son más de 20 años. Más de 600 partidos y 300 goles. Filippo Inzaghi es toda una vida, compartida en gran medida con un grupo de jugadores que bajo el manto rossonero forman parte inalterable de nuestro imaginario colectivo. El mismo que recuerda de igual modo como Pippo ya sumaba cifras sobresalientes en la Juventus y sobre todas las cosas, como vestía capa y espada en la última batalla. Ese ha sido uno de los tres legados del delantero italiano. Tocaba pasar lista en fecha trascendente y Filippo gritaba presente con voz clara y entusiasmo irredento, representando al extremo el talento competitivo. En otras palabras, en finales o eliminatorias, su gol era un hecho.

Su segundo legado resulta paradójico. El cómo, a priori, no debe ser destacado en sus hazañas, pero nada más lejos de la realidad. La imagen que conservaremos para siempre en Pippo es el cómo. No importa a qué altura tiraba la zaga rival la línea defensiva; su labor en el desmarque era tan variada como imparable. Marcará siempre engañando a su par y al banderín. Un ocioso del límite. Y un granuja del descuido, su tercer legado al fútbol europeo. Del desconcierto rival, Pippo emergía para convertir todo en una especie de disparate caótico y hacer del Milán un superviviente encomiable. No me digan que no, Inzaghi era la leche.

6 comentarios

  • @martincasti 2 junio, 2012

    Lo era.

    Respond
  • @migquintana 2 junio, 2012

    Arroyo, es que si nos ponemos a recordar los mejores goles de Inzaghi… nos decimos, ¿pero cuales fueron? Recordamos algunos, ¿pero fueron los mejores? Y no somos capaces de responder a esa pregunta última pregunta hasta que nos damos cuenta que uno fue en la Intercontinental, otro en la final de la Copa de Europa, otra contra el Inter en un derbi… y, claro, por eso fueron los mejores.

    Respond
  • Arroyo 2 junio, 2012

    A mí me deja perplejo que siempre ha marcado en partidos grandes. La nómina es abrumadora. Y luego siempre me gustó su manera de celebrar sus 'pippos'. Con as manos abiertas , brazos extendidos, y agit´andolos. Enorme Pippo.

    Respond
  • Trouro 2 junio, 2012

    Inzaghi era la leche.

    Respond
  • @MissRakelU91 3 junio, 2012

    Inzaghi era muchísimo más grande de lo que el propio Inzaghi era -que mira si es complicado. (Y lo divertido que era ver aquellos partidos en los que caía demasiadas veces en fuera de juego incluso para ser él. ¡Qué frustración! Enorme) (Yo acordándome de los detalles buenos, ya, ya…)

    Respond
  • @AlexSM10000ft 3 junio, 2012

    Lo tremendisimo era la sensación que daba de que, si quedaban 5 minutos de partido y el Milan necesitaba remontar, Pippo iba a marcar. Daba igual como. Podía ser tropezando con el balón, cayéndose al suelo, y que del rebote el balón entrara, o colándose tras un rival que resbalaba, chocaba contra el portero y dejaba el balón franco para que lo empujara, podía ser apareciendo en un fuera de juego clamoroso que ninguno de los 4 árbitros había visto… De alguna manera iba a marcar.

    Respond

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.