El dado de Guardiola

Pronto contaremos un lustro desde que el Milan dejase de ser candidato firme a la UCL. Una triste noticia que deja claro el mal fútbol del equipo italiano en los últimos cinco años. Dicho esto, es rescatable que pese a haberse medido en esta etapa a las referencias del continente, Real Madrid y FC Barcelona inclusive, casi siempre huyó del ridículo. La razón fue la ingente cantidad de hombres que acumuló en los aledaños de su área chica. Así sacrificó cualquier opción de dominio y casi de victoria, pero expulsó a los rivales de zona de castigo y convirtió sus partidos en un contagioso sopor. Impuso su ritmo.

Pep, prevenido por la ida del Camp Nou, agitó el choque. Expuso el 3-4-3, llegada masiva (¿excesiva?) de los interiores y un acentuadísimo intercambio de puestos entre Cesc, Thiago y Messi; un volátil triángulo que descansaba en la derecha y que por pura movilidad proporcionó a Leo espacio para arrancar. Para decidir, así pues. El peaje estuvo en transición defensiva, en la espalda de Xavi para ser más exactos, traba que no pudieron subsanar ni Busquets, por falta de lateralidad, ni Puyol, por falta de ritmo. Pero a Guardiola le salió bien el lanzamiento del dado. Hasta que cambie de 10, el Barça es la banca.

1 comentario

¿Qué opinas?

Ecosdelbalon.com - - Política de Cookies.